usolis4587@gmail.com

Páginas vistas en total

Seguidores

Loading...

29 jun. 2010

Don Casimiro de Moya y Porte, un Civilista que no quiso ser Presidente

Por Ubaldo Solís

Para 1886, el azulismo encabezado por Gregorio Luperon, se encontraba inmerso en buscar un candidato a la Presidencia de la República, y esa persona era Casimiro de Moya y Portes, por considerar los lideres del Partido Azul, que él con conciencia clara, con un perfecto dominio sobre sí mismo, con una conciencia templada, en la prosperidad como en el infortunio, seria el gran conciliador por el bien general de la nación

Ese era el pensamiento de una de las figuras más preponderante del Partido Azul, el General Gregorio Luperon, señalando, así por su gran entusiasmo por la Libertad, la cual la había defendido con esfuerzo, por su valor y el aval de todo la Provincia de La Vega, ya que con su persona en la Presidencia aseguraba a todo la República, la liberación de la anarquías, el despotismo, guando el país por sendero de moderación, liberalidad y templanza. (Don Casimiro de Moya. Rasgos Biográficos. Notas Autobiografícas y Apuntes Histórico. Por Gregorio Luperon, Tomo III. pp 73/74, Edición de Ponce PR, 1896)

A pesar de ese honor de ser la primera figura del Estado y con catorce aspirante, este ilustré vegano, poseído de un valor cívico, no acepto tal ofrecimiento, agigantándose más aún su estatura moral ante la nación dominicana y su pueblo natal

Nacido en la ciudad de la Concepción de La Vega, el domingo 4 d marzo de 1827, hijo de Licdo .Cristóbal José de Moya y Padrón, (Medico y Abogado, defensor del prócer Francisco del Rosario Sánchez, en San Juan en 1861 y de los patriota Vidal Pichado, Eugenio Pichardo y cinco compañeros más, en Santiago,1865) y Juana Carlota de Porte y Moya, santiaguera, noble dama, a quien le llamaban La Doña

Siendo bautizado el sábado 10 del mismo mes y año de su nacimiento, en la Iglesia de la Concepción de La Vega, por el Pbro. Isidoro Ximinian de Paña, quien además fue su padrino junto con su sobrina María García.

Desde muy temprana edad se entregó al ejercicio del Comercio, distinguiéndose por su honestidad a lo cual consagro su vida, desterrado de 1868 a 1873, durante el gobierno de Buenaventura Báez, estableció una casa de negocio en San Thomas con otros dominicanos que se encontraban en su misma condición.
Aún anciano retirado en la Villa de Sánchez, como consecuencia de él haber sido una pieza clave en la revolución de su sobrino Casimiro N. de Moya, se dedicaba a esta actividad en esa población operando aserraderos en Villa Riva y Cotui

A él se debió un parte, como un gran colaborador del benemérito Gregorio Riva, la propagación de la siembra de cacao en La Vega, y en una demostración plantó una mata frente a su residencia, en la calle el Sol (hoy Juan Rodríguez), el cual compraba el producto a los incipiente cacaoteros, en 1878, realizo el primer embarque de este producto por Puerto Plata.

Fue un abanderado del progreso de su pueblo y del país. Al producirse la anexión a España, conjuntamente con su hermano el Pbro. Dionisio Valerio de Moya y Portes, instalaron la primera maquina de aserrar que hubo en el país, introducida por el puerto de Monte Cristi, siendo la primera maquinaria movida por vapor de ese tipo que se instalo en la República Dominicana, siendo un labor muy dura el traslado a la ciudad de La Vega, desde Monte Cristi, en carreta tiradas por bueyes y caballos.( para montar esta maquina fue traído desde los Estados Unidos de Norte América, el experto mecánico Arthur Lancaster, quien hubo de distinguirse notablemente como artillero en la patriótica acción de sitio a Santiago el 6 de septiembre, en honor a este hombre, una calle de esta ciudad lleva su nombre en la barriada de San Antonio).

La misma fue instalada en el sitio denominado el Coco, a orilla del Río Camú, este aserradero facilito la construcción e la iglesia parroquial, obra iniciada por el padre Moya, ya que la antigua iglesia fue destruida por el terremoto del 7 de mayo de 1842.

Casimiro de Moya y Portes, aporto la mayoría de los recursos para la edificación del local de la Sociedad la Progresista, de la cual era miembro honorario y el solar fue donado por General Casimiro N. de Moya y Pimentel, geógrafo, político e historiador, la edificación de mampostería de una planta, estaba ubicado en la calle La Reunión (Restauración hoy Presidente Antonio Guzmán) donde fue instalada la primera biblioteca pública de La Vega, fundada en 1886, por la Sociedad la Progresista.

A este prestante munícipe le corresponde la iniciativa del parque de recreo de la ciudad de La Vega, ante de 1875, siendo presidente del Ayuntamiento, hizo construir una alameda alrededor de la Plaza de Armas, apropia para paseo, y plantar matas de almendro en casa unas de las esquinas y en el centro un saman ( este tiene su historia, fue plantado cuando era gobernador Casimiro de Moya y Portes, asegurando la señora Octavia Vizcaíno de Córdova, quien fuera maestra en esta ciudad, que la semilla donde nació el árbol procedía ,del árbol, donde acamara Bolívar con su ejercito, siendo traído por ella desde Venezuela)

Por el 1877, desempeñado las funciones de presidente del Ayuntamiento, se ocupo de levantar un censo provincial de población.
De él decía Luperon ¨´las palabras de Casimiro de Moya y Portes, eran la más alta voz de la provincia de La Vega,´´

La política no logró envenenar su espíritu, sirviendo en varias e importantes funciones públicas, siempre dentro de las normas de dignidad que caracterizó todas las actuaciones de su vida.
Fue nombrado Contador de la Junta Clasificadora de Vales, en La Vega, el 10 de octubre de 1863, en octubre del 1864, se le designa Miembro de la Comisión para la Emisión de Bonos en La Vega
En la Convención Constituyente del 1865, actuó como Diputado por La Vega
El 1ro de Mayo de 1874 fue elegido Diputado al Congreso Nacional por la Provincia
Creada la Junta de Fomento de la Provincia de La Vega, se le escoge para integrarla junto a otros destacados elementos
En el primer gobierno del general Ulises Hereaux (lili), desempeñó la Gobernación de La Vega, del 1ro de septiembre de 1882 al 1ro de septiembre del 1884. Dejando fama de hombre liberal y progresista. Fue un ferviente católico, siendo muy caritativo y generoso (Vetilio Alfao Duran, Dominicanos Ilustres, Don Casimiro de Moya y Portes, la Nación, Num.353, febrero 7 del 1941)

El 16 de noviembre de 1898, rodeado del respeto y cariño de su pueblo natal, en el seno de sus familiares exhaló el último suspiro de vida el benemérito Don Casimiro de Moya y Portes, siendo inhumado su cadáver en la Iglesia Catedral de La Vega,

Vida ejemplar, quien creyó siempre que una de las formas más dignas del patriotismo es ejercer la actividad del trabajo honrado, activo, así como el mantenimiento de una conducta ajustada a los dictados de la moral.
La colectividad vegana tiene el deber de honrar la memoria uno de sus más ilustres hijos,

Fuentes consultadas
Don Mario Concepción, articulo de la Revista Ahora, s/f.
Guido Despradel Batista, Historia de la Concepción de La Vega, La Vega 1938, Pág.323
Rufino Martínez, Diccionario Biográfico-Histórico Dominicano, UASD, 1971, Pág.342/343

Ubaldo Solís
La Vega, Rep. Dominicana
Web-www.desdelavegard.blogspot.com
www.lacomunidad.elpias.com/usolis4587
E-mail. usolis4587@gmail.com
usolis10@yahoo.es

28 jun. 2010

Dos Naves con un nombre, Leonor

Dos Naves con un nombre, Leonor

Dos Naves con un nombre, Leonor Fuente: José Gabriel García: obra Coincidencia Historia escritas Conforme a las Tradiciones Populares, Imp. García Hnos. Santo Domingo, 1891, segunda edición Facsímil, Sto Dgo, 1974, Publicación Sec. Est. Educación, Programa de difusión cultural, pps. 12 al

