usolis4587@gmail.com

Páginas vistas en total

Seguidores

Loading...

13 abr. 2009

La Guacara de comedero





























La Guacara de comedero

Reproducimos integro el trabajo sobre la Guacara de Comedero, realizado por el Dr. Narciso Alberti Bosch, publicado en su obra, Apuntes para la Prehistoria de Quisquilla, ilustrada con grabados y fotografías, mapas diagramas y alfabetos primitivos. Tomo Primero (Geología y parte Descriptiva) editado por Imprenta Progreso, La Vega, República Dominicana, 1912, de 150 Págs. El cual aparece el Capitulo III

Primera parte.

Dr. Narciso Alberti Bosch, Natural de San Feliz, provincia de Gerona, España. Al año de nacido fue traído a la República Dominicana, su patria de adopción y de corazón. Vivió del ejercicio de la profesión de medico, pero la mayor afición de su espíritu estuvo concentrada en los estudios prehistóricos, en lo concerniente a los aborígenes del suelo quisqueyano. Los trabajos suyos acerca de esa árida materia, para la cual se requiere muy decidida inclinación vocacional contiene bastantes datos y observaciones metodológicamente ordenados, y constituyen nuestros más valioso aporte a la prehistoria. Dejó publicado el primer tomo de APUNTEA PARA LA PREHISTORIA DE QUISQUEYA (1912).. Quedan inéditos algunos otros estudios y apreciaciones sobre la materia.. Desempeñaba la dirección del Museo Nacional, institución de la cual fue de los indicadores en la República, cuando falleció en la ciudad de Santo Domingo (1859-1932) (Diccionario Biográfico-Histórico Dominicano, 1821-1930, Colección Historia y Sociedad No. 5, UASD. de Rufino Martínez, 1971, Vol. CLII)

Guacara, cuevas naturales o excavadas en la roca como sitio de abrigo o de ocultación.
Estas cavernas están situada en a la llegada al pie de Sierra Prieta, en el municipio de Fantino, provincia Sánchez Ramírez, en el Cibao Central de la República Dominicana,

Las cavernas están engalanadas con grabados esculpidos en la roca y por delante de ellas pasan algunos riachuelos. Todo indica que estos lugares fueron sitios de peregrinación y de devoción: que esas cavernas estaban consagradas a ciertas divinidades, servidas por comunidades que cuidaban del culto y aplicación de esas aguas, viendo aún enfrente de una de esas cavernas una piscina circular donde se bañaban los peregrinos.

Costumbre y creencia que data de los tiempos fabulosos y heroicos de la antigua Grecia y aún se conserva en algunos lugares de Europa, como en Lourdes, Vichi y tantisimas estaciones balnearias: costumbre que fue traída a América por los emigrantes prehistóricos.

Unas de estas cavernas, la primera que yo (el Dr. Alberti Bosch) visite, la que llaman Guacara del Comedero, esa es la que voy a describir en este capitulo (Cáp. III, de la obra) procurando estudiar y descifrar algunas de sus múltiples inscripciones.,

Dicha caverna está situada en una montaña aislada, que se aparta del ramal y tiene la forma de un sombrero.
Montaña que fue en un tiempo volcán, pues los habitantes del lugar aseguran haber en la parte superior un hoyo de profundidad tal, que no se le alcanza el fin (los cuentos de los lugareños de ese entonces, 1910). En las épocas de lluvias, los alrededores de esa comarca son sumamente pantanosos y tienen la misma configuración de los manglares de la costa. (en la actualidad estos terrenos son usado para pastos y hay muchas viviendas por su alrededor)

Este manantial solamente corre en tiempos de lluvias, y de las siete veces que yo es visitado la caverna lo he visto manar en dos. La parte por donde sale el manantial está adornada con bellísimos cuadros que en vano he tratado de fotografiar, (éstos grabados fueron copiados íntegramente por el Dr. Alberti Bosch, y son lo que están en la fotografía más arriba de este trabajo, como se pueden ver,). La caverna está al nivel del suelo en donde marca el barómetro metálico 20 metros de elevación sobre el nivel del mar.

