usolis4587@gmail.com

Páginas vistas en total

Seguidores

Loading...

18 ago. 2009

Perfil Biográfico e Histórico de Álvaro de Castro

Perfil Biográfico e Histórico de Álvaro de Castro
Álvaro de Castro, Personaje Controversial y Polémico
Primera Parte
Fuente; Discurso pronunciado en el ingreso a la Academia Dominicana de la Historia, del miembro numerario electo para el sillón E. Prof. Dr. Carlos Dobal, publicado por la Revista CLIO Núm. 144, año LVI, Enero-Diciembre 1987, Santo Domingo, Pág. 124 al 154.
E
ste personaje, uno de los más mencionados de todos los que incidieron en la ciudad de la Concepción, principalmente el nombre de Álvaro de Castro, suele ser temas de muchas discusiones en tiempo del Carnaval Vegano, ya que al verse envuelto en un asunto de índole religioso por éste realizar comparsa de moros y cristianos en fiestas de las carnestolendas
Un hombre no ordinario, contradictorio, con un bance tanto negativo como positivo, pudiendo catalogarse como extraordinario adelantado a la época en que le toco vivir, un personaje controversial en los albores de la historia dominicana, hoy nos preguntamos fue Álvaro de Castro, una especie de monje o demonio.
Es preciso juzgar a este polémico personaje siempre como producto de su época, un hombre del renacimiento inclinado hacia un cristianismo de cruda rigidez medieval, concebido bajo la fe y la crueldad con un positivismo económico, caracterizado por el mercantilismo rampante, en los albores de un mundo moderno´
Nace en la Villa de Abarca, en Palencia. Castilla La Vieja, en fecha cercana al descubrimiento de América, procedente de una familia de labradores, vasallos de Don Diego Osorio. No teniendo su familia de estirpe ni hidalguía. Labro la tierra,
Álvaro de Castro tuvo inquietudes intelectuales, siendo muy joven y calavera fue estudiante y se le conoció con nombre de “Bachiller” titulo que le quedo por todo la vida, sin habérselo ganado en ninguna institución universitaria.
Gran aficionado a la “bandurria” y a las rondas nocturnas, frecuentador de mujeres de la vida fácil y de dueña consecuentes, en el día era despensero de un canónigo de apellido Guzmán. Por medio de éste se relaciona con Pedro Suarez de Deza, quien a la postre fuera designado Obispo de la Concepción de La Vega. Pedro Suarez de Deza, era sobrino del Arzobispo de Sevilla, fray Diego de Deza, y por esta condición consiguió su obispado en la Isla Española. Fray Diego de Deza, había sido tutor del infante Juan, hijo de los Reyes Católicos, y sucesor de Torquemada como gran Inquisidor. Deza provenía de una estirpe gallega establecida en Castilla. El cual había protegido a Colón, en su búsqueda de ayuda para realizar su empresa
Como llega Álvaro de Castro, a la isla, al ser designado Obispo de la Concepción de La Vega, Pedro Suarez de Deza, lo trae como canónigo, la vida de estos dos personajes están muy ligadas. Con esa designación Pedro Suarez de Deza, pensó que iniciaba una carrera llena de peligros e inseguridades, decidiendo hacerse acompañar por una persona decidida, fuerte y ambiciosa, por lo que convenció al canónigo Guzmán para que le cediera su despensero
A pesar de su gusto por la vida bohemia, siempre estuvo inclinado a la carrera eclesiástica, siempre usaba “loba” una especie de sotana, siendo un estudiante. Esto da una luz sobre las a sorprendentes actuaciones posteriores del canónigo Álvaro de Castro, embarcado a Santo Domingo, junto con el Obispo Pedro Suarez de Deza, quien le concedió órdenes sagradas menores. Ya entre los años de 1513 a 1520 fuera ordenado sacerdote. Ofició esta ceremonia el Obispo de San Juan Puerto Rico, don Alonso Manso y a este efecto viajo Álvaro de Castro, a la isla de Borinquén
Siendo dignado por el prelado de Puerto Rico, como fiscal del Santo Oficio, y el 24 de diciembre de 1524, el Consejo Supremo d la Inquisición, al asignar sueldo a los funcionarios del Primer Tribunal del Santo Oficio, asigno al fiscal Álvaro de Castro, Deán de la Catedral de La Vega, 200 ducados de oro de sueldo. Éste sustituyo en el Santo Oficio al reverendo Marcos de Aguilar.