Resultado la obra del 27 de febrero de 1844 de los trabajos revolucionarios iniciados por Juan Pablo Duarte en 1838 con la fundación de La Trinitaria, Sánchez no pudo menos de considerar presente al ilustre caudillo en la Puerta del Conde; porque si bien su persona no estaba allí, lo estaban las ideas que bahía sabido inspirar á todos los patriotas presentes con la luz esplendorosa de su genio y el vigor imponderable de su patriotismo De aquí que el primer paso dado por la Junta Central Gubernativa, después de obtener gloriosamente el triunfo con la capitulación deDesgrottes, último gobernante haitiano, fue nombrar en comisión al prócer Juan Nepomuceno Ravelo, para que inmediatamente se trasladada en busca suya á la Isla de Curazao, donde acababa de llegar procedente de Venezuela, con el objeto de aguardar la realización de combinaciones proyectadas, que no llegaron a tener efecto, en razón de haber sido necesario anticipar el pronunciamiento para destruir planes políticos, de carácter menos nacional, que una minoría extraviada se agitaba por llevar a cabo Para realizar sin pérdida de tiempo la operación necesario era fletar un buque mercante, no teniendo todavía de guerra el naciente Estado; y el único que se encontró indisposición de viajar, fue un bergantín goleta que hacia el comercio de cabotaje en las costas de la Isla, el cual enarbolando la Bandera Nacional que vez primera iba a lucir sus vivos colores en los mares americanos, zarpó de Santo Domingo el día 1ro. de marzo de 1844, al mando del prócer Juan Alejandro Acosta, que espontáneamente quiso prestar ese nuevo servicio a la causa nacional Su viaje no fue tan rápido como los buenos patriotas habrían querido, porque encontró muchos flujos de vientos y adversas corrientes, pero al cabo de trece días el 14 de marzo del 1844 con un feliz arribo al placer de los Estudios, trayendo para contento de todos al caudillo deseado, quien recibió del pueblo dominicano, en el acto memorable de su desembarco, la ovación más espléndida de que puede haber sido objeto un mortal afortunado al regresar del destierro a los lares patrios. El buque a que hacemos referencia se llamaba Leonor. Pasado el tiempo con rapidez y las discordias civiles echaron profundas raíces en el seno de la familia dominicana, la cual apena tuvo lugar de dar vítores entusiastas a la Separación porque el sentimiento nacional se vio muy temprano ahogado en los arroyos de lágrimas y de sangre que manos fratricidas hicieron correr en el suelo de la patria, presa desde la aurora de su vida de la ambición y de las malas pasiones de hijos suyos tan criminales con desnaturalizados Como era de suponer las primeras victima inmolada por el furor de los partidos, fue Duarte, el caudillo invicto, quien condenado al ostracismo por una reacción injustificable, ocultó su existencia en una de las selvas más recónditas del continente en Sub-América, donde seguramente habría muerto completamente ignorado hasta los miembros de su familia, si la anexión de la República a España realizada en 1861, no le hubiera obligado a salir de su retiro, resucitando para la patria y el mundo, dispuesto a poner al servicio de la Restauración lo único que le quedaba su esplendor antiguo; un nombre puro y sin manchas y un corazón que no había dejado envejecer el patriotismo. Estos no obstante, las circunstancias no permitieron que la muerte le sorprendiera en el regazo de su patria, y su cadáver fue sepultado por manos generosas en tierra extraña aunque hospitalaria, quedando bajo la sombra de una Bandera amiga y al cuidado de de sus hermanas que soberbiaron, mientras cambiaban los tiempos o se medicaban las ideas con la extinción de los odios personales, y llegando la época de las respiraciones, la gratitud nacional hacia justicia a sus glorias inmarcesibles Esta época llegó a su fin y la posteridad agradecida se ocupó en repatriar con honores insignes los restos venerados que en tierra de jugo guardaba Carácas, la ilustre cuna de Bolívar, como un deposito sagrado. Al efecto delegó el honorable ayuntamiento de Santo Domingo una comisión de su seno, que contando con la línea de vapores españoles que periódicamente hacia viajes intercoloniales, debía estar de regreso en el Placer de los Estudios al amanecer del día 27 de febrero de 1884. Pero la fatalidad se interpuso inopinadamente y los vapores del Marque del Campo suspendieron sus viajes dejando a la Comisión en Carácas y la combinación complementaria interrumpida. Necesario fue entonces solicitar otro buque velero que fuera inmediatamente en pos de la comisión y de las reliquias ya tan deseadas; y el único que se pudo conseguir fue una goleta holandesa de la matrícula de Curazao, la cual hizo el viaje a La Guaira con tan velocidad que regreso a tiempo de que el día señalado recibiera los venerables restos del caudillo de la Separación, en el solemne acto de su desembarque y traslación a la Catedral, la apoteosis que los pueblos libres reservan para el más grande y el más benemérito de sus hijos. El buque a que nos referimos se llamaba Leonor,. ¡Rara coincidencia! Una Leonor había conducido de Curazao al caudillo cuando recibió en vida la ovación, espléndida con que sus conciudadanos premiaron sus patrióticos esfuerzos por fundar la nacionalidad dominicana; y otra Leonor condujo de La Guaira sus restos queridos cuando recibió después de muerto la apoteosis con que la posteridad agradecida dignifico su memoria con las nobles ejecutorias de la inmortalidad Ambas naves tienen su historia particular, El bergantín Leonor, mandado por Juan Everest, aporto de Los Cayos las comunicaciones revolucionarias que prepararon el movimiento de la Reforma; triunfante éste llevó a Curazao al General Carrié, gobernante haitiano, quien al capitular con los reformistas buscó garantías personales en el destierro; y después de traer a Duarte al seno de la patria que fundó, fue el buque de guerra dominicano bajo el nombre de San José y presto oportunos y valiosos servicios a la causa de la Separación La goleta Leonor, había pertenecido tres veces a la Marina de Guerra Nacional; una bajo el nombre de General Santana, otra bajo el de 27 de Febrero, y la última bajo el nombre de Capotillo. En todas había prestado importantes servicios al país, siendo de los buques que se encontraron, en el combate librado en 1849 en las aguas de Los Cayos. También fue transitoriamente buque de guerra venezolano bautizado con el nombre glorioso de Mariscal de Ayacucho; no estando demás dejar consignado el dato de que cada vez que volvía a poder de su dueño primitivo, recibía el nombre de Cleopatra con que salió por primera vez a los mares, hasta que le pusieron Leonor ¿Habrá quien en vista de ejemplos como éste dude que la mano de la Divina Providencia en la que dirige las cosas de los hombre?--¡Ah! ¡Cuan incomprensible son sus misteriosos arcanos!

UCATECI realiza con éxito Feria Cientifico-Tecnológica “ UCATEC 2010











UCATECI realiza con éxito Feria Cientifico-Tecnológica “ UCATEC 2010
Por Ubaldo Solís
LA VEGA.- Durante el pasado fin de semana la Universidad Católica Tecnológica del Cibao (UCATECI), se convirtió en el centro tecnológico de la Región Norte del país, con la celebración de la feria científico tecnológica “UCATEC 2010”, evento que aglutinó las más importantes empresas de tecnologías radicadas en la República Dominicana.
Los organizadores del evento afirmaron que por la actividad desfilaron más de 10 mil personas, entre los que se cuentan estudiantes de más de 15 universidades del país, profesores de diferentes instituciones y empresarios de todo el Cibao interesados en aplicar el avance de la tecnología a sus empresas con fines de hacerlas más rentables.
Durante “UCATEC 20102” se desarrollaron más de 35 actividades en el área de tecnología, exposiciones con expertos de diferentes áreas tecnológicas en los módulos de las empresas y la exhibición de equipos que representan la más reciente innovación tecnológica en el área de la didáctica, la producción y el manejo de la información.
Entre los temas que abordaron los expertos figuraron el uso de la simulación en la enseñanza de la medicina, análisis de services con Microsoft SQL Server 2008 R2, lanzamiento de Office 2010, lo nuevo en Office 2010, simulación digital de procesos manufactureros y de servicios, lo nuevo en base de datos Oracle 11gR2, soluciones interactivas para el aula del siglo XXI, la seguridad de la información en la era del conocimiento.
Además los avances en la virtualización, DreamSpark & Internet Explorer 8-lo nuevo, Exchange 2010 windows 7, el 3 D como herramienta de la Arquitectura, Microsoft Virtual Studio, los nuevos retos en la creación de Software, soluciones empresariales Oracle, inteligencia de negocios, almacenamiento, el Internet como herramienta empresarial, los avances tecnológicos aplicados a la producción agrícola, entre otros.
El acto de clausura, celebrado el pasado domingo, estuvo encabezado por el Rector de la UCATECI, Monseñor Fausto Ramón Mejía Vallejo, la vicerrectora Académica, doctora Yrma Rodríguez, el doctor Bernardo Andújar, director de proyectos y el ingeniero Juan de Dios Rodríguez, director de la Escuela de Informática, así como por los representantes de las empresas patrocinadoras como Microsoft, Oracle, Instituto Tecnológico de Las Américas, Grupo Medrano, A Color y G B M. En su discurso de clausura Monseñor Fausto Mejía agradeció el incondicional apoyo de las empresas patrocinadoras y la coordinación pertinente del doctor Bernardo Andújar y del ingeniero Juan de Dios Rodríguez, creadores y conductores del evento; así como al gran número de público que desfiló por la feria durante los tres días de celebración.

