usolis4587@gmail.com

Páginas vistas en total

Seguidores

Loading...

3 sept. 2009

TOPONIMIA VEGANA

TOPONIMIA VEGANA
Por el Prof. Francisco Torres Petiton
En la toponimia vegana tenemos una series de nombres, que corresponden a la lengua arawaca que nosotros hemos denominados taina; esas palabras corresponden a nombres de vegetales, lugares y ríos, el registro de los mismos lo encontramos en las obras escritas por cronistas de Indias como Fray Bartolomé de las Casas, Antonio Herrera y Pedro Martín de Anglerías
Hay otros toponímicos que hemos heredados de los españoles, de los cuales algunos han sufrido corruptela. Los nombres que transcribo puede que no sean los únicos, la lista puede ser ampliada si encontramos fuentes bibliográficas que avalen su veracidad.
Como ejemplo puedo citar los trabajos de investigación que realizaron Don Emiliano Tejeda, que publicó con el titulo de Palabras Aborígenes y el de Don Rafael Moscoso, notable naturalista cuando trabajó en la clasificación de plantas y animales en la República Dominicana; parte de dicho trabajo fue publicado en la Revista de Educación en el año 1934
Nombres registrados como de lugares: Bacuí, Bayacanes o Bayacán, Burende, Guaco, Guarey, Jimayaco, Jumunucú o Humunicú, sobre el último nombre Emiliano en su artículo que publicó en la Revista La Cuna de América No. 38, del 15 de abril de 1914 expresa: “el hato de Humunucú de Francisco Lasada”
Registrados como nombres de ríos: Bacui, Baiguacate, Bayacán, Camo (hoy Camú), Guaiguí, Jima, Joa, Licey, Yamí
Como nombres de plantas: Cabuya, Caimito, Cana, Ceiba, Corozo, Guama, (aparece también como Guaba), Higüero, Jagua (o Xagua), Jamo, Mara, (figura además con el nombre de baria), Mamey, Penda, Pomo y Yayas
Encontramos casos de nombres que aparecen que derivan de otros, como Bejucal que puede que proceda de behuco o bexuco: Yabanal que puede derivar de la palabra Yaba que era el nombre de un árbol llamado también Boa.
Maguey según Pedro Martín de Anglerías era una especie de tambor, así como también un árbol; Jaguey a la vez era el nombre que le daban los taínos a un hoyo natural en las rocas donde se depositaba agua en caso de lluvia o para guardarla.
En el tomo II de la obra de Antonio de Herrera, Historia General de los Hechos de los Castellanos en las Isla e Tierra Firme del Mar Océano, leemos “Hizome también merced al bachiller Alonso de Castro vezino de la Concepción, de la hoya de Licey por juro de heredad, porque dixo que tenia puestos en ella diez mil pies de cañafistola” (hoya por la vuelta que hace el río)
En relación a nombres de lugares y ríos que aparecen en documentos y libros en años anteriores al 1650 podemos citar Santo Cerro, Pueblo Viejo, Piralejos, y Blas Martín que el habla popular transformó en Las Martínez, los arroyos Chancleta, Juan Gabriel y Río Saco, así como Río Verde: oportuno es señalar que el nombre de valle le fue otorgado por el Almirante cuando toma posesión del mismo en nombre de la Reina Isabela de Castila y los denominaría Vega ( tierra baja bien regada y muy fértil, ejemplo la vega de Granada) Real, así como al fuerte que edifica a orilla del Río Verde que bautiza con el apelativo de la Concepción, nombre este que han mantenido los recintos militares establecidos en nuestra comunidad