Ha que hacer notar que los grandes protectores de éste personaje fueron el Arzobispo de Sevilla, fray Diego de Deza y su sobrino Obispo de Palencia y de la Concepción de La Vega, Pedro Suarez de Deza,
Para el 6 de marzo de 1525, Carlos V, lo hace su capellán, en un documento que dice; “al muy reverendo señor bachiller Álvaro de Castro, Deán de la Iglesia de la Concepción de la Isla Española”. “lo reciban por nuestro Capellán para que gocéis, y os sean guardas, las honras, grandes mercedes, franquezas y prerrogativas inmunidades y las otras cosas de que gozan y se guardan a los otros nuestros capellanes”
Con el objeto de hacer conexiones comerciales con mercaderes italianos establecidos en Sevilla y de visitar la Corte para obtener prebendas, cargos y honores que le garantizarán inmunidades e impunidades convenientes a sus actividades, el canónigo Álvaro de Castro, hizo más de un viaje a España. Al retorno de algunos de estos viajes, arribó a la Isla acompañado de personal idóneo para realizar distintas labores productivas y beneficiosas. El primer viaje fue por el año de 1522, y en el 1925 en septiembre solicitó permiso para salir nuevamente a España. Otra solicitud de permiso fue por el año de 1532.
Durante los años de 1524 a 1526, fue a Castilla por segunda vez, durante este viaje visitó la Corte y recibió del rey Don Carlos, el título de Capellán de Su Majestad, el cual tenia fecha de 6 de marzo de 1525, pero ya el 6de diciembre de 1524, había establecido una capellanía en la iglesia de Santo Domingo, la capellanía fue erigida a su capellán Álvaro de Castro, en “ loor ay honor de Nuestra Señora”
El 1 de diciembre de 1531, el Cabildo Secular, de Santo Domingo, se dirige “ a la Reina y le dice: “ que el bachiller Álvaro de Castro se le hizo merced real del beneficio curado y simple de la Catedral para con sus frutos hacer en la Catedral una capilla del título de Su Majestad y fuese él Capellán Mayor de ella, pero el Obispo y los Canónigos ni le han admitido por seguir llevando dichos frutos, que llevaban más de 20 años; piden facultad para quitar a los canónigos todo lo que en este tiempo han llevado para que se pueda hacer la capilla”
Este documento arroja unas series de datos interesantes y sorprendentes. Primer lugar, lo dirige al Cabildo Secular de Santo Domingo, en fragante intromisión en cuestiones del Cabildo Eclesiástico, para favorecer al canónigo Álvaro de Castro. Segundo lugar, se dirige a la reina y no al rey. Puede pensarse que se trate de Isabel de Portugal (1503-1539), esposa del rey Carlos I, de España V y de Alemania, pues la reina doña Juana llamada La Loca, proclamada en 1504, fue sustituida por Carlos I, en 1517.
Es bueno resaltar que Álvaro de Castro, en sus acciones hacia prevalecer el político, el negociador sobre el prelado y el sacerdote, dentro de un maquiavelismo rampante, de todos los escrúpulos y controles. En 1531 el Obispo don Sebastián Ramírez de Fuenleal visitó Cotuí y al ver la riqueza de oro que tenía, promovió que se hiciese una compañía y uno de los socios fue Álvaro de Castro, canónigo tesorero de la Catedral.
Todos estos y otras cosas más, motivaron que en 1532 se iniciase un proceso contra Álvaro de Castro Clérigo-Tesorero de la Catedral de Santo Domingo (Archivo General de Indias. Justica 30, Santo Domingo, año 1532). Este proceso, incoado por amancebamiento, fue apelado ante el Rey por Álvaro de Castro, en 1533.
En la fecha que se inicio el proceso del polémico clérigo, el obispo Ramírez de Fuenleal, se encontraba en México, como presidente de la Real Audiencia en esa nación. Sebastián Ramírez de Fuenleal fue el último Obispo y el primer Arzobispo de Santo Domingo (Luís Escobal. Biografía de la Catedral Primada de las Indias. Ed. Alfa y Omega, 1977, Pág. 92).
La desmedida ambición de Álvaro de Castro, por conseguir cargos eclesiásticos lo llevó a provocar escándalos, en la Corte de Castilla. Otras muchas mañas usó el canónigo, según testigos eclesiásticos de su época, para obtener prebendas de la Iglesia. Ya que para obtener el deanazgo de La Vega, al que tuvo que renunciar después por diferencias con los canónigos “dijo que era clérigo de la Diócesis de Palencia y no canónigo de la Concepción (Fray Bartolomé de Las Casas. Obras Escogidas. Tomo III. Historia de Indias- C-2, Pág. 255)