27 jun. 2010


El 71 Aniversarios del Fallecimiento del Apóstol, y la llegada de su cadáver a la ciudad de Concepción de La Vega, su sepultura en el Santo Cerro
EL PADRE FANTINO
Por Ubaldo Solís
Al cumplirse los 71 años de haber partido a la morada del señor, el inolvidable Padre Fantino, aquel esclarecido sacerdote, educador y filántropo, a quien el país de debe tanto, hemos querido rendir un tributo a su sacrosanta memoria,
Este 4 de julio del 2010, se cumple 71 años, del lamentable fallecimiento de una de las figuras religiosas más emblemáticas y la de mayor arraigo que haya pisado el territorio de la República Dominicana, en todo el devenir de su historia, este apóstol de la fe, es llamado al seno del señor la madrugada del 4 de julio de 1939, en el Hospital San Antonio, de San Pedro de Macorís, donde había sido llevado en un estado deplorable de su salud, desde el Santo Cerro, en La Vega.
Ese martes, se durmió en el regazo del señor, su fiel servidor, él que siempre por amor de Jesucristo, fue un fidelísimo sacerdote de la Caridad y la Verdad. Con beatífico sueño, quizá por designio de la Providencia. En el lugar que le ofreció albergue cuando llega a nuestra tierra, es el mismo donde fue buscar refugio a la hora de su muerte
Sobre ello dice Monseñor Eliseo Pérez Sánchez, ´´ La clínica en que cristianamente expiró el apóstol de las nobles congregaciones espirituales, rodeados del afecto de sacerdotes hermanos, franciscanos y de religiosas Mercedarias, sus valiosas cooperadoras de ministerio, lleva el nombre de San Antonio, a cuyo culto consagró el padre Fantino sus más grandes devociones´´.
Sobre esa noche del martes 4 de julio del 1939, Monseñor Felipe Gallego, uno de sus biógrafos en su obra sobre el Padre Fantino, Una Gloria del Sacerdocio, vida del Rvdo. P. Francisco Fantino Falco, Editorial El Diario, Santiago, 1946, 1ra. Edición, dice´´ a eso de las ocho de la noche le llevaron un vaso de leche al aposento, que tomo y le dijo al compañero; Hoy me ha sabido mejor que las otras noches el vasito de leche. Después de un ratito de conversación mandó a Zenón que se acostara, pues dormía en el mismo aposento.
Prosigue el relato del Mons. Gallego. Seria como a la una de la noche del día 4 cuando el padre se levantó y al acostarse de nuevo le dio un síncope al corazón que le hizo lanzar lastimero y profundo quejido, que despertó a Zenón, quien se acerca a la cama y le ve haciendo señas con la mano y agonizando. Trata el joven de tocar el timbre para llamar y con el aturdimiento, no acierta; hasta que una Hermana que estaba de guardia nota el ruido y entra al aposento. Llaman al padre Capellán y al médico que llegan enseguida encontrando ya al padre muerto. Así sin dolor ni agonía como él le pedía al Corazón de Jesús en un retiro del mes de septiembre de 1911.
La muerte del Benemérito sacerdote se extendió de uno a otro extremo de la República, conmoviendo a todos. Los Padres Capuchinos, en San Pedro de Macorís, celebraron misa funeral de cuerpo presente. Siendo conducido después del oficio religioso su cadáver a la ciudad capital, en una ambulancia del Ejército Nacional. Ya en la Capital de la República, las campanas de la Basílica Santa María la Menor, anunciaban con lúgubre sonido, al medio día la llegada de los restos mortales de aquel humilde canónigo que honró con sus virtudes y ciencia sacerdotal.
El clero capitaleño en pleno y una gran multitud recibieron el cadáver en la puerta de la Catedral donde el Arzobispo Mons. Luis de Mena, su gran amigo cantó acompañado del clero un solemne responso
Dios que guía sus pasos a su misericordia, quiso que éste humilde siervo del Señor, permitió que fuera a morir en el extremo sureste de la República, fiel a la sentencia de Jesucristo de que ´´ el que se humilla será ensalzado´´, para que su cadáver al ser conducido a través del país recibiera a su paso un espontáneo homenaje de veneración
Al acercarse a los que habían sido escenarios de su trabajo apostólico, como ocurrió en Bonao, parroquia donde estuvo, le rindió tributo de condolencia, saliendo la multitud a la carretera a su paso de la caravana que conducía los restos hacia su última morada el Santo Cerro.
La llegada a la ciudad de La Vega.
Las muestras de dolor y veneración más conmovedoras, fue en La Vega, el Ayuntamiento reunido en sesión de urgencia decreto el día 4 de julio de 1939, como día de Duelo Comunal, resolución hecha a circular rápidamente, pero antes de esa disposición municipal el comercio de manera espontánea cerró sus puertas y en las puertas de las viviendas fueron puestas cintas negra en señal de duelo. Desde las primeras horas de la mañana cuando se enteró del fallecimiento de su Hijo Adoptivo, pueblo y autoridades estuvieron en movimiento para recibir su cadáver.
Cada media hora, doblaban las campanas, de todas las iglesias de la ciudad, desde el medio día y bajo un castigo de un sol una inmensa multitud, conformadas por todas las clases sociales, firme esperaban la llegada los restos mortales de aquel que `por más de siete lustros había sido para la vega una bendición del cielo.
Escolares en una cantidad de más de 2000 mil a quien fue siempre maestro; la Juventud Intelectual Vegana; sus discípulos de Santiago, Moca, Salcedo, San Francisco de Macorís, Santo Domingo; las autoridades, los representante del comercio, así mismo los desarrapados, los enfermos, que se levantaron de sus camas para estar presente en el último adiós al Apóstol; los humildes, los pobre de solemnidad, campesinos venido desde los más recónditos del campo, para contemplar por vez postrera al Padre. La Vega entera, desgarrado el corazón acudía a recibir el exánime cuerpo del bienaventurado sacerdote
A las tres de la tarde hizo su entrada la ambulancia que conducía el cadáver del Padre Fantino. Venía en la comisión Mons. Pittini,. Arzobispo de Santo Domingo, una comisión de los padres Capuchinos, el rector del Seminario Aníbal Sosa Ortiz , el presidente de la Acción Católica, Leonel Guzmán Sánchez, quien había sido alumno del Colegio San Sebastián, Mons. Eliseo Pérez Sánchez. Un raudal de lágrimas rodaron por las mejillas de muchos ojos al sacar el ataúd. Las campanas de todas las iglesias de la ciudad doblaban con más lastimero acento.
Ramón S. Cosme, había hecho brotar con sus emocionantes discurso al recibir el cadáver en la Avenida García Godoy. Quien exalto las glorias del inolvidable filántropo y maestro, traduciendo fielmente el dolor de La Vega, por tan irreparable perdida
La enorme multitud se puso en marcha en un profundo silencio a los acordes fúnebres de la Banda de Músicos de esta ciudad. En hombros de unos y de otros, porque todos querían sentir aquella dulce carga, llegó el cadáver a la Sala Capitular del Ayuntamiento, donde estuvo expuesto por algún momento en Capilla Ardiente y recibió los honores que le rindieron los regidores, el presidente de esa Corporación edilicia Dr. Rafael Castro Valentín, pronuncio unas sentidas palabras, las que aumentaron el llanto de los presentes,
Después de realizadas las honras fúnebres en la iglesia Catedral. Al caer la tarde la imponente comitiva salía hacia el Santo Cerro, última morada del Santo Varón, el trayecto que separa la ciudad de la comunidad del Santo Cerro, parecía un hervidero humano, de todos los caminos y veredas habían gentes ansiosa de ver el féretro que contenía los restos del Padre Fantino.
Al llegar al pie del Cerro, la multitud pidió se le permitiera llevarlo en hombros, la cuesta se veía cubierta totalmente de personas. Ya en el poblado era esperado el cadáver por una gran cantidad de sacerdotes de diferentes lugares del país, llegado a darle la despedida al amigo y al ejemplar sacerdote.
Entre un remolino de personas que caminaban dificultosamente hacia el Santuario de la Virgen de las Mercedes. Que parecía extendía su manto no triste como los ahí presentes, sino sonriente al ver llegar a sus pies aquel hijo que tantas veces cantó sus excelencias y exhortó a su devoción desde aquel púlpito y desde aquel altar; aquel hijo que la amó con el más tierno amor y le sirvió con el más abnegado desinterés; aquel hijo que ahora entraba ahora por las puertas de su Santuario, yerto y frio su cuerpo con el frio de la muerte, pero su alma cargada de trofeos arrancados a la oscuridad con sus oraciones, fatigas y palabras que recataron a miles cautivos del pecado en aquel santo lugar.
Descansan sus restos mortales, padre Fantino bajo esas bóvedas y a la sombras de esos pilares testigos de su apostolado; duerme el sueño de los justos, que su sepulcro siga siendo pregonero del amor de la madre de Dios a los hombres. A la augusta sombra de la Cruz. Emblema de tantos corazones por él ganado a Jesucristo, duerme el bienaventurado Apóstol su eterno sueño de beatitud y de gloria.
De todas las funciones que ejerce el hombre sobre la tierra, ninguna más alta, noble, excelsa que la enseñanza de la verdad. Y cuando el pan de la enseñanza es amasado con levadura del Evangelio, cuando en él papita el aliento del señor, entonces la función se convierte en sacrosanto ministerio; y es donde surten apóstoles y profetas: hombres por cuya boca sale, transfigurándolos, el mirífico soplo de la Verdad Eterna.
El Padre Fantino cumplió fielmente estos conceptos del Señor. Misionero fue durante toda su vida, hombre de abnegación sin límites para enseñar y consolar. Educar almas y cerebros; ser agente de la misericordia infinita del señor, tal fue la misión ejercida por el Padre Fantino. Maestro de la Caridad y de la Verdad. Maestro de la mente y del espíritu. Maestro siempre. Maestro cuando desde la cátedra sagrada derrama sobres las muchedumbres la luz del Evangelio. Maestro cuando de la cátedra laica enseña a sus discípulos las verdades de la ciencia
Nacido con el ansia de evangelizar, de seguir las huellas del Supremo Maestro, se le ve abandonar el suelo patrio en busca de almas que redimir, de corazones que consolar, de mente que iluminar. Monseñor Eliseo Pérez Sánchez, expresa sobre la labor de enseñanza del Apóstol de La Vega. <> <>
El no ha muerto! El espíritu del Apóstol vive y vivirá siempre en los miles de corazones por el bañado por sus palabras y sus obras que aún perdura, cuyas palabras de alientos repercuten en la Iglesia de San Antonio, en el Colegio San Sebastián, Padre Las Casas, el Santuario del Santo Cerro. Su espíritu vive y seguirá viviendo por toda una eternidad en el corazón de los dominicanos
El Padre Fantino, merece ser beatificado. Así se establecería de manera oficial el culto que millares de almas le rinden a su esclarecido espíritu .Descubrámonos reverentemente ante la venerada memoria de éste Apóstol de la fe. Y démosles el merecido reconocimiento a su obra.
Fuentes consultadas.
Una Gloria del Sacerdocio, vida del Rvdo. P. Francisco Fantino Falco, por Mons. Felipe Gallego, SJ, Editorial El Diario, Santiago, primera edición, 1946.
Bosquejo Biográfico del Padre Fantino, por Francois F. Sevez, Imprenta EL progreso, La Vega, 1941
El Padre Fantino, por José Luis Sáez, SJ, 14, Serie Hombres de Iglesia, Santo Domingo, 1996



El Ferrocarril Sánchez – La Vega, Don Gregorio Riva, auge y descendencia, su gran precursor, una obra que no debió colapsar


















El Ferrocarril Sánchez – La Vega, Don Gregorio Riva, auge y descendencia, su gran precursor, una obra que no debió colapsar

