usolis4587@gmail.com

Páginas vistas en total

Seguidores

Loading...

22 jul. 2011

TARRACO IMPERIAL

LA MURALLA

Se supone que la primera muralla consistiría en una simple empalizada de madera. El hecho que rápidamente el núcleo se convirtiera en cabeza de puente para la llegada de refuerzos desde Roma se tradujo ubarnísticamente en la necesidad de llevar a cabo un fortalecimiento de las defensas existentes hasta ese momento. Entre el 217 y el 197 a. C. se levantó la primera muralla de piedra.

Esta primera muralla disponía también de varias torres, de las que se conservan tres: Torre del Arzobispo, el Arzobispado se halla al lado interior de la muralla. Conserva la parte inferior romana, construida con grandes bloques de piedra.



En un sillar del interior de la torre se descubrió un grafito en latín arcaico, dedicado a la Diosa y considerado como la inscripción latina más antigua fuera de Italia. La otra característica de esta torre consiste en una serie de relieves esculpidos en los grandes bloques de piedra que reproducen cabezas de personas que representarían a los enemigos vencidos.



La segunda fase de la muralla se caracteriza por una parte inferior de grandes bloques de piedra, opus siliceum y una superior de sillares almohadillados, bloques cuadrangulares de los que como si se tratase de un cojín, sobresale la parte central. Esta segunda fase se sitúa cronológicamente a mediados del siglo II a.e.c. Sus dimensiones son mayores llegando a alcanzar una altura de 12 metros y una anchura de 6. La estructura interna es similar. De esta segunda fase se conservan diferentes puertas llamadas ciclópeas debido a las grandes dimensiones de los bloques de piedra utilizados. En este lienzo de muralla se puede observar que en los sillares almohadillados hay esculpidas diferentes marcas que se corresponden con el alfabeto íbero. Se consideran marcas realizadas por los grupos de picapedreros que trabajaban en la construcción de la muralla. La totalidad de la muralla es de época romana.

Tarraco se convirtió en colonia romana en tiempos de Augusto, en esta época el perímetro de la muralla llegaba hasta el puerto con una longitud aproximada de 4,5 km.

Actualmente sólo se conserva el trazado que rodea la Parte Alta de la ciudad gracias a las fortificaciones posteriores que la han preservado, el resto ha desparecido.

TEATRO

Esta situado entre las calles Capuchinos, c/ San Magín y c/ dels Rebolledo. Este edificio se data en época de Augusto.

Fue construido en la zona portuaria a extramuros de la ciudad. Conserva parcialmente los tres elementos esenciales que definen un teatro romano: cavea, orchestra y scaena. Actualmente se hallan expuestos en el Museo Nacional Arqueológico de Tarragona los monumentales capiteles y estatuas de iconografía imperial que formaban parte de la decoración del frons scaenae,

Las estructuras conservadas en la actualidad son las cinco primeras gradas entorno a la orchestra, dos de las escaleras radiales, los agujeros de soporte de la estructura sostenía el telón auleum. Las últimas intervenciones realizadas en la c/ Capuchinos han permitido documentar la parte superior de la gradería con una bóveda anular que recorría el perímetro, sobre el cual se levantaría la fachada y coronamiento superior de la cavea. También se ha conservado un ninfeo monumental.

En la zona dónde se levantó el teatro romano se han documentado estructuras anteriores: un conjunto de grandes depósitos relacionados con el puerto datados en el siglo II - I a.e.c. Posteriormente, en época de Augusto se construyó un almacén portuario compuesto por unas naves paralelas separadas por hiladas de pilares. Este almacén limitaba con una calle flanqueada por tiendas tabernae edificadas con sillares.

El descubrimiento del monumento se realizó en 1884 y fue estudiado por B. Hernández Sanahuja.




CIRCO

Fue construido a finales del siglo I, en tiempos del emperador Domiciano, 81-96, complementando el programa de ordenación urbana del sector oficial de representación provincial de la ciudad. ,

El circo se cimentó sobre una serie de potentes bóvedas que cumplían una doble función: por un lado, eran la cimentación sobre la que se asentaban las gradas, las escaleras y la plataforma superior, y, por otro, sirvieron de corredores internos que posibilitaban la distribución de los espectadores por todo el edificio.


