usolis4587@gmail.com

Páginas vistas en total

Seguidores

Loading...

29 may. 2011

Gregorio Riva el Gran Sembrador

Fuente; Leopoldo Franco Barrera, obra Gregorio Riva, El Hombre que Viabilizo el Ferrocarril, Sociedad Cultural La Progresista, Inc. Colección de Publicitaciones Bibliográficas, 2009, Cap.VII, El Sembrador, pp.45 y 45

Una compilación de Ubaldo Solís, para: www.desdelavegard.blogspot.com –www.lacomunidad.elpais.com/usolis4587 – www.lacoctelera.com/uval

Hay que recordar los esfuerzos realizados por el líder cívico y progresista Don Gregorio Riva, respecto a los rublos agrícolas, entre los cuales figura el fomento del coco en Samaná, provincia que hoy es un inmenso cocotal de una belleza única de una gran producción de copra y diversos subproductos.

Fue notorio su afán de importar semillas selectas de arroz, algodón, maíz, cacao, semillas de hortaliza, y otros más, es bueno resaltar que estos lo hacía de su propio peculio personal la que era apoyada con la distribución gratuita de esta semillas entre los agricultores interesados en los nuevo cultivos, donde incluía sus modalidades de siembra, su cultivo y la reproducción.

Esta explicaciones fueron eran difundidas a través periódico “ La Bahía de Samana”, el cual se editaba en la imprenta instalada por él en Villa Paula, siendo esta la primera imprenta en esa región ( ver El Periodismo en la Provincia de Samaná), de Francisco Sévez aparecido en El Nacional el 22 de marzo de 1940

Hay que destacar entre esos afanes divulgativos el folleto especial de 1876 dedicado por entero al “Cultivo y Beneficio del Cacao” con semillas importadas por él desde Venezuela, y que, al igual que las otras las regalaba y distribuía, e incentivaba su cultivo mediante esos folletos. Folletos éstos que han desaparecido y uno de estos se encuentra en la biblioteca del Politécnico Loyola de San Cristóbal,

El cultivo del cacao se desarrolló y ha sido fuente de riqueza para el País hasta nuestros días. A instancia de Don Gregorio se publicó, en La Gaceta de Santo Domingo, número 202 del 1877, una valiosa y pormenorizada “Memoria sobre el Tabaco en la Isla de Cuba”. La mayoría de sus iniciativas empresariales fueron formalizadas, en lo legal, por vía de un excepcional personaje de nuestra historia, como lo fue Don Federico Henríquez y Carvajal, con el cual Don Gregorio Riva, tuvo fraternos vínculos de amistad, como lo demuestra un documento testimonial que enviara una carta que enviara a Don Doroteo Rodríguez el 19 de agosto del 1927, en ocasión de la celebración de la denominada “Fiesta del Cacao”, en Moca. (La carta que Don Federico Henríquez y Carvajal, enviara a Don Doroteo Rodríguez, a la sazón Gobernador de la Provincia Espaillat, Moca)

Agosto 19 de 1927

Sr .Doroteo A. Rodríguez

Gobernador de la Provincia Espaillat, Moca)

Muy Señor Mío:

Gregorio Riva, el progresista cibaeño, fue un noble y cordial amigo mío. Yo estuve al tanto, especialmente de 1874 a 1881 de las varias empresas agrícolas y de transporte que fueron una obsesión de su espíritu y una manifestación de su patriotismo.

Escritos por mi fueron algunos de los documentos relacionados con tales proyectos: canalización del Yuna; línea férrea desde Villa Paula, así denominaba en honra de su distinguida consorte hasta La Vega o Moca; Puerto Libre en Samaná u otro punto de la espléndida y codiciada bahía; cultivo del cacao y del arroz en gran escala; explotación de los pinares de la cordillera y captación de las aguas, en saltos y cascadas, como fuerza hidráulica aplicada a industria y a servicios públicos.

Bien hace Moca en evocar la figura honesta de Gregorio Riva, cuando se dispone a celebrar la Fiesta del Cacao. Esa es su fiesta. Y hará mejor cuando, con el óbolo de los cosecheros del rico teobroma (nombre científico del cacao) y con el concurso de quienes saben de las excelencias de la vida de ese prócer civil, puedan ofrecerle a su familia huérfana de hogar, suyo como mezquina compensación de cuanto noble esfuerzo y cuanto recuerdo efectivo le dio él- el benemérito ciudadano Gregorio Riva, a esa comarca del Cibao.

Cuente con el Mío

Servidor de su justa y amigo de usted

Fed. Henríquez i Carvajal

La Gran Fiesta del Cacao, señala el autor de la obra Gregorio Riva, El Hombre que Viabilizo el Ferrocarril, en la pág. 49-50, celebrada en honor a Don Gregorio Riva, fue planificada en grande en 1927 durante el gobierno de de un mocano y un protegido suyo, Horacio Vásquez.

Para los siete días de su duración, el champán había sido traído de Francia, y los fuegos artificiales de Alemania. Era una fiesta regional. Las damas de la sociedad se habían confeccionados siete trajes, uno para cada noche de gala. Irónicamente, esa gran fiesta jamás se dio debido a un increíble incidente político de último momento.

Habiendo arribado ya Don Horacio Vázquez, a Moca, a casa de Doroteo Rodríguez, y con toda su comitiva en Moca, el Club Recreativo le envió delegados para que Don Horacio le entregara la lista de su comitiva presidencial. Se trataba de una formalidad, a fin de organizar las mesas de honor.

A poco, el Club le devolvió la lista al Presidente, pero ahora con un nombre tachado; el de Rafael Leónidas Trujillo, brigadier y jefe del ejército. Curiosamente este último gran admirador de Lilis, el acérrimo enemigo de Gregorio Riva que fuera fusilado en Moca.

Cuentan los testigos que airado, Don Horacio dio una fuerte patada en el piso, en tanto exclamaba <¡ Pues si él no va, yo tampoco”>. Y abandonó Moca con toda su comitiva. Así le pagaba Horacio a su protector. Al final el Brigadier Trujillo quedó enemistado con Moca y con todos los mocanos. Al punto de que en los años cincuenta, gobernando el mismo Trujillo, la nueva autopista Duarte fue Trazada directamente desde La Vega a Santiago saltando ostensiblemente a Moca.