FUENTE; obra SANCHEZ, cien años de vida municipal, autores; Mercedes Mata Olivo, Dulce María Olivo y Graciela Paredes R., Impreso en los talleres litográficos de la editora Nordeste, Santo Domingo, Junio 1986, fotos y texto
Es a partir de 1880, cuando en la República Dominicana, se presentan las condiciones para la instalación de proyecto de la primera vía férrea del país contemplaba abarcar los pueblos de Samaná y Santiago, pero solamente se extendió hasta La Vega de Jima a San Francisco de Macorís años más tarde, con el la región del cibao entro en pleno desarrollo económico, social y cultural
La historia del ferrocarril Sánchez-La Vega, no se puede escribir sin sobresaltar el nombre de su gran precursor el progresista comerciante y hacendado Don Gregorio Riva, que con su extraordinario aporte contribuyó a la realización de la construcción de la vía férrea. Con este visionario proyecto conllevaría al desarrollo de la República Dominicana, en especial los municipios de Sánchez y La Vega, como también la región del Cibao.
Riva, descendiente de suizos, nació en Moca y radicado en La Vega, donde se dedico su empresa de producto agrícolas para la exportación , el cual fomento la siembre del cacao en toda esta región, canalizando los Ríos Yuna y Camú, a fin de hacerlo navegable, como forma de facilitar los transporte de pasajeros y productos agropecuarios del Cibao Central. Hombre de mente ágil de de estupendas ideas para hacer negocios
Gregorio Riva, llevo a Sánchez, maestro que se dedicaran a la enseñanza del español, porque en esa época pocos habitantes dominaban el idioma, por la enorme influencia de; ingleses, franceses, y holandeses que se habían ubicado en la Península de Samaná. Era poseedor de grande extensiones de terrenos, en el área de Santa Capuza, siendo él de quien emana la idea de construir un ferrocarril, algo inexistente y irreal en esa época en el país
Para su construcción, don Gregorio Riva, llevó a cabo una serie de actividades, la cual dieron en el futuro el ansiado proyecto. Una de las primeras medida fue la instalación de un magnifico hotel, ubicado en sus predios de Santa Capuza, donde recibía a distinguidas personalidades extranjeras, procedentes de Glasgow, Escocia, Islas Británicas, quienes finalmente financiaron la obra. Fue en 1875, cuando obtuvo del gobierno dominicano, una autorización para canalizar el Río Yuna, por espacio de 50 años y es por lo que edifica un almacén de depósito en San Antonio de Yuna, el antiguo San Rafael de Angelina o Río Abajo, después bautizado como Villa Riva en su homenaje.
En 1879, el norteamericano Allen H. Crosby, logra una concesión del gobierno dominicano, para construir un ferrocarril de Samaná a Santiago. Al saber la buena nueva, Riva se sintió muy entusiasmado, no obstante, éste proyecto perjudicaría su empresa de la canalización del Río Yuna, y es a él a quien se le encomienda materializar la referida obra. Se vio precisado entonces a hacer un viaje a Glasgow, Escocia, lugar en el que gracias a sus hábiles Ideas, pudo atraer el capital de una compañía escocesa, la cual adquirió los derechos que en el ferrocarril poseía el señor Allen H. Crosby, , convirtiéndose en propietario el empresario escocés Alexander Baird.
En el 1886, en el cual se iban a ultimar los trabajos de construcción del ferrocarril, Don Gregorio Riva solicitó al gobierno dominicano, la reparación de los perjuicios experimentados por la pérdida de sus derechos en la canalización del río Yuna, y el gobierno de buen grado, le pagó una cuantiosa suma de dinero.
Inicio de la obra del ferrocarril: A partir del 1880, con el capital de la obra ya aprobado para la construcción , el cual tratando de unir las ciudades de Samaná y Santiago, sólo llegó a cubrir la línea Sánchez – La Vega, construcción ejecutada por el señor Alexander Baird. Y como maestro director al ingeniero escocés, nacido en La India Charles McGregor, quien se radicó en este país, lo cual fue tronco de la familia Imbert McGregor.
El lugar en que se iniciaron las construcciones de la Vía férrea estaba localizado en Santa Capuza, una hacienda perteneciente a Don Gregorio Riva. Oficinas, Fábricas, Muelles, Alcantarillas, Extensión de Rieles, Movimiento de maquinas propulsoras, se llevaban avanzadas en la construcción, cuando llegó al país el propietario de la empresa. Es en ese momento, que ocurre el traslado de la construcción del ferrocarril de Santa Capuza a Las Cañitas.
En torno a las razones de este cambio existen dos versiones: <>
Según la 2da. <>
En consecuencia el traslado de la construcción del ferrocarril a Las Cañitas, en 1885, esta comenzó a experimental un desarrollo en constante crecimiento, por lo que el Congreso Nacional, mediante Resolución No. 2325 del 8 de mayo de 1885 declaró a Las Cañitas, “Puerto habilitado para ser abierto al comercios marítimo exterior, tan pronto estuvieren listos los muelles, depósitos e instalaciones correspondientes. Que el propietario del ferrocarril Samaná-Santiago estaba obligado a construir; la causa fundamental de la apertura del puerto de Las Cañitas, era por el esplendor y progreso que éste lugar poseía, por ser estación primera del ferrocarril, la que enlazaba a Sánchez con la ciudad de La Vega.
Su inauguración. Con el traslado de la construcción del ferrocarril Samaná-Santiago, que se había iniciado en el paraje Santa Capuza y ubicado nuevamente en el paraje Las Cañitas, los trabajos para la terminación de esta magna obra se estaban realizándose a ritmo acelerado empleándose un mayor número de trabajadores que estaban bajo las órdenes del Ing. Charles McGregor. El 13 de mayo de 1884, estando en su etapa final de construcción, partió de la estación de Las Cañitas en recorrido de prueba, una locomotora llevando consigo diez y nueve (19) vagones, concomitantemente, a la instalación de los elementos necesarios para el funcionamiento, como oficinas, almacenes de depósitos, vía férreas, muelle, se construían en áreas cercanas, bonitas residencias edificadas de acuerdo al estilo victoriano. Estas grandes viviendas eran parte de las facilidades que disfrutaba el personal administrativo o de posiciones jerárquicas en la compañía
El 16 de agosto de 1887, fue inaugurado el ferrocarril de Samana-Santiago (que en línea era de Las Cañitas (hoy Sánchez)-La Vega). Y luego se construiría el segundo tramo con fondo del gobierno dominicano, que abarcaría desde Jina a San Francisco de Macorís, inaugurado esta 2do. Etapa el 16 de agosto de 1895. El 3er tramo que cubrió la ruta Las Cabuyas – La Jagua San Rafael (hoy Villa Tapia)-Salcedo y Moca, inaugurado el 28 de septiembre de 1908.
Ruta del ferrocarril Sánchez-La Vega. Estación Sánchez, Km. 0; Rincón de Molinillo, Km. 19; Ciénaga Vieja, Km. 24; Arenoso, Km.27; Villa Riva, Km.32; Bomba de Yaiba, Km. 42; Ceiba de Hostos, Km. 45; Sabana Grande, Km. 50; Pimentel, Km.55; Las Guáranas, Km. 64; La Jina, Km. 72; San Francisco de Macorís, Km. 80; Cenovi, Km. 84; Las Cabuyas Km.87; La Vega, Km. 100; La Jagua San Rafael (hoy Villa Tapia), Km.93: Salcedo, Km. 99; Moca, km. 111.
Los días de salida de la estación de Sánchez, eran lunes, miércoles y viernes y de la estación de La Vega, Martes, Jueves y Sábados, los horarios para ambas estaciones eran las seis (6.00) de la mañana, los precios del transporte por personas en primera clase RD$3.50 y en segunda clase, RD$2.50.
La principal finalidad del ferrocarril era de transportar los productos agropecuarios que se producían en la región del Cibao Central y Oriental, tales como Café, Tabaco, Guineos, Cera, Madera, Pieles de Animales, Cacao, siendo este el de mayor importancia para la exportación ya que su siembra había sido incrementada por Don Gregorio Riva, desde años anteriores
Las locomotoras estaban numeradas del 1 al 14, habiendo dos tipos: 1ra. Las que viajaban al interior y la 2da. Denominadas Maquinas del Patio, la cuales tenían los números; 4m, 5, 7, 11,12 y 14, utilizadas para transportar las mercancías llegadas al puerto de Sánchez, hasta las oficinas de aduanas. Las mismas utilizaban como combustible carbón mineral, traído desde Londres-Inglaterra, en el taller de mecánica del ferrocarril, laboraban una gran cantidad de obreros provenientes de; Las Islas Vírgenes (Saint Thomas, Saint Croix, San Marteen, Tortola, y otras, que eran constratados por la administración en sus islas de origen
NOTA; es una compilación de lo escrito en la obra arriba expresada como fuente, por su valor en relación con el ferrocarril Sánchez-La Vega, de gran significación para el pueblo vegano, con la finalidad de que sirva para el conocimiento de este extraordinario proyecto, una idea de una de las personas más visionaria para el desarrollo de la región de Cibao, Don Gregorio Riva. Es únicamente nuestro interés para los conocimientos de esta generación que aún ignoran estos acontecimientos de nuestro pasado de gloria y esplendor. (U. Solís.)

21 jun. 2010

POSICION DE LOS ORGANISMOS DE INTEGRACION DEL SECTOR COOPERATIVO ANTE EL CONFLICTO EXISTENTE EN COOPFALCONDO

POSICION DE LOS ORGANISMOS DE INTEGRACION

DEL SECTOR COOPERATIVO ANTE EL CONFLICTO

EXISTENTE EN COOPFALCONDO.


`Santo Domingo Los Organismos de Integración del Sector Cooperativo de la República

Dominicana, en aras de conservar a la cooperativa COOPFALCONDO, que

es un patrimonio de la comunidad de Bonao, Provincia Monseñor Nouel,

han procurado una solución consensuada al conflicto que fuera creado por

la anterior autoridad del IDECOOP, la que, a espaldas de las buenas

prácticas y principios de gobernabilidad, hizo transformar una diferencia

de enfoque interno de dirigentes de COOPFALCONDO en un problema

construido bajo el ardid de presuntas “irregularidades administrativas”,

que en esencia fueron inexistentes; pues la política de la anterior

administración del IDECOOP en el caso COOPFALCONDO, simplemente

procuraba favorecer a una parte.

