usolis4587@gmail.com

Páginas vistas en total

Seguidores

Loading...

11 may. 2011

'Tarraco Viva' no es ni un parque temático ni una fiesta popular de la cultura romana

Espectáculo de gladiadores en el antiguo circo romano de Tarragona.

Vía: rtve.es | José G. Concepción | 10 de mayo de 2011

La Tarragona romana vuelve dos mil años después con el Festival romano Tarraco Viva (5-15 de mayo). Empezó en 1999 como plataforma de apoyo a la candidatura de esta ciudad a formar parte del Patrimonio de la Humanidad. En el 2000 la Unesco concedió esta distinación, que ahora comparten, con Tarragona, otras once ciudades españolas.

Con el tiempo este Festival se ha consolidado. De los 127 actos de hace tan sólo 5 años se han pasado ahora a los 488, "todos hechos por especialistas o gentes que se asesoran con los mejores conocedores del mundo y la cultura romana", asegura su director, Magí Seritjol.

"Tarraco Viva no es un parque temático. Ni una fiesta popular. Es un festival cultural, especializado en la divulgación de la historia del mundo romano", añade su director. Tarraco Viva cuesta 400.000 euros, procedentes mayoritariamente de fondos públicos. Sólo una pequeña parte de los espectáculos, unos 20, son de pago, con precios populares. La venta de entradas o de otros productos suponen el 12% ó el 13% del presupuesto. La tendencia "natural" es llegar al 20%, como ocurre en el resto de Europa.

Tarraco viva no está en Fitur

Tarraco Viva no asiste a ferias comerciales como Fitur, ni se anuncia mediante la publicidad. Recurre, por contra, a fórmulas de promoción directa, con escenificaciones de los elementos más significativos del Festival. Así se ha hecho este año en Córdoba, Valencia-Sagunto y Lérida.

En el próximo año este Tarraco Viva en Tour piensa llegar el próximo año a Madrid, Bilbao y Sevilla, sin olvidar el sur de Francia, donde está arrancando un prometedor Festival romano en Arlés.

Viaje a la Hispania romana

Tarraco Viva nos invita a un viaje por la Hispania romana sin apenas movernos de Tarragona. Nos referimos a la Feria Internacional de Ciudades, Museos y Yacimientos Arqueológicos de la Época Romana (12-15 de mayo), que cumple ya su novena edición. Participan unas 60 entidades arqueológicas y museísticas de Líbano, Italia, Portugal, Francia y hasta de la atormentada Libia por la guerra civil. Estarán en Tarragona los responsables de Leptis Magna. "Intentamos que el Patrimonio no sea sólo para los arqueólogos, sin para los ciudadanos", afirma Magí Seritjol.

En Tarragona estarán, entre otros organismos, los Foros Imperiales de Roma. Entre los invitados está la Comunidad de Murcia con nueve grandes iniciativas históricas y arqueológicas entre otras, el Museo Factoría Romana de Mazarrón, Teatro Romano de Cartagena y Museo Arqueológico de Cartagena. Murcia tiene su propia web de Arqueología y entre sus últimas decisiones está conceder la máxima protección legal,como bien de interés cultural, al yacimiento de Begastri, una ciudad íbero, romana y visigoda.

Espectáculo musical ante las murallas romanas de Tarragona.

Arqueología romana en el País Vasco

Sorprenden los Museos romanos del País Vasco. Por tercer año consecutivo acude a Tarragona un Museo poco conocido, el romano de Irún. La sociedad Arkeolán ha desenterrado la ciudad romana de Oiasi (la actual Irún). Tenía entre 12 y 15 hectáreas, con un puerto muy activo, entre los años 70 y 200 de nuestra era. Fue la salida natural de las explotaciones mineras de plata y cobre de Aiako harria. Los descubrimientos arqueólogicos están reescribiendo la historia oficial, mostrando una presencia romana en el País Vasco mucho mayor de lo que se pensaba. Ya lo decía Unamuno cuando recordaba a los vizcaitarras de su tiempo que el término "agur" (adiós) era de origen latino, "bonum augurium", latín en una lengua no romance como el vasco. La arqueología parece confirmar a Don Miguel y a sus paradojas.