La grada estaba dividida en dos sectores (maenianae) separados por un pasillo (praecintio). Es posible que en el lado largo, que corresponde a la actual plaza de la Font, pudiera haber existido una tercera maeniana. En general de la grada se conserva la base, construida en opus caementicium y estaría completamente revestida con sillares, algunos de los cuales son visibles en las medianeras entre casa y casa.

De la grada se ha conservado el núcleo de cemento sobre el que se sentaba el público, que originalmente estaba revestido de piedra. La grada conservada en este sector corresponde aproximadamente a la mitad de la curva.

La bóveda de San Hermenegildo sostiene la plataforma superior del circo en la zona de la curva. Por una lado, limita con la muralla del paseo de San Antonio, por el otro pueden verse una serie de bóvedas inclinadas que servían para sostener la grada.


En el vestíbulo de la sala del sarcófago se exponen fragmentos de una gran columna de mármol de Carrara que formaba parte del gran templo de culto imperial situado detrás de la actual Catedral.


A partir del siglo V las estructuras arquitectónicas del edificio son ocupadas paulatinamente por viviendas particulares. En la Edad Media la población se establece en la Parte Alta. En el siglo XII el circo era suburbio y en el siglo XIV se amplia la muralla medieval y se integra el circo en la ciudad. La nueva muralla del siglo XIV, “La Murallita” se construyó aprovechando la fachada del circo.


ANFITEATRO

Fue construido a principios del siglo Il. Gracias a un fragmento de una inscripción sabemos que el edificio fue construido por un personaje destacado de la provincia, un sacerdote encargado del culto imperial, el flamen provincial, cargo publico que se encargaba de los asuntos relacionados con las ofrendas y sacrificios a la divinidades del Panteón romano.

El Anfiteatro se halla fuera del recinto de la ciudad muy próximo a la Vía Augusta, poco antes de que ésta se adentrara en la ciudad, cerca de la playa, dónde se descargarían los animales que habían de participar en los espectáculos; aprovechando la pendiente natural donde se construyó parte del graderío, excavado en la roca. Su forma es elíptica y mide 109,5 metros de longitud por 86,5 de anchura, tenia una capacidad de unos 14.000 espectadores. Su arena mide 61,5 por 38,5m.






FORUM PROVINCIAL


El recinto de culto imperial estaba comunicado con la plaza de representación mediante una gran escalera situada aproximadamente donde actualmente está la escalera de acceso a la plaza de la Catedral. La plaza de representación era el edificio desde donde se gestionaba toda la provincia. En ella se encontrarían espacios tan importantes como el tabularium (archivo del Estado) o el arca (caja del Estado). Esta plaza medía unos 318 metros de largo por 175 de ancho y estaba dispuesta axialmente respecto a la plaza superior. También estaba porticada y a su vez presidida por un templo dedicado al culto imperial y a la Diosa Roma, en tres de sus lados. La zona central de la plaza estaba ajardinada. En este lugar las élites erigían los monumentos dedicados a altos dignatarios.

En los extremos disponía de unas torres con una escalera interior que permitían subir a los diferentes pisos de la construcción, una de estas torres era el Pretorio. Esta torre es conocida también como el Castillo del Rey. Aquí se hallaba la administración imperial encargada de regir los destinos de la provincia.

La tercera plaza era el circo. Tenia una superficie de unos 325 metros de longitud por 115 metros de anchura. En uno de los extremos era el lugar de salida de los carros, carceres, esta zona está ocupada actualmente por el Ayuntamiento de la ciudad.



FORUM LOCA

Tarraco era la capital de la provincial de la Hispania Citerior y disponía de dos foros, un foro “local” y el foro “provincial”.

El foro local de Tarraco se extendía junto a la basílica, en la zona ocupada actualmente por la calle Gasómetre. Está actualmente delimitado por las calles Cardenal Cervantes, Lleida y Gasòmetre.