La entrada tiene la forma de una tajada de melón con el vértice hacia arriba y esta llena de colmenares, circunstancia que ha impedido el que quede olvidada, pero los habitantes de aquella comarca, por aprovechar la miel han dejado un caminito a prevés del monte lo que ha hecho también que dicha caverna no haya quedado olvidada

La caverna empotrada dentro de una roca granítica, no es más que una falla y esta completamente encubierta de dibujos e inscripciones, que amanera de mosaico cubren toda la superficie: inscripciones hechas a un octavo de pulgadas, que no se ven siempre lo mismo, pues cuando hay gran humedad y la roca se cubre de una especie de limo verde, desaparecen muchísimas, pero cuando viene la seca y ese limo se seca y se desprende en forma de polvo, entonces aparecen muchísimas inscripciones que de lo contrarios difícilmente se distinguirán

Los dibujos exteriores ocupan una superficie de unos dos metros de altura por unos veinte de extensión, están hechos aprovechando las anfractuosidades de la roca como si fuesen los adornos de un vestido de señora. Si se pudiera limpiar y blanquear la peña, entonces aparecerían bellísimas tozos de escritura y ornamentación, ahora que permanecen vedados

Desde el primer golpe de vista se comprenden que no fueron los indios de la época precolombina los que hicieron este trabajo, pues en algunos parajes hay letras y signos de una exquisita factura y están hechos con toda perfección

Para el estudio de todos estos dibujos e inscripciones yo (vuelve el autor hacer referencia de su persona) lo he clasificado en siete clases: cuadros, caras, cruces, líneas, letras, figuras, de animales y de objeto determinados. Todos lo que tenga algunas nociones sobre Paleontología sabrán, que fueron las grutas los lugares escogidos por el hombre primitivo para resguardarse de la inclemencia y para adorar a la naturaleza

Las grutas fueron las primeras moradas, los primeros templos y los primeros sepulcros, los adornos, que ellas nos presentan, demuestran los esfuerzos que hizo el hombre de los primeros tiempos de la pintura, del dibujo, de la escultura y de la arquitectura, siendo nuestras modernas iglesias y suntuosas catedrales grutas artificiales donde el hombre sigue adorando a la naturaleza en el culto de diversa religiones, como sigue expresando un mismo pensamiento en diferentes idiomas.,

Las cavernas de la Guacara de Comedero, es una de las tantas cavernas-templos que se encuentran diseminadas por la superficie de la tierra, y al hacer su estudio sorprende la semejanza de sus inscripciones con las inscripciones de las otras cavernas que hay en el Antiguo Continente y que datan de la Época Neolítica (piedra pulida) y Época de Bronce

El nombre de GUACARA, este proviene de la unión de dos palabras hebreas, gua, que significa medio, centro y cara verbo fenicio que significa profundizar, grabar, adornar los edificios, por lo tanto GUACARA quiere decir CENTRO DEN GRABADOS.
1,600 años antes de Jesucristo, la América fue invadida por un pueblo predecesor de los fenicios y cartagineses, que tenía el mismo nombre CARA. (Le Vicomte Onfroy de Thoron, Les Phéniociens a L´ ile D´ Haiti Et Sur Le Continent Americain, Les Vasseaux D´ Hiram Et de Salomón Au Fleuve Des Amazones. Louvain. 1887-1889)

Careciendo de libros nacionales y datos indígenas que me pudieran servir para el estudio de estos antiguos monumentos, me he visto obligado a valerme de obras que describen monumentos similares en Europa, y en ellos leo los siguientes datos, que vienen a explicar el enigma que en si envolvían esas cavernas quisqueyanas

´´ los primeros santuarios eran cima de los montes, la sombra de la encinas como en Dodoma, o lugares consagrados por grandes círculos de piedras como en el monte Liceo, en Arcadia, o en grutas como la del Pan en el Parnaso y la de Geo en Creta.
La construcción de los primeros templos, en la isla se remonta más allá de la Epiménida.

La mayor parte de estas grutas sepulcrales de Bretaña, están colocadas de Este a Oeste, y la entrada se encuentra al levante. ¿ no es pues un sentimiento de religión en honor al dios Baal?, con respecto a esta orientación, el Dr. Closmdeuc, dice ´´ estos puede ser una reminiscencia a favor de los países de Oriente, que los celtas saludaban como comarcas benditas, donde había nacido la religión y que habían saludado ante de volver a Europa.

Como se ve en estas dos descripciones lo mismo puede aplicarse a las grutas del medio día de Europa, que a las grutas quisqueyanas. A la llegada de Colón los indios utilizaban esas cavernas como templos. Nosotros hacemos contar que a la llegada a Haití de Cristóbal Colón, él constató la existencia de cavernas y de trabajos de minas en piedras, no tendido los caribes útiles de hierro, no podían haber ejecutado esos trabajos, que debían atribuirse a los fenicios o a los Caras, pueblo anterior.




Fotos. Insertado en este articulo
1- grabado encontrado en la Guacara de comedero y copiado por el autor, ya que le fue imposible fotografiarlo
2- Dr. Narciso Alberti Bosch
3- Entada a la Guacara de Comedero
4- Otra foto de la entrada a la Guacara de Comedero
5- Lugar donde se encuentra la Guacara
6- Grabados encontrado por el autor dentro de la Guacara
7- Otros grabados encontrados en la Guacara