usolis4587@gmail.com

Páginas vistas en total

Seguidores

Loading...

17 jul. 2009

Llegada de los conquistadores a la Isla de Quisqueya, en 1492

Fuente consultada. La Era de Trujillo, 25 años de Historia Dominicana, por J, Marino Inchaustegui, Tomo I, Núm. 13, Impresora Dominicana, 1955, Pág. 30-36

Las capitulaciones concluidas entre los Reyes Católicos y Colón, el 17 de enero de 1992, hicieron posible la expedición que el 3 de agosto del mismo año zarpara de Palos, enfilando el océano con tres carabelas rumbo al Oeste, en busca de la vía más corta y más segura para llegar a las ricas tierras de Indias. Iniciándose así la más asombrosa empresa cuyo recuerdo guarda la historia; el descubrimiento, la conquista y la colonización de América, el Nuevo Mundo,

Lo que hoy constituye una de las cinco divisiones del planeta tierra, porción donde predominan todas las condiciones climatéricas del Universo, desde los fríos intensos hasta los extenuantes calores tropicales, en extensísimos territorios habitados por hombres que Vivian los más diversos grados de cultura,

En ese misterioso Mar de las Indias, el Mar Tenebroso, cubierto de leyendas y tradiciones, en pos de cuya orilla iba Colón, se ocultaba una isla nuestra isla, cuyo destino ondulante arrancaría desde el mismo año de 1492

El 12 de octubre del 1492, se produjo el descubrimiento de la isla de San Salvador, (Watlings Sland), el 27 de octubre a Juana (Cuba). El 5 de diciembre, el Almirante divisa en la lontananza la costa de la isla que los indios llamaban “ bohío”, donde desembarco al día siguiente, el 6 de diciembre de ese año de 1492. en un lugar próximo al promontorio que bautizó primero con el nombre de María y seguido cambio el nombre por el de puerto de San Nicolás, pues era el día de San Nicolás de Bari ( hoy llamado Mole de St. Nicolás,

Desde ese momento el destino había unido a dos a Cristóbal Colon y la Isla de la Española, como luego le llama, habrían de ir siempre junto por los sederos de la historia.

Las carabelas. Eran tres navíos: La Santa María, La Pinta Y La Niña, es el mismo orden en que generalmente se le nombra. En la Santa Maria iba Colón, aún cuando no le gustaba mucho, tenia razón pues encallo en La Española, y su dueño, Juan de la Cosa ( este no es el Juan de la Cosa, el cartógrafo que vino en el segundo viaje, este propietario de la Nao, Santa Maria, falleció en España el 25 de agosto de 1496).

La Pinta estaba confiada al mando de Martín Alonso Pinzón y luego de retornar a España nada más se supo de ella.

La pinta fue puesta bajo el mando de Vicente Yáñez Pinzón. Vino en el primer y segundo viaje, fue capitaneada en la exploración de cuba, se salvó del huracán de 1495, retornado al año siguiente a España con Colón y otros cien pasajeros. En su viaje de Cáliz a Roma fue capturada por piratas, luego recapturada por su patrón y tripulantes y pudo hacer el tercer viaje como avanzada de Colón en 1498. En 1500 estaba en Santo Domingo y en 1501 negociada a la costa de las Perlas.

La tripulación, un total de noventa personas eran los tripulantes de las tres carabelas, del modo siguientes; Santa María, 39, La Pinta, 26 y La Niña 22, tres de los tripulantes no identificados por sus nombres.

