usolis4587@gmail.com

Páginas vistas en total

Seguidores

Loading...

23 nov. 2008

Que regrese oportunamente Don Carlos Morales al PRSC

Que regrese oportunamente Don Carlos Morales al PRSC Por Ing. Samuel De Moya G.
Ing. Samuel De Moya G.
Soy de los miembros del PRSC incluidos en el 4.59 por ciento de los votos emitidos el 16 de mayo pasado. Y si volviera a ejercer el derecho a votar lo haría de la misma manera. Como reformista auténtico siempre sentí que mantenerme en el PRSC me colocaba más cerca de la trinchera del honor.
Fui juramentado como miembro del partido en el 1986 por el Dr. Joaquín Balaguer y soy actualmente miembro de la Comisión Ejecutiva. He tenido el privilegio de haber sido candidato a Senador por la provincia de La Vega en las elecciones del 2002 y del 2006.
Entiendo que procede una renovación de la estructura partidaria del PRSC a todos los niveles, incluyendo la Dirección Nacional. Además , en el momento oportuno debe declararse una amnistía general para permitir que los reformistas que se aventuraron explorando espacios no fecundos para germinar liderazgos, tengan la oportunidad de tener un regreso sin convulsiones. Los arrepentimientos deben aprovecharse óptimamente. Esto, siempre y cuando se cumpla con los estatutos de nuestra organización política, los cuales establecen que es incompatible la posición de miembro del partido con la de funcionario de un gobierno sustentado por una organización política diferente.
Adicionalmente, hay que hacer una salvedad: No todos los reformistas que dejaron el partido y se fueron a otra organización política o al gobierno, deben ser tildados como tránsfugas y/o buscadores de tesoros. Porque no es verdad que Don Carlos Morales Troncoso y Eduardo Estrella estén en ese plano. En el caso específico de ellos, muchas veces me he preguntado: ¿Se fueron del partido a los echamos? Y así como ellos, aunque talvez no con su linaje, aparecen otros valiosos dirigentes que hoy no están en la organización y que podrían hacer grandes aportes luego de su regreso.
Cabe precisar que al momento de declarar la amnistía hay que dejar claramente establecido quienes podrían integrarse al PRSC con su rango original, y quienes no podrían hacerlo. Y la mejor manera es permitiendo que sean las bases del partido constituidas en asamblea que lo decidan.
En el PRSC tan necesaria es la renovación como el surgimiento de un nuevo liderazgo. Un liderazgo que irradie confianza en las bases del partido y en la dirigencia media; que tenga prestigio en la colectividad nacional, dentro y fuera de nuestra organización política. Que sea sumamente prudente y que tenga capacidad gerencial. Y sobre todo, que en los últimos cuatro años no haya tomado parte activa en los conflictos internos del PRSC. Y, claro está, quien más se acerca a ese perfil para encarnar ese liderazgo es, precisamente, Don Carlos Morales Troncoso.
Es importante destacar que ciertamente, la participación del PRSC en las elecciones pasadas fue deprimente. No obstante, es injusto cargarle todo el peso de la derrota a la Dirección Nacional. Culpable somos todos. Los reformistas hemos resultado ser más que ineptos para manejar ese gran legado que nos dejó el Dr. Joaquín Balaguer, que es el PRSC; un activo valiosísimo del sistema democrático dominicano. El partido que representa el flanco conservador. El del gobierno fuerte, de respeto, eficiente, austero, promotor del desarrollo socio económico, garante de la paz social y, nacionalista.
Finalmente, hago referencia a dos párrafos de la magistral conferencia dictada por Mons. Fco. José Arnaiz, titulada Presente y Futuro del PRSC, en el encuentro con dirigentes reformistas realizado el 27 de junio del 2004:
"El Partido Reformista Social Cristiano, como partido demócrata cristiano y como alternativa muy seria a la Social Democracia y al Liberalismo, es mucho lo que puede decir y hacer . No es hora, pues, de debilitarlo, sino de fortalecerlo; no de disgregarlo, sino de concentrarlo; no de adormecerlo, sino de despertarlo; no de envejecerlo sino de rejuvenecerlo; no de aletargarlo sino de dinamizarlo; no de anquilosarlo, sino de renovarlo. No es hora de dilapidar un gran legado, sino de perpetuarlo y enriquecerlo. Para bien de la patria."
samueldemoya@hotmail.com