Los ex directivos de COOPFALCONDO, hoy reivindicados en sus derechos

por la Resolución No. 2091-2008, emitida el 18 de junio de 2008, por la

Suprema Corte de Justicia, fueron objeto de imputaciones carentes de

veracidad que procuraban separarlos de sus legítimas funciones; cuando de

conformidad con el Artículo 64, del Reglamento No. 623-86, Aplicación de

la Ley No.127-64, fue practicada una auditoría por una Firma Auditores

Externos Independientes en la que no se estableció ninguna “irregularidad

administrativa” que comprometiera su responsabilidad penal, ni civil, ni

que justificara las actuaciones de la anterior administración del IDECOOP,

que vulneró principios fundamentales de una tutela jurídica efectiva.

La anterior autoridad del IDECOOP actuó de espaldas a la ley y abandonó

su rol de árbitro, que, en vez de procurar una solución al impasse de

gobernabilidad existente, al tenor del artículo 35 del Reglamento No. 62386,

de aplicación de la Ley No.127-64, impuso sin razón a quienes

actualmente detentan la administración y control de la cooperativa, la cual

fue el producto de una intervención violatoria de todos los procedimientos

de ley, sin reparar en que sus decisiones iban en detrimento de la

colectividad de COOPFALCONDO.

Después de un proceso legal que recorrió instancias judiciales de Monseñor

Nouel y La Vega, la Suprema Corte de Justicia ha enunciado como última

instancia, que descarga de la acusación imputada a los ex–directivos de

COOPFALCONDO, por lo que el Consejo de Directores del IDECOOP,

dentro del marco de la Ley Orgánica No. 31-63, del 25 de octubre de 1963, ha

sido apoderado para la ejecución de la sentencia que por mandato de la ley

ordena la reincorporación en el pleno ejercicio de sus derechos estatutarios

a los dirigentes que fueron ilegalmente separados de sus funciones.

Los Organismos de Integración del Sector Cooperativo hicieron la gestión

posible para una solución consensuada, procurando evitar la

profundización de una crisis innecesaria; pero la actual dirigencia de

COOPFALCONDO ha actuado de forma irracional, sin valorar el esfuerzo

de mediación, tanto del IDECOOP como del Sector Cooperativo en procura

de una salida concertada, fundamentada en la ley hemos gestionado. Es

ante esa situación, que el Consejo de Directores del IDECOOP decidió por

tercera vez la intervención legal de COOPFALCONDO, para ajustarla a los

principios de justicia, equidad y respecto a las normas que rigen el sector

cooperativo.

Los Organismos de Integración del Sector Cooperativo Dominicano,

respetuosos de la ley, manifestamos públicamente nuestro respaldo al

Consejo de Directores del IDECOOP y a su Presidente Administrador

Ministro de Estado, Lic. Pedro Corporán, por entender que han actuado

apegados a las Normas, por lo que nos solidarizamos con las medidas

institucionales adoptadas para la solución sin trauma del conflicto

COOPFALCONDO para proteger los derechos de sus asociados, al tiempo

que llamamos a los grupos en conflicto a procurar una solución civilizada y

consensuada al amparo de la ley.

Todo nuestro interés se resume en la aspiración de preservar la unidad,

fortalecimiento institucional y sano desarrollo de COOPFALCONDO como

parte de nuestro movimiento cooperativista.

Por el Sector Cooperativo Dominicano suscriben:

CONSEJO NACIONAL DE COOPERATIVAS

(CONACOOP)

FEDERACION DE COOPERATIVAS DEL CIBAO CENTRAL

(FECOOPCEN)

FEDERACION DOMINICANA DE COOPERATIVAS

(FEDOCOOP)

ASOCIACION DE INSTITUCIONES RURALES

DE AHORRO Y CREDITO, INC.

(AIRAC)

COMITÉ NACIONAL DE AFILIADAS DE LA CCC.CA.

(CONARDO

14 jun. 2010

Notas, Sobre la Primera Bandera Nacional que Ondeó bajo los Cielos

Notas, Sobre la Primera Bandera Nacional que Ondeó bajo los Cielos
de La Concepción de La Vega,

A mediado del 1833, regreso desde Europa donde cursaba sus estudios Juan Pablo Duarte y Diez, cinco años después de su regreso a la República fundó secretamente la Sociedad la Trinitaria, el lunes 16 de julio de 1838, día de Nuestra Señora del Carmen. Ideó la bandera de la libertad, tarea que fue confiada para su confección en las manos de dos valientes damas, las señoritas: Maria de la Concepción Bona y Hernández y Maria de Jesús Pina y Benítez, bajo la dirección del mismo Duarte, ambas vivían en la calle el Conde cerca del Baluarte

La confección de la enseña tricolor en Concepción de La Vega.
En unas de la sesiones celebrada por la Sociedad la Trinitaria, se acordaron enviar delegaciones a diferentes regiones del país, para que estuvieran los habitantes de esos pueblos tuvieran instruidos sobres los aprestos libertarios y estuviesen preparados para conquistar a cualquier precio nuestra libertad

A la Vega, vino Juan Evangelista Jiménez, en 1843, quien trajo el manifiesto instructivo de la justa y peligrosa empresa libertaria, el cual fue operado en casa de Don Juan Ramón Villa y Jáquez, padre de las hermanas Villas del Orbe, tres damas de refinada cultura que ejercían labores de costura y bordado.
Su padre poseía una fábrica de cigarros, había sido Regidor, Alférez Real y Alcalde Ordinario de esta ciudad por el año de 1811, y murió el 13 de noviembre del 1843, a los 62 años de edad.

Juan Evangelista Jiménez, al ocurrir la muerte del progenitor de las Hnas, Villa, se encontraba en La Vega, ya que vino a esta ciudad a mediado de 1843. Haciendo una labor muy en secreto en pro de la Libertad Redentorista la cual rompería con eficaz acierto, el yugo opresor que por 22 años se venia experimentando inmisericordemente como esclavos de Haití,

Las hermanas Villa del Orbe, respondían a los nombres de: María del Carmen, María Francisca Angustia y Manuel (Nenita), y estado Juan Evangelista Jiménez, se confeccionó la bandera dominicana en tela de fina grama,.bajo su dirección conforme a la recomendaciones de Duarte. Las hermanas Villa del Orbe, al ejecutar esta bella y peligrosa obra pusieron todo su amor y entusiasmo artístico, como lo reclamaba el sentimiento para con la patria que rompería sus cadenas de esclava, y así mostrar al mundo el coraje de un pueblo con ansias de ser libre y soberano

El manifiesto que trajo a La Vega, Juan Evangelista Jiménez, ya era del conocimiento aquí, y una sociedad secreta laboraba con empreño preparando las masas tanto en la ciudad como en los campos, sociedad que estaba conformada por los hombres más connotados y bien relacionados con los hombres del campo, entre estos se encontraban los Dones o sean los Pepes, un grupo compuesto por siete caballeros de la mejor sociedad. Teniendo una característica su impecable y elegante forma de vestir, estos eran:
El abogado José de la Concepción Tavera (Don Pepe), natural del Seibo: Don Pepe Bernal, el medico Don Pepe Gómez y Don Pepe Narváez, naturales de Santo Domingo: Don Pepe del Orbe y Don Pepe Velazco, de La Vega: y Don Pepe Portes de Santiago

Todos de reconocida seriedad y valor, los cuales tenían muchos compadres. Ahijados y Amigos en toda la ciudad y en los campos. Día por día el entusiasmo de liberación de la patria crecía considerablemente, los veganos en ese entonces eran una sola masa, con un solo pensar, con un solo ideal y con un solo sentir. La libertad del pueblo dominicano.


Juan Evangelista Jiménez, que había tenido tan buena acogida de parte de los veganos, estaba seguro de la gran empresa que los Trinitarios le habían encomendado, y el había encaminado con todo éxito, que estando en la Fiesta de la Mercedes en el Santo Cerro, el 24 de septiembre del 1843, en un arranque de entusiasmo leyó en público el manifiesto revolucionario, encontrando con tan buena acogida de todos los ahí concentrados de diferentes localidades y donde Manuel María Prometa, enardecido de sentimiento patrio, se atrevió a decir en voz en cuello, que él estaba dispuesto a sacrificarlo todo por la libertad de su patria, que hasta sus hijos lo ofrecías para que sirvieran de tacos para los cañones o de cartuchos para los fusiles, rasgo patriótico que fue muy comentado


Como en toda celebración de este tipo de fiestas, hay autoridades y siendo denunciado Jiménez, antes las altos representantes del gobierno de ocupación en esta ciudad, ordenados su detención del lector del manifiesto revolucionario por agitador de las masas contra los invasores haitianos, por que fue necesario que las hermanas Villa del Orbe, lo ocultaran secretamente, permaneciendo de esta manera hasta el momento que se proclamó la libertad

Proclamada, la Independencia Nacional el 27 de febrero del 1844, con el Trabucazo de Mella, en la Plaza de la Misericordia, o Puerta del Conde, e izada el miércoles 28 la Bandera Nacional, por Sánchez, saludando el nuevo día de Gloria.. Donde anunciaba al mundo el nacimiento de la Republica Dominicana, libre y soberana, fue enviado a La Vega, Pedro Ramón Mena, para comunicar lo que había sucedido, quien llegara a la Sultana del Camú, el día 4 de marzo de 1844, al rayar el Sol que iluminaría la insignia nacional.

Flamea bajo el cielo azul y tocada por las suaves brisas de los pinares de guagui, la bandera nacional por primera vez en el Cibao.

Ese 4 de marzo de 1844, a las 10.00 de la mañana, hubo una gran reunión en el Ayuntamiento, donde se concentro una gran cantidad de personas, en el cual el Padre José Eugenio Espinosa presentó a Pedro Ramón Mena, su huésped y éste le manifestó a los allí reunidos la misión que le habían encomendado en la Puerta del Conde, y todo los sucedido el 27 de febrero con el grito de la Libertad.