Cuando accedemos al recinto monumental se accede al interior de la nave central de la basílica rodeada por las columnas que la separan de las naves laterales. La basílica es el edificio del foro mejor conservado. Era un edificio de tres naves. Las columnas eran originalmente catorce en cada lado longitudinal y cuatro en cada lado transversal.

Su construcción se sitúa en la época del emperador Augusto. Una vez construido el edificio debió sufrir algún problema de estabilidad, ya que tuvo que reforzarse la columnata añadiendo unas semicolumnas adosadas a las columnas de las esquinas, se puede apreciar en el único ángulo conservado de la columnata.

Se conservan las fundamentaciones originales de la mayoría de las columnas y siete columnas originales situadas en uno de los ángulos, el resto se ha reconstruido. Cuando entramos a la basílica en su lateral derecho se pueden ver fragmentos de las cornisas originales del edificio. La basílica estaba presidida por una sala más grande de 13’07 por 11’2 metros, situada en el eje transversal del edificio. Era el tribunal desde el que el magistrado impartía justicia, el aedes augusti.

t




Se ha conservado una calle empedrada y bajo su enlosado había una alcantarilla que recogía las aguas residuales de las casas.

La calle delimita todo un lateral de una manzana de casas, insulae; su anchura se corresponde con una medida romana; 1 actus, 120 pies romanos, unos 35,5 metros. Los primeros restos de la manzana están formados por un patio porticado con ocho columnas perteneciente a una casa. Detrás del patio con columnas hay restos de otra casa de la que se conserva una habitación con unos depósitos rectangulares destinados a almacenar aceite. Los depósitos están excavados en la roca y están revestidos interiormente por unas losas de piedra unidas a la roca con opus signinum, material muy impermeable utilizado en depósitos y conducciones de agua.


En la segunda mitad del siglo IV se abandona esta parte de la ciudad y no se vuelve a urbanizar esta zona hasta la segunda mitad del siglo XIX, cuando se produce el ensanche y la construcción de la calle Gasòmetre.



ARC DE BARA

Esta situado en el trazado de la Vía Augusta, en Bara a unos 20 km al norte de Tarragona.

Es uno de los monumentos más populares. Tiene un arco construido con sillares de piedra local. Ocho pilastras estriadas rematadas por capiteles corintios, sostienen un entablado con una inscripción alusiva a la restauración del monumento, costeada por Luci Licini Sura al inicio del siglo II. Por sus características de su construcción esta datado en la época de Augusto.



PUENTE DIABLO

Tarraco tenias varios acueductos, uno recogía el agua del río Francolí en la actual localidad de Puigdelfí, es decir, a unos 15 km de Tarragona; y el otro la captaba del río Gaiá cerca de Pont de Armentera.

El Acueducto de Les Ferreres más conocido como El Puente del Diablo, está situado en la margen izquierda del río Francolí, a unos 4 km del núcleo urbano. Se construyó para conducir agua a la ciudad desde los ríos Francolí y Gaiá.

Está construido con sillares de piedra de la zona, unidos en seco sin argamasa. Presenta dos pisos de arcadas superpuestas en seco, con 11 arcos en el piso inferior y 25 en el superior, con una altura máxima de 27 m y un largo de 217 m. Las dimensiones de cada una de estas arcadas son de 6,30 m de luz por 5,70 m de altura. La distancia entre los ejes de los arcos es de 8 m.

Se ha conservado parcialmente el revestimiento original del canal, specus por donde circulaba el agua. Fue construido en el siglo l.



TORRE ESCIPIONES

Constituye uno de los monumentos más emblemáticos de la ciudad. Situado muy cerca de la Vía Augusta, a unos 6 km de Tarragona, se trata de un típico ejemplo de monumento funerario turriforme. Presenta una planta casi cuadrada de 4,47 x 4,72 m. en la base. Consta de tres cuerpos superpuestos, decrecientes en dimensiones. El intermedio presenta en la fachada dos figuras en relieve que representan a Atis, divinidad de origen oriental asociada al culto funerario. Una errónea identificación de estas figuras con los hermanos Escipión dio origen a la tradicional denominación del monumento. Por sus características constructivas se supone que fue construido durante la primera mitad del siglo l.

