usolis4587@gmail.com

Páginas vistas en total

Seguidores

Loading...

3 feb. 2009

El ideal de la Juventud

La juventud no es un poderío de la vida. Es un estado de espíritu
Conciente en una cierta modalidad de la voluntad, en una disposición de la imaginación, en una fuerza emocional, en una preponderancia del arrojo sobre la timidez y de la sed de aventura sobre el amor de las comodidades

No se es viejo únicamente por haber vivido cierto número de años: se es viejo cuando se abandona el ideal. Los años arrugan la piel, pero la renuncia al entusiasmo arruga el alma. El tedio, la falta de firmeza, el temor y la desesperación son los largos años que hacen bajar la cabeza y conducen lentamente el espíritu al polvo

Ser joven es conservar a los 60 y 70 años el amor de lo maravilloso, la extrañeza por las cosas llamativas y los brillantes pensamientos, el intrépido desafío a los acontecimientos, el sentido de la parte divertida y alegre de la exigencia

Sois tan joven como vuestra confianza, tan viejo como vuestra sospecha: tan joven como vuestra firmeza, tan viejo como vuestro temor: tan joven como vuestra esperanza, tan viejo como vuestra desesperación

Samuel Ullman


EL ADULADOR

El cuervo, posado en una alta rama de un árbol, tenía un queso en el pico. La zorra, que pasó por allí con hambre, empezó a halagar la vanidad del cuervo

¨Que vous étes joli! Que vous me semblez Beau!
Sans mentir, si votre remaje
Se repporre a votre plumaje vous étes le phémix de ce bois

Señor cuervo, si vuestro canto se asemeja a vuestra plumaje, sois el fénix de estos bosques. Ante tal adulación, el cuervo quiso dar las gracias a la zorra, abrió el pico y s ele cayo el queso

La taimada zorra lo tomó del suelo y le dio este consejo.

Aprended que todo adulador vive a expensa del que lo escucha.

La lección, después de todo, bien vale un pedazo del queso. En lo adelante, cuando estáis posado en la alta rama, con un queso en el pico, desoíd los halagos, sobre todo si debajo hay una zorra zalamera que os pinta como no sois y os incita a enmendarle la plana a la naturaleza, que dicho se de paso, todavía no tiene fe de erratas

Nota.
Para los políticos, funcionarios y personas de la clase humildes que van a las funciones públicas y se creen los dioses, los dueños del mundo, que tienen licencia para avasallar a los demás, en especial a los políticos y funcionarios de la República Dominicana

LA ENVIDA.


La envidia, es una enfermedad mental, que electriza el espíritu en distintas formas y sus principales manifestaciones son el Egoísmo, la Codicia y la Lujuria.

Su desenvolvimiento mental es un generador de discordia que transmite rayos misteriosos telepáticos al prójimo: por tanto el envidioso no tiene conciencia y cínicamente por ley fundamental es celoso y observador de todo lo que signifique bienestar y felicidad

El envidioso, siempre critica a los demás y vive al día de los últimos acontecimientos y su ponzoña pronto caerá sobre nosotros.

Pues nadie puede inmunizarse contra éste terrible mal que flota en el éter y siempre encuentra corazones maltitos que le dan albergue.

La envidia, es el licor de la Maldad, donde nos brindan una sonrisa y bebemos una Traición.

Digno Antonio López,
Bani, RD