Al oírle el entusiasmo fue desbordante en todos lo que ahí estaban presente, como es sabido los veganos estaban a la espera del día redentorista que de momento se presentaba infaliblemente, no siendo una sorpresa

Con un ¡Viva la República Dominicana!, que en arranque de patriótico entusiasmo del sacerdote José Eugenio Espinosa y de Juan Evangelista Jiménez el cual se encontraba en la reunión, y repetido por Don Pepe Tavera, Juan Álvarez Cartagena, Don Bernardino Pérez, Don Pepe Portes, Don Pepe Gómez y varios más de lo que allí estaban.
Al oír decir en esa reunión al Coronel Toribio Ramírez, que él con las guardias nacionales que tenía la honran de mandar, la pondría a los haitianos la más formidable resistencia para contenerlo0s en todo su intento. Acto seguido los oficiales haitianos Capitan Phillipeau, Teniente Nuelo, Teniente Juan Francisco Guillermo y otros más que integraban la Guardia Nacional, se adhirieron a la causa dominicana con decidida lealtad

….! Veganos: esta es la bandera de la naciente República, en sus manos la ponemos, defendedla y cuidarla con el mimo amor y entusiasmo, con que nosotras la hemos confeccionado, guardado y entregado. (Palabras de la Srta., Manuela Villa del Orbe, (nenita
Al instante Juan Evangelista Jiménez, dice.. ¡La Bandera ante todo…..Seguido se nombro una comisión que fue a casa de las señoritas Villa del Orbe en busca de la bandera, éstas vivían a una esquina más del Ayuntamiento, en la calle Independencia num. 77, estas heroínas al entregar la bandera dicen) al entregar el, lienzo patrio a la comisión que salía del Ayuntamiento en busca de ella, la cual estaba compuesta por el sacerdote José Eugenio Espinosa, Don Pepe Tavera, Juan Álvarez Cartagena, Don, Pepe Portes, y otros más,

Las palabras de la Srta., Villa, fueron contestadas galantemente por el abogado Don Pepe Tavera. Ya en la esquina del Ayuntamiento donde hoy esta el edificio del Casino Central, fue izada la bandera de la Patria acariciada por el Sol y bañada por la brisa tropical proveniente de los pinares de la lomas de Guagui, por primera vez en el cielo azul de esta ciudad de la Concepción de La Vega, la Sultana del Camú, el día 4 de marzo de 1844,

Fue un día en La Vega, de grandes festividades, no habiendo resistencia alguna de parte de los haitianos que ocupaban, todos departieron con los dominicanos, tal vez al igual como sucedió en la capital.

LA UCATECI INAUGURA CENTROS DE ALTA TECNOLOGÍA








LA UCATECI INAUGURA CENTROS DE ALTA TECNOLOGÍA
La Vega, R. D. La Universidad Católica Tecnológica del Cibao (UCATECI) y el Instituto Dominicano de las Telecomunicaciones (INDOTEL) inauguraron una moderna sala de Videoconferencias valorada en más de dos millones de pesos, construida y equipada con fondos mixtos de ambas instituciones, además de un moderno laboratorio de informática dedicado a la programación bajo el concepto de virtualización.
El acto fue celebrado ayer en la Sala de Videoconferencia de la alta casa de estudios, y estuvo encabezado por Mons. Dr. Fausto Ramón Mejía Vallejo, Rector de la UCATECI y el Dr. José Rafael Vargas, Presidente del INDOTEL. La invocación a Dios y palabras de bienvenida fueron pronunciadas por Mons. Mejía, en las que agradeció el aporte del INDOTEL al momento de felicitar al Dr. Vargas por su desempeño en dicha institución y su reciente elección como Senador electo de la Provincia Espaillat.
El discurso central estuvo a cargo del Dr. José Rafael Vargas, quien motivó a los estudiantes, profesores y personal administrativo presentes en el acto a utilizar esta nueva sala, calificada como una de las más modernas del país, con facilidad para conectarse con 6 países a la vez; al momento de expresar su confianza en la visión y capacidad de manejo transparente por parte de la institución beneficiaria.
Además de la sala de Videoconferencias, la Universidad inauguró simultáneamente un moderno laboratorio de informática dedicado a la programación bajo en concepto de virtualización la cual estará a cargo del Ing. Juan de Dios Rodríguez, director de la Escuela de Ingeniería en Sistemas de Computación y a través de la cual se dará entrenamiento a la banca comercial, empresas diversas y para la especialización de la población estudiantil de la UCATECI.
DEPARTAMENTO DE RELACIONES PUBLICAS

La Mesa de Transparencia es forma en La Vega
















La Mesa de Transparencia es forma en La Vega
LA VEGA. Con la participación de cientos de ciudadanos de varias Organizaciones Sociales de esta localidad quedo conformada la Mesa de Transparencia de la Acción Ciudadana, en un evento organizado por ; La Red Municipal de Organizaciones Sociales y Comunitaria, La Federación de Juntas de Vecinos Zona Norte y La Federación Vegana de Juntas de Vecinos, con el apoyo de Participación Ciudadana
En el evento comunitario participó el director ejecutivo de Participación Ciudadana, Javier Cabreja, el cual dicto una conferencia sobre “El Rol de las Organizaciones Sociales y Comunitarias en la Consolidación de la Democracia” donde el charlista interactuó con los participantes sobre la tena contestando preguntas.
Otras organizaciones participantes en el lanzamiento en La Vega de la Mesa de Transparencia fueron; Los Consejos Comunitarios de; Barranca, Burende, Rio Seco, de la zona rural: María Auxiliadora, La Carmelita de la zona urbana. Así como la Asociación de Abogados, el Control Ciudadanos de la Justicia Vegana y el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP-FILIAL LA VEGA)
El acto se única con Las Notas del Himno Nacional, las palabras de bienvenida a cargos de; Leocadio Contreras, de La Red Municipal de Organizaciones Sociales y Comunitaria; Antonio Valerio de La Federación de Juntas de Vecinos Zona Norte; y Domingo Rodríguez de y La Federación Vegana de Juntas de Vecinos, quienes destacaron la necesidad de la unificación de los grupos sociales del municipio
Luego hablo Carlos Pimentel, encargado de las Mesas de Transparencias expresando que se han conformado en diferentes lugares del territorio nacional como son; Santiago, Santo Domingo, Barahona y en esta ciudad de La Vega.
Señalando que hay que realizar esfuerzos conjunto de la población dispuesta a articular voluntades para exigir la transparencia en el desempeños de las funciones públicas, con mira a extirpar el mal de la corrupción.
El ejecutivo de Participación Ciudadana, al evocar la histórica fecha de la Expedición Patriótica del 14 de Junio del 1959, al cumplir 51 años, la califico como el inicio de la descapitalización de la tiranía e el inicio de nuestra incipiente democracia que hoy no ha sido consolidada, manifestando que aún la Republica Dominicana, no vive una plena democracias por las exclusiones sociales que enfrentan las mayoría de la ciudadanía, por la falta de los servicios básicos, como son: Salud, Educación, Vivienda, Alimentación y Seguridad Ciudadana.
La mesa principal estuvo conformada por; Javier Cabreja, Leocadio Contreras, Antonio Valerio y Domingo Rodríguez. Acto efectuado en los salones del Guaricamo Fiesta,

11 jun. 2010

La Primera Protesta Armada contra la Anexión.