Seguramente estaba rematado por una cubierta piramidal. La construcción se conserva con una altura total de 9’17 m.



EL PRETORIO

Junto al Museo Arqueológico se levanta el cuerpo de un edificio de planta prácticamente cuadrada, que seria el ángulo de una magnifica construcción romana. Se creía que era el palacio de Augusto, pero recientemente se ha identificado como el praetorio. Popularmente se le conoce como el castillo de Pilatos. En la Edad Media fue muy remodelado. De época romana se conservan los grandes muros de sillares almohadillados, un par de puertas arquitrabadas, dos bóvedas superpuestas, la inferior subterránea y la superior con fachada a la calle de Pilatos, donde destacan adornos de orden corintio.

La sala abovedada inferior comunica con un gran pasadizo formado por la bóvedas del sostén del graderío del Circo. Otra porción de bóvedas del circo romano, se halla en la bajada de San Hermenegildo, sobrepasando los siete metros de altura.

El edificio se ha incorporado al Museo Arqueológico.


NECROPOLIS

Las excavaciones arqueológicas realizadas entre 1923 y 1933, con la construcción de la fabrica de tabacos propiciaron el descubrimiento del cementerio paleocristiano que fue conservado parcialmente in situ dada su importancia y relevancia. Situado en la ribera izquierda del río Fracolí al lado de la antigua Vía Augusta en dirección a Saguntum.






VILLA ROMANA ELS MUNTS

La villa esta datada en el siglo I . Se construyó sobre una colina costera y a 12 km de Tarraco. La villa se localiza en las vertientes septentrional y occidental de la colina, dominando una extensa llanura por la que discurría la Vía Augusta en el tramo que conectaba las ciudades de Tarraco y Barcino. En el otro lado, de cara al mar se alzó la Domus.

Las sucesivas excavaciones en el yacimiento, han permitido delimitar y recuperar zona residencial y dos conjuntos termales estructurados uno cerca de la casa en torno a una amplia área ajardinada, hortus, correspondientes al momento de máximo esplendor de la villa, a mediados del siglo II; y otro en la playa. En ella residió Caius Valerius Avitus y su esposa Faustina a mediados del siglo II. Caius era de Augustóbriga y se trasladó a mediados del siglo II por orden del Emperador Antonino Pio a Tarraco. Desempeñaba el cargo de Duumviri de Tarraco, el cargo más alto de la administración local. Caius amplió las termas, ordenó construir más piscinas, nuevas estatuas, revocó paredes y renovó las pinturas de la casa y algunos mosaicos.

Un incendio acaecido entre los años 260 y 270, devastó gran parte de la villa. La villa se abandonó y fue recuperada en la segunda mitad del siglo IV en que se documentan indicios de actividad agrícola, pero la villa nunca volvió a recuperar su esplendor. La parte residencial de la villa no se restauró y en su interior se estableció una presa de aceite. La villa siguió ocupada hasta los siglos VI o VII cuando fue abandonada y expoliada. En la segunda mitad del siglo XX se redescubrió gracias a las tareas agrícolas desempeñadas en sus terrenos.

CONJUNTO MONUMENTAL


CONJUNTO TERMAL




COLUMBARIO VILA-REDONA

Edificio funerario construido en el siglo II, parece que estuvo relacionado con una villa próxima, situada en la ribera izquierda del Gaià. Es de planta rectangular y está edificado con sillarejo encima de un podio decorado con arcuaciones; el cuerpo central presenta falsas pilastras dóricas y estaba cubierto con tejado a doble vertiente. Los muros interiores conservan parte del estuco original y los seis pequeños nichos u hornacinas, loculi en los que se depositaban las urnas con las cenizas de los difuntos. Recientemente ha sido objeto de importantes trabajos de restauración.