Los nombres de los 39 de la Santa María-
Cristóbal Colón, Capitán;
Juan de la Cosa, Maestre y dueño;
Peralonzo Niño, piloto;
Diego de Arana, alguacil de la flota;
Pedro Gutiérrez, repostero de los estrados del Rey;
Rodrigo Sánchez de Segovia, contador;
Luís de Torrea, interprete;
Maestre Juan Sánchez, físico o cirujano;
Chachu, Contramaestre;
Domingo de Lequitio, segundo contramaestre;
Antonio de Guéller, carpintero;
Domingo Vizcaíno, marinero y tonelero;
López, marinero y calafate;
Juan de Medina; marinero y sastre;
Diego Pérez, marino pintor;
Bartolomé Bive, marinero,
Alonso Clavijo, marinero;
Gonzalo Franco, marineo;
Juan Martínez de Acoque, marinero,
También; Juan de Mogue, marinero;
Juan de la Placa, Marinero;
Juan Ruiz de la Peña, marinero;
Bartolomé de la Torres, marinero;
Juan de Xeres, marinero;
Pedro Yzquierdo de Lepe, marinero;
Cristóbal Caro, platero y grumete;
Diego de Bermúdez, grumete,.
Alonso Chocerfo, grumete,
Rodrigo Gallego, grumete;
Así como: Diego Leal, grumete;
Pedro de Lepe, grumete;
Jácome el Rico,(genovés), grumete;
Martín de Urtubia, grumete;
Juan, grumete;
Pedro de Terreros, camarero del Capitán:
Pedro de Salcedo, paje del Capitán.

Nombre de los tripulantes de la Pinta:
Martin Alonso Pinzón, capitán;
Cristóbal Quintero, dueño, con rango de marinero;
Francisco Martín Pinzón, maestre;
Cristóbal García Sarmiento, piloto;
Juan Reynal, alguacil;
Maestre Diego, físico (cirujano o boticario;
García Fernández, camarero;
Juan Quintero de Algruta, contramaestre,
Antón Calabrés, marinero;
Francisco García Vallejo, marinero;
Álvaro Pérez, marinero;
Gil o Gutiérrez Pérez, marinero;
Diego Martín Pinzón, marinero;
Sancho de Rama, marinero;
Gómez Rascón, marinero;
Juan Rodríguez Bermejo (o Rodrigo de Triana,), marinero
Juan Vecano, marinero
Juan Verde de Triana, marinero
Pedro de Arcos. Grumete
Juan Arias, grumete
Fernando Medel, grumete
Francisco Medel, grumete
Alonso de Polos, grumete+
Pedro Tegero, grumete
Bernal, grumete y sirviente del capitán

Nombres de los tripulantes de la Niña
Vicente Yáñez Pinzón, capitán
Juan Niño, maestre y dueño
Sancho Ruiz de Gama, piloto
Maestre Alonso, físico (cirujano)
Diego Lorenzo, alguacil
Bartolomé García, contramaestre
Alonso de Morales, carpintero
Juan Arráez, marinero
Pedro Arráez, marinero
Rui García, marinero
Rodrigo Monge, marinero
Bartolomé Roldán, marinero
Juan Romero, marinero
Pedro Sánchez de Montilla, marinero
Pedro de Villa, marinero
García Alonso, grumete
Francisco de Huelva, grumete
Francisco Niño, grumete
Fernando de Triana, grumete
Miguel de Soria, grumete y sirviente del capitán

Según, Samuel Eliot Morison, en Admiral of the Ocean Sea. A Life of Christopher Columbus, Tomos II, Little. Brown and company, Boston, 1942. Probablemente en la Santa María y en La Niña faltara el nombre de un camarero en cada una de ella. Y la Niña podría tener otro marinero;

Añadiendo el historiador que se estima que en los preparativos del primer viaje se gastaron unos 2,000.000 de maravedíes. De los tesoros de la Santa Hermandad se tomaron a préstamos y luego se pagaron. 1,400.000 maravedíes. Colón invirtió 250.000, tomado préstamo de amigos y protectores y el resto o fue avanzado por Luis de Santangel o se tomó del tesoro de Aragón. Esta suma no incluye la paga, la cual ascendía a 250,000 maravedíes por mes. Señalando además Morison, que los indios de la región occidental de la isla, recibieron a Colón con las mayores muestras de amistad, pareciendo muy mansos a los españoles. Y que el Cacique Guacanagarí, le obsequio y acogió en su territorio, quizá pensando en la posibilidad de que le ayudasen a defenderse de los belicosos indígenas del centro de la isla