José Contreras en Moca.
Gral. F.R. Rodríguez.
Traición de Santiago de Oleo
Y Fusilamiento de San Juan y Neiba.
Fuente: Pedro M. Archambult, obra Historia de la Restauración, Editora La Libraire Techenique et Econimique, Paris-Francia, 1938. Segunda Edición 1973, Adicciones Taller, Santo Domingo, Cap. III, pps. 11 al 17
La Primera protesta armada contra la anexión corresponde en el orden cronológico a San Francisco de Macorís. En el primer acto del cambio de la Bandera. El pueblo se amotino tratando de impedirlo. Algunos patriotas armados de fusiles lanzaron voces de ¡abajo España! y tiraron los primeros disparos, aunque al aire, en protesta de la infame esclavitud que había matado la patria.
Esta viril protesta fue un acto espontáneo y sin la necesaria combinación, cuando izaron la nueva Bandera (Española), le cayeron a tiros en la misma plaza de la Comandancia, hoy el Parque de Recreo (1861), siendo menester que el Comandante de Armas Gral. Juan Esteban Ariza hiciera uso de la fuerza y como esta primera imposición no bastaba, tuvo que disparar un cañonazo sobre los amotinados
El pronunciamiento de Puerto Plata el 26 de marzo de 1861, fue el último, con el se cumplieron las 4,000 firmas, entre autenticas y falsificadas, que suscribieron los empleados generalmente autorizando la Anexión. Esta cifra no es significativa en comparación de la población de la R epública que se estimaba en 1861 de unos 300,000 habitantes.
A los cuarenta y cinco (45) días de proclamada la anexión hubo la primera protesta armada organizada, en la Villa de Moca, que fue asaltada y tomada por el Coronel José Contreras, que era ciego, (aún algunos historiadores de la Restauración dicen que no era ciego), el 2 de mayo de 1961, los valientes pronunciaron la plaza y proclamaron el restablecimiento de la Independencia
El coronel José Contreras era un soldado de la Independencia que no transigía con yugos extranjeros. Aunque estaba ciego, sin consultarlo a nadie ni guardar combinaciones en otros pueblos, se lanzó una tarde al combate, acompañado de sus antiguos compañeros de la Independencia, aprovechando una ausencia del comandante de armas Juan Suero, que luego fue el general más notable del ejército español, el “Cid Negro”, que dijo La Gándara.
Durante la noche el comandante Juan Suero improvisó una pequeña fuerza y recuperó su plaza, apresando al Coronel José Contreras, y a sus compañeros; José María Rodríguez, José Inocencio Reyes y Cayetano Germosén. El General Santana, Capitán General de la colonia se voló a Moca y ejecutó a dichos patriotas el 19 de mayo de 1861, obedeciendo a sus ímpetus sanguinarios. El mimo día precisamente del decreto real de Isabel Segunda aceptando la reintegración de Santo Domingo a la corona de España.
De modo que le corresponde al insigne mocano coronel José Contreras el honor de haber sido el primer dominicano que protestara con las armas y diera su vida por el noble ideal de la Restauración. Del cadalso de Moca, levantado por el feroz victimario Santana, partió la primera flecha envenenada de la venganza popular que un día llegó certera a su destino, después de azarar a Santana con tremendos fracasos e inesperadas amarguras; ella se convirtió en el venero suicida que ahogó su vida equivocada, para librarle de la vergüenza de ser más despreciado y acosado condenado por un consejo de guerra español.
Desde que el General Francisco del Rosario Sánchez tuvo noticia del crimen insólito de la anexión, lanzó un manifiesto de protesta y busco el apoyo del Presidente de Haití Geffrard, para levantar la revolución reivindicadora, justificando con esa actitud sus laureles como miembro del grupo heroico de la Puerta del Conde. El cual fue lanzado desde la Isla de Sant Thomas.
Encontrándose Sánchez en Port-au-Prince encendiendo el faro de la Revolución, recibió como emisario de Santiago Rodríguez, por entonces maestro de escuela de Sabaneta, al joven José Cabrera, que luego fue el eminente general restaurador. Llevara el encargo de asegurarle al prócer de la Puerta del Conde la correspondencia del Cibao a su alta inciativa reivindicadora. Y le hacia alguna indicaciones útiles, dejándole al emisario Cabrera como hombre de toda la confianza de Santiago Rodríguez
En efecto, el joven Cabrera, muy práctico en la vida fronteriza, fue uno de los principales emisarios del general Sánchez en sus frecuentes comunicaciones con los patriotas de la línea fronteriza suroeste. Obtenida por Sánchez la cooperación del influyente general Santiago de Olio, del Cercado, y de los subalternos de ese importantes jefe, el general Francisco del Rosario Sánchez atravesó la frontera en el mes de junio de 1861, acompañado de los generales; José María Cabral, Fernando Tabera y varios más, dominicanos civiles y soldados presentes
El general Cabral envió uno de sus tenientes, el coronel Gabino Simonó, a tomar a Las Matas de Farfán, que ocupó, y los patriotas dominicanos al Cercado, a Cachimán, y a Neiba. El gobierno español envió una escuadra a Port-au-Prince amenazando bombardear si no retiraba en el acto todo su favor a la Revolución Restauradora, lo cual hizo Geffrard inmediatamente, negándole a los patriotas dominicanos los recursos y armas prometidos.
La noticia sembró el saliendo y la defección entre las filas. El indigno general Santiago de Olio, para librase de responsabilidad se convirtió en traidor y perpetró la pérdida de sus compañeros. Volviéndose pérfidamente sus armas contra ellos. Llegó por entre los monte al Mangal, al pié del primer paso del río Cañas, en la loma de Juan de la Cruz, camino de Hondo Valle hacia Haití, e hizo una emboscada, en donde recibió a sus antiguos compañeros con descargas cerradas, cuando ellos iban hacia Haití para salvarse.
El miserable criminal de Olio pudo apresar a Sánchez herido y a veinte de los compañeros del prócer que no pudieron huir por no conocer los lugares. El joven José Cabrera, práctico en todas las líneas fronterizas, logró salvarse ocultándose en Haití, y regresó a Sabaneta en 1863 para tomar parte en la Restauración.
Presos en San Juan de la Maguana el prócer y sus heroicos compañeros fueron implacablemente sentenciados a muerte, de orden de Santana, por un Consejo de Guerra presidido por un enemigo de Sánchez el general Domingo Lazala; el fiscal eras el coronel Tomás Pimentel. El juicio cuya sentencia vino pronunciada de la Capitanía General revistió un carácter aparatoso y cruel. El General Francisco del Rosario Sánchez, hizo cuanto pudo en sus declaraciones por salvar a sus compañeros, asumiendo toda la responsabilidad del movimiento
Ya pronunciada la sentencia de la venganza, el coronel español Peláez le pidió por escrito a Santana clemencia por la vida de los prisioneros y otros oficiales españoles insistieron en el perdón. Pero inútilmente; en aquel corazón salvaje había muerto la piedad y solamente se animaba para el logro de sus ambiciones y de sus crueles venganzas
La oficialidad española había reprobado el fusilamiento del coronel Contreras y sus compañeros en Moca y no quería que la anexión de un pueblo engañado fuese sellada con sangre de patriotas. Pero Pedro Santana, el verdugo de María Trinidad Sánchez, creía en su ignorancia, que el fuego inmortal del patriotismo podía apagarse en un lago de sangre, ¡No había seguramente estudiado la historia de todos los tiempos.
El padre Barrientos le administro los sacramentos al prócer de la Puerta del Conde, que fue fusilado en la tarde del 4 de junio de 1861 con sus compañeros mártires, en la Villa de San Juan de la Maguana. Mientras le conducían al patíbulo, herido, sobre una silla, iba recitando el miserere “YO SOY LA BANDERA NACIONAL, REPITIO, QUIERO MORIR ENVUELTO EN ELLA”. Lo cual le fue concedido como un último honor al que sólo vivió para la libertad desde la jornada épica de febrero.
El comandante Antonio Luzón del batallón “La Corona”, protestó enérgicamente del fusilamiento, y para no autorizarlo con su presencia, salió de San Juan con sus fuerzas. También el segundo Cabo el brigadier Peláez pidió desde Azua clemencia a Santana por los sentenciados. Inútilmente. Estos acontecimientos sanguinarios le revelaron al pueblo que no habían cesado los odios santanitas y las pérfidas venganzas, ni aun después de morir la República; pues el general Santana seguía viendo con malos ojos a los baecistas y amenazándoles, lo cual aumentaba la hoguera de la revolución
La masonería para librarse de persecuciones se vio constreñida a cerrar sus templos. Pero sus miembros tenían que ser fieles a la consigna liberal de dicha institución, dedicada a la caridad, el derecho y a la libertad. Creciendo la ola del descontento general surgió el movimiento de Neyba en la madrugada del 3 de febrero de 1863. Un grupo de 50 hombres, con el comandante Cayetano Rodríguez a la cabeza, pronuncio a Neyba e hizo preso al comandante de armas general Domingo Lazala. Pero los vecinos consideraron ese movimiento una locura y se reunieron en la Alcaldía, atacaron la comandancia, vencieron a los patriotas y prendieron al Comandante Velásquez, bajo la dirección del Alcalde.