CANTERA DE EL MEDOL


El Médol es una gran hoya de más de 200 metros de longitud y una anchura de entre 10 y 40 metros, producida por la constante extracción de piedra en época romana. En el centro de la cantera se alza una aguja de piedra no excavada, lo que se conoce como la Aguja del Médol. Es una macizo apuntado de roca con una altura aproximada de 16 metros, que se encuentra situado en el centro de la explotación. Su finalidad era la de indicar el punto de partida desde el que se inició la extracción de piedra.

La piedra del Médol es una lumaquela micénica de color amarillento dorado, muy fácil de trabajar. Con ella se construyeron un gran número de los edificios romanos más importantes de Tarraco.

Desde el interior de la cantera son visibles las marcas y líneas de extracción en los cortes de roca. Además, en la parte superior se conservan, aún hoy, restos de sillares desechados y piedras a medio trabajar. Se calcula que de esta cantera se extrajeron aproximadamente un total de 50.000 m3 de piedra. Posiblemente, la cantera también fue utilizada en época medieval.

OTROS RESTOS

En diversos establecimientos comerciales se pueden visitar restos del circo como el Pulvinar o presidencia del circo, diversas bóvedas de la calle “Trinquet Vell” , y el podio del circo en la plaza de “la Font” . Pueden visitarse restos del circo en otros lugares de la Parte Alta, como en diversos comercios de la calle “Trinquet Vell”, las bóvedas de la plaza “dels Sedassos” y diversos muros de la plaza de “la Font”.

En la plaza “del Pallol”, se conservan importantes restos del foro provincial. La torre de la Antigua Audiencia, hoy facultad de derecho, era una torre gemela a la del Pretorio. Estas torres funcionaban como acceso entre el circo y la plaza del foro, conteniendo en su interior una gran escalera que permitía pasar de un edificio a otro. En la misma plaza hay otros restos pertenecientes a la plaza del foro provincial, como la bóveda “del Pallol” de características similares a las del Pretorio, y una puerta con un arco de medio punto, que era la entrada a la plaza. En el antiguo convento, situado también en la misma plaza se conserva un muro de pilastras con las mismas funciones y características que el del Pretorio.




VILLA y MAUSOLEO de CENTELLES

El mausoleo de Constantino esta situado en la ribera derecha del río Francolí a seis km de Tarragona, en la localidad de Constantí.

La villa fue fundada en el siglo II-I a.e.c. y fue destruida o abandonada dos siglos despues, pero tubo su momento de máximo esplendor en el siglo IV, en el que se inicia la construcción de una nueva planta rectangular alargada con salas de representación y un complejo termal.

Estas construcciones posteriormente fueron reutilizadas con una función distinta a la original. Algunas estancias del sector termal se utilizaron como talleres de mosaicos mientras que las salas de representación se convirtieron en mausoleo.

La parte mejor conservada de esta edificación es un macizo cúbico coronado por un cuerpo octogonal, cuyo interior forma la cúpula de una sala circular con cuatro nichos semicirculares y una cripta.



Las paredes y la cúpula del mausoleo fueron decoradas con pinturas murales y mosaicos. Los mosaicos están divididos en frisos horizontales en los que se representa diversas escenas: en la parte superior se representan 4 escenas con personas entronizadas separadas por las cuatro estaciones, escenas del antiguo testamento en medio, y escenas de caza en la parte inferior, y dos figuras no identificadas en el cenit.

Son unos mosaicos de gran riqueza y todo indica que sus constructores eran artistas extranjeros, ya que no se ha hallado ninguno paralelo en toda la península. La técnica constructiva con la que se realizó la cúpula refleja influencias orientales.

Que la sala de la cúpula sirviese de cámara sepulcral, revela que fue construida para enterrar en ella a un personaje de gran importancia. Se ha interpretado como el mausoleo del Emperador Constante, muerto el 350 en la Galia, cerca de los pirineos; pero otros investigadores hablan de la tumba de un obispo o de un miembro de la aristocracia local.