usolis4587@gmail.com

Páginas vistas en total

Seguidores

Loading...

27 nov. 2011

Discurso pronunciado entre las ruinas de la Concepción de La Vega, lugar denominado hoy Pueblo Viejo, el 12 de octubre de 1892. Al fijar allí una lápida conmemorativa del Descubrimiento de América. Pronunciado por Monseñor Nouel.


Haber venido, señores, a colocar una inscripción conmemorativa sobre estos escombros cuatro veces seculares y ejercéis con ello uno de los actos más trascendentales para la historia de los pueblos. Porque, ¿ no han sido siempre las ruinas esos libros sagrados que sirven para transmitir a las generaciones que se sucedan la historia d las generaciones que pasan?.
¿Cuál de nosotros hubiera podido jamás formarse una idea exacta de un juego de gladiadores si no existieran las todavía las descripciones y las ruinas misma del Circo Máximo? Y si no existieran estos escombros, como tantos otros en nuestra isla, ¿cómo pudiéramos rectificar los errores que a cada paso encontramos en los historiadores. Y que las pasiones, el interés a la ignorancias de los contemp
oráneos , amontonan siempre para oscurecer la verdad de los acontecimientos?.
Habéis cumplido, pues, con una necesidad ineludible para nuestros añales, al mismo tiempo que rendís pleito homenaje al hecho portentoso y civilizador que representan estas piedras augustas. Rocas m veneradas que nos recuerdan todavía el triunfo de la verdad y de la ciencia, y la difusión de la doctrina que se predicaba. Ciencia, Civilización y Doctrina que ennoblecen estas ruinas y que las hacen mucho más acreedoras a la conservación y al respeto qu
e tantas otras, que no representan sino la depravación, el despotismo o la barbarie.
Y la verdad, señores, subamos a las gigantescas Pirámides que dominan el Nilo; contemplemos esas enormes montañas de piedra que parecen como avanzadas del desierto para desafiar todos los elementos; y si bien es verdad que admiraremos en ellas las perfecciones de las líneas, lo proporcionado de su descom
unal grandeza, lo elevado de su mole, en fondo no descubrimos más que el servilismo de un pueblo o el despotismo de los reyes
Sentémonos a meditar sobre las ruinas de Nínive o Babilonia, de Menfis o Cartago; y después de haber evocado los recuerdos de sus hermosos jardines colgantes, de sus anchas y bellas avenidas, la premiosidad de sus grandes tesoros y la avasalladora potencia de sus bajeles apartamos la vista para no tropezarnos también con su depravación y con sus vicios.
Recordad las elegantes columnas de Corintio y los majestuosos pórticos de Atenas; pero no olvidéis que esos pórticos y aquellas columnas fueron bañados con la sangre inocente de cuarenta mil esclavos, sacrificados para celebrar la victoria sobre los dacios, en el brevísimo espacio de una semana.
Penetrad, si queréis, en la ciudad de las sietes colinas, y aunque es forzoso confesar que es cuna de Grasos y Escipiones, y que entre los fragmentos de su Foro deshecho repercute todavía la palabra fascinadora y elocuente de Marco Tulio; nos asfixiamos por el vapor pesado y sofocante que despide aquella tierra ennegrecida por los coágulos de sangre que hicieron derramar sus Nérveas y sus Nerones, sus Heliogábalos y sus Calígulas.
Las piedras del Anfiteatro Flavio no nos recuerdan más que la degradación de un pueblo o la injusticia, o el vicio, cubierto con el brillante ropaje de la ostentación y de la opulencia; mientras que los escombros que ahí tenemos, señores, nos representan la idea grandiosa de la fraternidad
Allá, aparece en la arena una horda de gladiadores que van a ser devorados por las fieras; aquí, un ejército de misioneros que vienen a predicar la paz y la civilización, la vida y el amor.
Allá, desfilan unos cuantos, y, Ave Cesar- exclaman-, los que van a morir te saludan"; mientras que aquí, Las Casas, Córdoba y Montesino, Ave, oh pueblo,-repiten tú que va a perecer, ya no morirás"
Allá, unos cuantos vítores a César, porque regresa de la Galia con sus águilas triunfantes y sus legiones invencibles; aquí un concierto universal para saludar el complemento del planeta.
Colocad, señores, esa lápida, y colocadla en nombre de la ciencia agradecida; en nombre de la medicina y la botánica, que descubrieron en nuestras selvas vírgenes plantas inapreciables, en nombre de la geografía, que acrecentó el catálogo de sus mares, la nómina de sus ríos, de sus mares, el número de sus montañas, de sus volcanes y de sus lagos; en nombre de la zoología, que se enriqueció con nomenclaturas de series de animales desconocidas; en nombre de la astronomía, que ensancho su horizonte y descubrió nuevas constelaciones; en nombre de la lingüística, que encontró nuevos sonidos; en nombre de la arqueología, que desenterró nuevas ruinas; en nombre de la náutica, que recorrió nuevos desconocidos piélagos
Colocadla en nombre de la fraternidad universal, que extendió sus dominios y finalmente, en el nombre sacrosanto de la joven América, que surgió a nueva vida, a la vida del cristianismo, el cual cambio sus costumbres, a la vida de la civilización, que destruyo su barbarie, y a la vida de la unión, que hermanó al viejo mundo.
Nota; Este discurso fue pronunciado ante los elementos intelectuales más destacados del Cibao, quienes se dieron cita en el histórico lugar; y fue pronunciado de nuevo por la noche del mismo 12 de octubre en el Teatro La Progresista de la ciudad de La Vega, repetición que fue pedida por la muchedumbre que allí se consagraba, ante grandes ovaciones. En esa época era el Dr., Nouel Vicario Foráneo de aquella provincia.
Fuente: Gaceta Cultural, órgano del Instituto Vegano de Cultura, de la ciudad de la Concepción de La Vega, septiembre-octubre 2008, año 4 (Segunda Época) No. 19, una recopilación por el Ing. César Arturo Abreu Fernández. Pps. 2 y 3