Donde vuelve a verse cómo Álvaro de Castro, trato siempre de dirigir el Cabildo Eclesiástico mediante acuerdo del Cabildo Secular, es en el nombramiento de Hernando de Camargo o Juan Camargo, como Provisor de La Vega. El mismo Álvaro de Castro lo llevó al altar como tal dignidad. Y con él inició del “Te Deum”, con el desconcierto lógico de todos los canónigos,
El testigo Macías Montesino, apunta, en relación con el nombramiento indicado “ Desde Santo Domingo, trató Álvaro de Castro de imponer en La Vega, como Provisor, por la Real Audiencia si el voto del Cabildo de aquella Iglesia, al clérigo Hernando de Camargo. Lo hizo Provisor y lo sacó de la sacristía de dicha Iglesia con Sobrepelliz, cantando en voz alta el “ Te Deum” a la hora de la misa, estando parte del pueblo en dicha iglesia .
El canónigo Álvaro de Castro, siempre lograba lo que se proponía y para ello contaba con amigos poderosos en altas posiciones, incluyendo en la Real Audiencia y en la Corte. Otro nombramiento que obtuvo por disposición del Rey, fue el de Tesorero de la Iglesia de Santo Domingo, que lo puso en relación directa con los fondos económicos, que siempre fue su principal obsesión y empeño
El inquisidor Marcos de Aguilar, cuando partió para Nueve España (México), dejó encargados de la Comisaria de la Inquisición a Álvaro de Castro y al Comendador Mercedario Alonso de Alfaro. A quienes se le acusabas de usar la Inquisición para sacar dinero y violar los secreto de la institución.
Entres las acusaciones principalmente a Álvaro de Castro fueron:
1ro.- Que condenó a los vecinos de Santiago en nueve mil maravedís porque habían comido carne durante las cuatro témporas, que el dinero se le dio a un tal Revega, que iba a Sevilla y que ese dinero hizo aquel una obligación con una cura de Abarca, pueblo donde nació Álvaro de Castro.
2do.- Que dijo en puerto Plata, que no se podía decir misa en la iglesia de allí, porque todos estaban excomulgados por haber comido carne en Cuaresma, que para volver as decirla debían de pagar dos pesos cada persona
3ro.- Que para levantar las excomuniones y reservas de los vecinos casados de Santiago cuyas esposas estaban en Castilla, sacaba y cobraba a cada vecino, cientos de pesos (a cada diez y a otros doce por cada persona). De esto, se quejaba el párroco de Santiago y mencionado, Martin Cortes de Liaño.
4to.- Que en un caso en que se hizo preso a Gil del Pozo, por haberse echado con la hija del vecino de Santiago, Hernando López de Herrera, se violó el secreto de la Inquisición con gravísimo escándalo
5to.- Que fue castigada excesivamente Ana de Rivera, con cincuenta azotes y la pasearon en un asno por la villa de Santiago, con la lengua amordazada, pues ella misma, ingenuamente se acuso de blasfemias. Ella era una mujer casada y cristiana vieja. Recogía peregrinos en su casa. Pero era considerada mujer de amores. Ana de Rivera decía ´´ pecadora de mí que no se como me han hecho esto, cuando yo había ido a decir mi pecado en tiempo de gracia´´
6to.-Que el Chantre de la Concepción de La Vega, Millán Gutiérrez, fue a Santo Domingo, a nombre de su iglesia a denunciar que Álvaro de Castro, no era Juez ni Inquisidor y que en voz de tal, agraviada a todos en la Concepción. Esto enfureció a Álvaro de Castro, quien invocando su condición de Fiscal de la Inquisición prendió a Chantre y lo descomulgo, a causa de lo cual murió el pobre hombre.
Por este escándalo, el canónigo Cristóbal de Deza, sobrino del Obispo, en calidad de Provisor nombrado por el Cabildo Eclesiástico, sede vacante prendió a Álvaro de Castro, dándole por prisión su casa so pena de excomunión y de mil pesos de multa para obra de la iglesia, si salía de su casa, por sus pies… Álvaro de Castro, se hizo sacar en las espaldas de sus negros de confianza para no violar la orden y no salir por sus pies. Y huyo a Santo Domingo, donde volvió con un acuerdo de la Audiencia Nombrado Provisor al Clérigo Hernando o Juan de Camargo.