usolis4587@gmail.com

Páginas vistas en total

Seguidores

Loading...

17 mar. 2008

Relación Carnaval, Religión y Fiestas Patrias

Relación Carnaval, religión y Fiestas Patrias

Por Ubaldo Solís

Existe una singular relación entre festividades religiosas, la conmemoración de nuestra nacionalidad y el carnaval dominicano. Somos el único país en el globo el cual hace las celebraciones estos tres eventos muy diferentes en su contexto. Lo que nos hace un caso notable propio de la idiosincrasia del dominicano

¿A qué se debió este comportamiento?, el origen poco se ha investigado. En la nación dominicana, las fiestas del 27 de febrero y 16 de agosto, están presentes en estos actos oficiales comparsas carnavalesca. De igual forma en el parada del carnaval nacional participan las mayorías de las instituciones gubernamentales.

Coincidiendo ambas con la Cuaresma en los meses de febrero y marzo, en la misma época, para tener esta nación de tener las primacías donde coinciden en tiempo y espacio, Carnaval, Cuaresma y Efemérides Patrias

Motivaciones históricas aún no investigadas con un criterio más a fondo en la República Dominicana las fiestas patrias del 27 de febrero y 16 de agosto, se conmemoran con eventos oficiales y comparsas carnavalescos. Así como el desfile nacional del carnaval intervienen las instituciones gubernamentales

Hay tres factores que se han conjugado para la coincidencia del carnaval, cuaresma y efemérides patrias: 1ro.- el azar de la historia al caer la fecha de la Independencia en febrero y lo acerca a la cuaresma.

2do.- en el orden político, el Presidente Santana había mandado a celebrar carnaval y fecha patria en 1848 y 1853, con la finalidad de buscar apoyo popular, al igual que permitió una fiesta de toros el día de la promulgación de la Constitución en noviembre del 1844

3ro.- de orden patriótico, después de la Guerra de Restauración, en la casa de Gobierno de Madame García en Santiago, se celebró en 1867, la fiesta patria con carnaval y sus tradicionales lechones y diablos cojuelos. Y desde ese entonces se hizo hábito y costumbre celebrar fechas patrias y carnaval hasta hoy

En lo relacionado a su coincidencia con la cuaresma, el carnaval dominicano tiene antecedentes europeos de la historia antigua, medieval y moderna. Para entendidos en temas de cultura folklórica, señalan que es producto del cristianismo, fue con la cristiandad que el carnaval durante el Medioevo tuvo todo su esplendor logrando con ellos la forma básica de la cual derivan los carnavales a nivel mundial. Siendo un producto sincrético cristiano-pagano

El carnaval se extendió por Europa y luego a América y el mundo junto a la Cuaresma-Semana Santa como una moneda de dos caras indivisibles: cristianismo-paganismo,.

Desde los tiempos coloniales en la nación dominicana se realizan fiestas populares, mascaradas y carnavales para festejar grandes acontecimientos políticos (victorias militares, tratados, matrimonios, aniversarios, coronaciones) en la que participaban la burocracia oficial, la iglesia, súbditos, los estudiantes, esclavos y siervos. El pueblo cristiano no era ajeno a el carnaval

Tres de las menciones más antiguas del carnaval se registran en La Vega, y tienen relación con la participación de la feligresía en el carnaval. La primera en 1510, hace referencia a las farsas carnavalescas celebradas en ocasión de la primera misa de Bartolomé de Las Casas. La segunda, en 1514 o 1516, donde aparece el expediente contra el pendenciero, esclavista, canónigo Álvaro de Castro, acusado de amancebamiento y de jugar a moros y cristianos. La tercera, 1535, menciona penitentes y feligreses vestidos de diablos,

Si forma parte de una tradición colonial, continuada en el periodo republicano hasta nuestros días, nadie tiene el derecho a realizar modificaciones por Ley, decreto u ordenanza. Ningún Estado tiene derecho a desunir lo que el pueblo unió a través del tiempo, sin antes consultarlo, esta es una decisión que tiene que hacerla el pueblo, que realiza el carnaval,

Desconocer una información sobre un objeto de estudio en conflicto o solicitar consenso sin argumentar y persuadir es ejercer el poder al margen del saber, sin importar lo necesario que éste sea para dar sentido racional y legítimo a aquél. El orden discursivo se impone mediante el poder de las instituciones: estas deciden lo que es cierto o falso. Sin embargo, no se controla un discurso mediante su desconocimiento, sino por un cierto juego de sujeción interna y externa, mediante el criterio de verdad. “la verdad no puede enmascarar a la voluntad de saber, ignoramos la voluntad de verdad como prodigiosa máquina destinada a excluir.”. M. Foucault.

Fuentes:

Foucault Michel,. El orden del discurso, Tusquets Editores, Barcelona 1ra. Ed. 1970.

Guerrero, José G- Carnaval, Cuaresma y Fechas Patrias, Editora de Revistas, Sto. Dgo. 2003

Corniel, Zaida, Carnaval, fiestas patrias y cuaresma, Coincidencia. Revistas Rumbos, 17-32003, pág. 49

Rodríguez Demorizi Emilio Música y baile en Santo Domingo 1971

Tejeda Dagoberto, cultura popular e identidad nacional tomo II, 1999