usolis4587@gmail.com

Páginas vistas en total

Seguidores

Loading...

18 ene. 2011

Invulnerabilidad del vaudou

Fuente: Fragmento de la obra de Joaquín Balaguer, La Isla al Revés, Haití y el Destino Dominicano, 8va Edición Santo Domingo, 1994, Editora Corripio C por A. 1ra. Edición 25-10-1983 Pág. 205 al 207

Copilado por Ubaldo Solís

Todos los esfuerzos hechos por las autoridades del país vecino, desde Toussaint Loverture hasta Stenio Vincent para proscribir el VOUDOU,y mantener intacta la fe católica en las masas populares han resultado hasta el ahora infructuosa.

El Voudou y la magia son en Haití, un producto de la Raza, inseparable de sus esencias ancestrales. El investigador Norteamericano Michael M. Horowitz, (People and Cultures of the Caribbean, New York, 1971 Pág. 515) recalca la dualidad de la actividad adoptada por los distintos gobiernos de Haití, en lo que concierne a los ritos importados de África estrechamente unidos a la mayoría de la población a su vida religiosa “la actitud de los gobernantes haitianos hacia el Voudou han variado grandemente.

Más de un Presidente ha alterado su política con respecto al culto en el curso de su mandato Toussaint Loverture, fue un cristiano fervoroso, pero también un político astuto que utilizo el voudou, para unir a los esclavos. Sin embargo, después le declaró la guerra al culto.

Dessalines, adoptando una actitud contraria a la de sus ascendientes africanos, suprimió rudamente el culto.

Christopher, fue aún más severo, tolero solamente a un “Houngan·

Luís Sangesse, de Champache, a quien de acuerdo con la tradición, consultaba para sus asuntos personales

Petión, arrastrado por su rivalidad con contra Christopher, permitió la existencia del culto.

Boyer, actuó contra el vaudou, en 1926 pero solamente en el papel. Los primeros dirigentes de Haití, se opusieron al vaudou por razones puramente personales, indudablemente su creencia era que el vaudou, al cual había unificado a los esclavos contra sus dominadores podría producir el mismo resultado contra de ellos.

Adicionalmente, el vaudou, fue considerado como una religión inferior que había de ser repudiada, se le considero como un obstáculo para la civilización, era un engaño que debía ser erradicado. Finalmente se llegó a la conclusión de que no podía haber una religión para las masas y otra para la clase reinante.

Michael Horowits, cita a continuación la labor realizada desde el gobierno, en épocas recientes, por quienes atribuyen al vaudou la culpa del atraso cultural en que se mantiene una gran parte de la sociedad. Los sucesores inmediatos de los primeros gobernantes de la nueva República imitaron a sus predecesores.

Muchos de los Presidentes y altas autoridades políticas y secretamentales consultaban a los “houngan”, y ofrecían sacrificios mientras daban la apariencias de tomar medidas rigurosas contra en vaudou. Las leyes han sido aplicadas de acuerdo a la simpatía de la hostilidad que tiene por el culto a las autoridades locales

Durante la intervención militar norteamericana (1915-1934) los nuevos amos de Haití, se empeñaron también en desterrar el vaodou, considerando por ellos como una superstición importada por las primeras tribus de África.

Michael Horowitz, hace alusión a esta actividad de las autoridades norteamericanas de ocupación se empeñaron en hacer cumplir estrictamente la Ley y emprendieron un guerra abierta contra los Houngan, los temidos hounports, fueron destruidos y los practicantes del vaudou, fueron condenados a trabajos públicos o se les pusieron grandes multas.

Por un tiempo pareció que el vaudou había desaparecido, más tarde, sin embargo, los propios marinos empezaron a interesarse en el culto del vaudou y este volvió a florecer.

La Danza sin Sacrificio, fue inventada con el propósito de evadir la ley durante la república de Bornó (1922-1930), el vaudou sufrió un eclipse en 1930, como reacción contra las restricciones del vaudou fueron levantadas, el culto que de nuevo intensamente predicado. Más tarde bajo la República de Stenio Vincent,(1) se hizo de nuevo intento para suprimir el culto, con ese fin se expidió una ley en fecha 5 de septiembre de 1935, la cual establecía prisión de seis meses y multa de US$80.00 contra todos aquellos que fueran convictos de practicar en las ceremonias algunas. Funcionarios locales en combinación con los houngan, ignoraron las prohibiciones. Otros llegaron hasta permitir los sacrificios.

Muchas familias celebraban sus ceremonias en la privada de sus aposentos, durante los años de 1941 a 1943 tanto la iglesia católica como el gobierno de haitiano llevaron a cabo una intensa campaña contra el vaudou.

Los sacerdotes locales recibían del gobierno pequeños salarios. El nuevo Presidente Elie Lescot,(2) recibió un fuerte apoyo de la iglesia

El Dr. Alfredo Metraux del Instituto Smithoniano, decía en octubre de 1941, los santuarios del vaudou fueron abandonado tan rápidamente que al cabo de algunos meses sería imposible encontrar vestigios del culto excepto en las sesiones más remota del interior (El Vaudou Haitiano, Francia 1977, pág. 117)

Metraux, concluye diciendo como resultado final de sus investigación llevada a cabo principalmente entre la población rural de Haití. Las precisiones siguientes “hasta que mayores cambios ocurran en educación, servicios médicos y condiciones económicas, las creencias del vaudou seguirán siendo inseparables de las costumbres del campesinado haitiano. (Obra citada pág. 520)

(1)- Stenio Vincent (Puerto Príncipe, 1874-?, 1959) Político haitiano. Representante de la minoría mulata, fue secretario del Interior (1916-1917), presidente del Senado (1917) y presidente de la República (1930), en unas elecciones organizadas por los americanos. Consiguió el control del ejército, reorganizado por EE UU, y reformó la Constitución en su propio favor, con la idea de extender el período de su mandato hasta 1941. Asimismo, en 1939 impuso una ley constitucional por la que la elección presidencial recaía en el Congreso, con lo que cedió su cargo a su protegido, también pronorteamericano, Elle Lescot en 1941

(2) Elie Lescot (el 9 de diciembre de 1883 - 20 de octubre de 1974) fue presidente constitucional de Haití a partir del 15 de mayo de 1941 al 11 de enero de 1946, fecha en que fue derrocado por un golpe militar.

Lescot fue llevado en Santo-Louis-du-Norde, Haití. Él hizo presidente en 1941 cuando Sténio Vincent dimitió. Reformada la constitución de 1939, Lescot fue reelecto para un nuevo período de 6 años a contar del 15 de mayo de 1944. Él hizo que Haití participara en la Segunda Guerra Mundial en el lado de los aliados, a petición de los Estados Unidos. Debido a los problemas económicos y al descontento político, lo derrocaron en un golpe militar. Él murió casi 30 años más tarde en Laboule, Haití. Su hijo, Gérard Lescot (1914-), era también político haitiano y servido como Ministro de Asuntos Exteriores en su gobierno a partir de 1943 a 1946.

Lescot fue embajador en República Dominicana, donde desarrolló una amistad con Trujillo, quien lo convirtió en su protegido. Se dice que el dinero de Trujillo era el que compraba los votos de los legisladores haitianos. Esa asociación se mantuvo hasta 1943 cuando ambos jefes de estado se distanciaron por razones que no se conocen. Cuando más tarde Trujillo hizo pública su relación con Lescot, la dudosa popularidad del líder haitiano se cayó completamente