Expedición de Colón contra Los Indios de La Vega,

Expedición de Colón contra Los Indios de La Vega,
Batalla (1494)
Fuentes: Washington Inving, obra, Vida y Viajes de Cristóbal Colón,
Editora de Santo Domingo, S.A. Sto Dgo, 1974, 1ra. Edición Gaspar y Roig,
Madrid, 1852, pps. 314 a327, grabados, de la misma edición
A pesar de su derrota, los indios conservaban aún intenciones hostiles hacia
los españoles. La idea de que su cacique estaba prisionero (se refiere al
Cacique Caonabo), y encadenado irritaba a los naturales de Maguana y la
simpatía de todas las tribus de la isla mostraba con cuántas ramificaciones
hacia aquel inteligentes salvaje extendió su influencia y con qué veneración
miraban los isleños.
Aún le quedaban activos y poderosos parientes para recuperar su recate o
vengar su muerte. Uno de sus hermanos llamado Manicaotex, también Caribe
y tan osado belicoso como él mismo, sucedió en el mando al prisionero. Su
mujer favorita, Anacoona, de célebre hermosura, tenía gran influjo con su
hermano Bohechio, cacique de las populosas provincias de Jaragua.
Por estos medios se generalizó en la isla la hostilidad contra los españoles y
la formidable liga de los caciques, que Caonabo había en vano querido formar
mientras estaba libre, se efectuó a consecuencia de su cautiverio.
Guacanagarí, el cacique de Marien, fue el único amigo que quedó a los
españoles, dándoles oportunos informes de la tormenta que iba a estallar y
ofreciéndoles como fiel aliado, para salir al campo con ellos.
La prolongada enfermedad de Colon, la escasez de su fuerza militar y el
miserable estado de los colonos, reducidos por el hambre y las enfermedades a
mucha debilidad física, le habían hasta entonces obligado a valerse
exclusivamente de medios conciliatorios para impedir y disolver la liga. Pero
ya habría recobrado la salud y su gente se hallaba algo repuesta y vigorosa
con las provisiones venidas en los buques. Al mismo tiempo recibió la noticia
de que los caciques aliados estaban aglomerando considerable fuerzas en La
Vega, a dos días de la marcha de Isabela, con la intención de dar un asalto
general a la colonia y hacerla sucumbir a fuerza de gente.
La fuerza efectiva que pudo juntar, en el mal estado de la colonia, no
excedía de doscientos infantes y veinte caballos. Iban las tropas armadas de
flechas, espadas, lanzas y espingardas o grandes arcabices, que se usaban
entoces con descasos de hierro y hasta solian momtarse sobre ruedas como los
cañones. Con estas formidables armas, un puñado de europeos vestidos de
acero y protegidos por escudos, podía pelear ventajosamente con millares de
salvajes desnudos.
Llevaban también ayuda de otra especie, que consistía en veinte perros de
presa, animales casi tan asombros para los indios como lo caballos, pero
infinitamente más letales, porque impávidos y feroces, nada le amedrentaba,
ni cuando llegaban hacer presa bastaba fuerza alguna para hacérsela soltar.
Los cuerpos desnudos de los indios no ofrecían defensa contra sus ataques. Se
lanzaban a ellos, los arrojaban al suelo y los despedazaban.
Iba el Almirante acompañado en la expedición de su hermano Bartolomé,
cuyo consejo solicitaba a todas las ocasiones críticas, pues estaba dotado no
sólo de extraordinaria fuerza física y valor indomable, sino que también en su
ánimo deicidamente militar. Guacanagarí también llevó al campo sus gentes,
aunque no eran de carácter guerrero, ni aptos para prestar mucha ayuda. La
principal ventaja de su cooperación consistía en que por ella se separaba del
todo de los demás caciques y aseguraba para siempre su fidelidad y la de sus
súbditos. En el débil estado de la colonia dependía su seguridad
principalmente de los celos y disensiones sembradas entre los soberanos
indígenas de la isla.
El 27 de marzo de 1495 salió Colón de Isabela con su pequeño ejército,
aproximándose al enemigo, sus marchas eran de diez leguas diarias. Subieron
de nuevo al paso de los Hidalgos, desde donde la vez primera habían
descubierto La Vega. Las viles pasiones de los blancos habían convertido ya
aquella risueña y hospitalaria región en tierra de rencore4s y hostilidades.
Dondequiera que se levantaba el humo de una población india, había una
horda de exasperados enemigos y en aquellas extendidas y ricas selvas se
ocultaban miríadas de ofendidos guerreros. En la pintura que su fantasía
bosquejada de la condición suave y dulce de aquella gente, se había lisonjeado
con la idea de gobernarlos como el padre y bienhechor.
Supieron los indios por sus espías el movimiento de los españoles, le llenaba
de confianza la superioridad de sus guerreros, el ejército debía ser
considerable, porque la fuerza era la combinación de todos los caciques de la
isla. Comandada por Manicaotex, hermano de Caonabo. Los indios poco
hábiles en la numeración apena sabían contar hasta diez, tenían un sencillo
método de averiguar y describir la fuerza de un enemigo, contando un grano
de maíz por cada guerrero. Cuando los espías que habían seguido a Colón
volvieron con solo un puñadito de maíz, los caciques se mofaron de la tropa
española, creían que tan reducido grupo no podía resistir los esfuerzos de la
multitud de los guerreros indios
Colón se acercó al enemigo por las inmediaciones del sitio, donde se edifico
después la ciudad de Santiago. Habiendo averiguado la mucha fuerza de los
indios, aconsejó Bartolomé que se dividieran en destacamento el pequeño
ejército y que se atacase a un mismo tiempo por varios puntos. Adoptase este
plan: la infantería dividida en varias columnas avanzó repentinamente y en
diversas direcciones con mucho estruendo de tambores y trompetas y una
destructiva descarga de armas de fuego, cobijándose al mismo tiempo con los
arboles.
Sobrecogió a los indios un terror pánico y se dispersaron co9mo avispas en el
aire. Parecía acometer un ejército por cada flanco, las balas de los arcabuces
hacían morder la tierra a muchos guerreros y relampagueaban, al parecer, por
la selvas los rayos del cielo, retumbando en ellas espantosos truenos. Mientras
los aterraban y ponían en fuga a estos ataques, Alfonso de Ojeda cargó
impetuosamente el centro del ejército a la cabeza de su caballería, penetrando
con lanza y sable por entre los indios.
Los caballos atropellaban a los desnudos y amedrentados combatientes, en
tanto los caballos herían por todos lados sin oposición. Los perros de presa se
soltaron y precipitándose sobre los indios con sanguinaria furia, le asían de
la garganta, los derribaban, los arrastraban y le hacían pedazos. Los indios no
acostumbrados a grandes cuadrúpedos de ninguna especie, se horrorizaban al
verse perseguidos por aquellos tan feroces. Creían que los caballos eran
también devoradores y sanguinarios. La contienda, si tal puede llamarse, fue
de corta duración. ¿ Que resistencia podían oponer una multitud desnuda,
tímida, exenta de disciplinas, sin más armas que clavas, flechas y dardos de
madera, a soldados cubiertos de acero, provistos de armas de hierro y fuego y
ayudados por monstruos feroces, cuya sola presencia cubría de terror el
corazón de los más fuertes?.
Colon, victorioso, ejecutó un paseo militar por varias partes de la isla, para
deducirla a obediencia. En vano le oponían los naturales una resistencia
obstinada. La caballería que mandaba Ojeda, prestó grandes servicios por la
rapidez de sus movimientos, la intrepidez de su jefe y el mucho terror que los
caballos inspiraban. A la menor señal de guerra en cualquier punto de la isla
se internaba un pequeño escuadrón por la espesura de las selvas y caía como
un rayo sobre los aborígenes obligándole a someterse
La Vega Real quedó muy pronto sujeta. Como era una llanura inmensa, sin
una sola aspereza ni promontorio, la recorrían fácilmente los caballos, cuya
presencia llenaba de terror las más populosas ciudades. Guarionex, el Cacique
Soberano era de apacible carácter, y aunque había salido al campo, instigado
por los caudillos vecinos, se sometió difícilmente al dominio de los españoles.
Manicaotex, el hermano de Caonabo, se vio también obligado a solicitar la
Paz, y como era cabeza de la liga, su ejemplo, fue seguido por los demás
caciques.
Solo bohechio, el cacique de Jaragua, cuñado de Caonabo, rehusó someterse.
Sus dominios estaban distantes de Isabela, en el extremo occidental de la isla,
alrededor de una profunda bahía y de la larga península llamada Cabo
Tiburón. Eran casi inaccesibles y no habían aún sido visitado por los blancos.
Retiro a su territorio con su hermana la bella Anacaona, mujer de Caonabo, a
quien acogió fraternamente en su desgracia
Obligo Colón, en La Vega, en el Cibao y en todas las provincias sometidas a
cada individuo de más de 14 años quedaba obligado a pagar por trimestre la
medida de un cascabel flamenco, lleno de polvo de oro. Los caciques debían
satisfacer sumas muchas mayores como tributo personal. Manicaotex,
hermano de Caonabo, quedo obligado individualmente a pagar cada tres
meses media calabaza de oro, lo que ascendía a ciento cincuenta pesos. En los
distritos lejanos a las minas y que no producían oro, cada individuo debía
pagar una arroba de algodón por trimestre. Al entregar los individuos el
tributo, se le daba por vía de recibo una medalla de cobre, que debían llevar
colgada del cuello, quedando sujeto a prisión y castigo los que se hallaban
sin este documento.

Ponen en circulación en La Vega, obras del Dr. Guido Despradel Batista
















Ponen en circulación en La Vega, obras del Dr. Guido Despradel Batista
Por Ubaldo Solís
LA VEGA. La Academia Dominicana de la Historia y el Archivo General de la Nación (AGN), en la culminación del Centenario de su natalicio pusieron en circulación las obras del Doctor Guido Despradel Batista, además un conversatorio sobre la vida y obra de este pro hombre de la ciencia y las letras dominicanas. En un acto donde fueron entregados a la Biblioteca Municipal que lleva su nombre una cantidad de libros editados por las dos Instituciones como también por el Centro León, acto efectuado en el auditorio de la Cooperativa Vega Real.
Las obras una compilación realizada por el Profesor Alfredo Rafael Hernández, editada en dos Volúmenes I y II , AGN, Vol. LXXXV y LXXXVI, así como también una nueva edición corregida de la Historia de la Concepción de La Vega, Vol. LXXXVII, Sto Dgo, 2009.
El conversatorio estuvo a cargo de los señores Alfredo Rafael Hernández y Raymundo González. El Dr. Guido Despradel Batista, Médico, Historiador, Antropólogo, ensayistas, Músico, Periodista.
Como publicista se deben a su pluma trabajos de incalculable valor la cual son reveladores de su talento y la consagración a los estudios, distinguiéndose en las luchas estudiantiles a favor de las reformas universitarias presidiendo la Asociación Nacional de Estudiantes Universitarios, fue profesor titular en la facultad de medicina en la Universidad de Santo Domingo por diecinueve años, siendo miembros correspondiente de la Academia Dominicana de la L Historia.
Cuando fue electo como miembro de número presentó un estudio sobre el papel revolucionario de Juan Pablo Duarte, pero como en su ponencia no mencionó a Trujillo, se le impuso a la Institución su retiro, poco después fueron desalojado de la Academia todos sus miembros que retornaron después de decapitada la tiranía.
El evento se inicia con la bendición a cargo del Pbro. Padre Nelson Pichardo, luego las palabras de bienvenida a cargo del presidente de la Academia Dominicana de la Historia, Emilio Cordero Michel, luego las ponencias de los expositores que verso sobre la vida y obra del eminente medico e intelectual vegano, quienes resaltaron las dotes de intelectualidad y la calidad humana del Dr. Despradel Batista, el Prof. Alfredo Rafael Hernández, hizo un recuento pormenorizado de la vida del vegano ilustre desde su nacimiento el 20 de septiembre de 1909 hasta su muerte ocurrida en la ciudad de Santo Domingo el 4 de julio de 1959
Como escritor el Dr. Desprdel Batista, produjo incalculables trabajos historiográficos y científicos entre lo que se pueden señalar: Duarte, bosquejo histórico y Aporte de la familia Duarte Díez a la independencia dominicana; Historia de la Concepción de La Vega; Estudio de la Etnografía de la Republica Dominicana; Hostos en la República Dominicana; Bobadilla, biográfica y critica; ( sobre esta obra fue sus ejemplares fueron quemado por el propio autor, solamente quedo uno y está desaparecido, no se sabe quien lo tiene, siendo la biografía mas acabada sobre este polémico personaje de la historia dominicana)
Otros trabajos del escritor vegano, fueron; Por la Patria; Los Héroes de 1844; un ensayo: Raíces de Nuestro Espíritu. Muchos de sus artículos fueron publicados en: La Palabra y R renovación, de La Vega; Listín Diario, La Opinión y La Nación, en Santo Domingo, así como en innumerables revistas nacionales y extranjeras.
En el acto estuvieron presente, representantes de la Academia Dominicana de la Historia, del Archivo General de la Nación, del Centro León su presidente el Dr. Emilio Yunen, familias del Dr. Despradel Batista en la persona de su hija la Sra, Ritalena Despradel, sus nietos y otros familiares, representantes de entidades educativas de aquí, como el Prof. Hugo Estrellas, el, Historiador Francisco Torres Petiton, en representación del Ayuntamiento la Profesora Odina Pérez secretaria del Consejo de Regidores así como el Arq. Joel Martínez, director de la Oficina de Planeamiento Urbano,