usolis4587@gmail.com

Páginas vistas en total

Seguidores

Loading...

2 ene. 2011

GLORIA A LOS HOMBRES DE LETRAS

La glorificacion de los hombres verdaderamente grande, une a los pueblos y armoniza a los espíritu que son capaces de comprender la gloria, a manifestado el critico colombiano Antonio Gómz Restrepo.
Exaltar la vida y obra de los poetas es un deber que se han impuesto las naciones desde la más remota antiguedad.
No sólo los estadistas ilustres, como Perecles, paradigma de las edades, sino aún los más soberbios conquistadores han despuesto su iracundia y su afán avasallador ante las figuras de los más antiguos homenajes tributados por los hombres de armas a los hombres de pensamiento es rendido por Alejandro de Macedonia al poeta Píndaro cuando el hijo de Filipo, en el lomo alígero de Bucéfalo, entra a sangre y fuego en la villa de Ginocéfalos y tan sólo deja en pie la casa del autor de los Epinicios, al tiempo que le rinde el honor de descubrirsey deponer las armas el ejército victoriosoo ante la reliquia que albergó a uno de los cerebros más preclaro de la época.
En abril de 1341 Petrarca fué coronado en Roma.
Siglo más tarde la historia recoge en sus páginas inmorgales la distinción otorgada por Napoleón a Goethe.
El acervo de las edades conserva, como en un cofre de oro, anécdotas y episodios deslumbrates en que gobernantes de varias latitudes, inflamados por la pasión del arte, han levantado arcos triunfales para coronar sienes ilustres, tocadas por la gloria.
En vez de levantar cadalsos han intentado detener el curso de la historia para ver desfilar a los poetas.
Los Reyes aman al que habla con acierto". Hizo gravar la Reina Victoria al pie del monumento erigido al novelista y orador Benjamín Distraeli.
Expresó Mussolini en cierta ocación en que el autor de " El Fuego" usaba términos impertinentes en la prensa; " D" Annunzio es como un diente cariado, si se le descuida, molesta, hace daño. Lo mejor es ponerle una corona de oro". una semanas despúes los circulos literarios de la metropoli romana vestían sus mejores gala para coronar a Gabriel D" Annunzio y proclamarle Poeta Nacional.
Solo el verbo luminoso, la palabra sincera y amable, pueden hacer más placentera la convivencia social, escribio el poeta y orador mexicano Andrés Serra Rojas. ( palabras pronunciadas por Manuel de Jesús Goico Castro, en el homenaje de Emilio Morel, en San Pedro de Macoris, y publicado en la obra Emilio Morel, Biblioteca Nacional, Sto Dgo, 20 de octubre de 1972)