La Tarragona romana

Uno de las novedades en este año es el denominado Espacio Tarraco, que nos permite conocer la la importancia de Tarraco, la ciudad de los Escipiones, única construcción monumental que se ha conservado de la época republicana, y primera ciudad romana que erigió un templo votivo en honor del divino Augusto, que visitó en dos ocasiones la ciudad de Tarraco, la primera entre los años 26-24 antes de Cristo, cuando las guerras cántabras, y la segunda, en un viaje oficial, entre el 16-13 antes de Cristo. Tarraco llegó a tener en sus tiempos de esplendor 30.000 habitantes.

En este año se pueden realizar visitas guiadas al rico patrimonio de la Tarragona romana y también a los yacimientos arqueológicos, algunos recién excavados y en estudio. Entre otros, un templo subterráneo dedicado a las ninfas acuáticas, con una gran fuente monumental, que se descubrió mientras se realizaban una obras en el centro de la ciudad.

Tarraco Viva ofrece a sus visitantes una completa relación de 2.000 habitantes de la Tarraco romana, con nombres y apellidos, y su actividad, un censo obtenido del estudio de las estelas funerarias y de la epigrafía. No eran muy diferentes a nosotros, -así lo pensamos- pese a Internet y a nuestro mundo virtual.

La vida cotidiana

Tarragona nos ofrece una inmersión en la cultura romana. Todos los espectáculos cuentan con un narrador. No hay escenificaciones ni teatro. Unas enormes pantallas nos muestran el yacimiento arqueológico concreto relacionado con esa actividad que se desarrolla ante el público.

En otros casos se ha buscado una recreación, mostrando una calle romana con sus fuentes, sus tiendas ("tabernas") y establecimientos de comida rápida y caliente (termpolios) Todo al mínimo detalle. También entraremos en una domus o una casa, con sus patios interiores, donde se hacía la vida familiar y de negocios.

Prostitución y grafitis

Hay aspectos de la vida cotidiana que son también tratados en Tarraco Viva. Nos referirmos a la prostitución, como actividad legal en el mundo romano, y los grafitis. Las paredes eran para los romanos páginas de un libro donde se expresaban los sentimientos, las emociones, los negocios y la política.

No faltarán las degustaciones de comida romana, con el famoso "garum", una salsa con restos de pescados, o el vino, mezclado con agua caliente y especias. El vino romano no se criaba en barricas de roble. Los romanos utilizaban para su envenjecimiento y transporte los recipientes cerámicos (dolium), que no proporcionaba los aromas y sabores de la madera que tienen nuestros caldos. De ahí el uso de especias y otros medios para aromatizar el vino. Un enólogo de Cariñena (Zaragona), Benito Báguena, ha recreado el vino romano, el llamado "mulsum".

El Senado romano

El día 15, coincidiendo con la clausura, llegará la recreación de una sesión del Senado republicano, huyendo de los estereotipos que nos ofrece el cine. Los espectadores asistirán a un Senado que desarrolla su actividad en un espacio pequeño en el que apenas cabían 50 de los 300 senadores. Todos permanecían de pie, y sólo los ancianos, el "princeps senatus" y los altos magistrados tenían derecho a sentarse en unas sillas plegables.

Veremos todo el ceremonial senatorial, con la entrada del cónsul y sus lictores, y las togas de los senadores y su calzado, aunque no oiremos los acalorados debates en latín."No se quiere realizar una escenificación teatral", advierte Magí Seritjol.

Una explicación sobre la compleja colocación de una toga


Los niños experimentan la historia

Los más pequeños tiene un papel protagonista. Desde el comienzo de Tarraco Viva hasta ahora han pasado por este festival más de 100.000 niños, que participan, entre otros talleres, del dedicado a los juegos romanos, no muy distintos de los actuales, muñecas, peonzas, dados. Los niños actuales también pueden emborronar una pared virtual con sus grafitis.

"Son la cantera, la Massía de la arqueología, donde se formarán los aficionados a la arqueología", señala Magí Seritjol, pensando en fórmulas que hagan más interesante y atractiva la historia más remota. "La historia nos sirve para pensar en el presente. No es un adorno cultural. Es un elemento para reflexionar, y tener elementos de reflexión y de crítica". Las palabras de Magí Seritjol es una invitación más para visitar Tarragona, que para los clásicos era sentida así:

Una ciudad que ... resulta la más agradable de todas aquellas que pueden escogerse para el descanso.
Verás en ella, oh huésped y amigo, gentes honestas, sobrias, tranquilas.

Publius Annius Florus