usolis4587@gmail.com

Páginas vistas en total

Seguidores

Loading...

17 abr. 2011

La Guardia Civil las ha encontrado en un domicilio de Alicante y, de confirmarse su autenticidad, pertenecerían al legado de Muñoz Ramonet

ABC / MADRID



La Guardia Civil ha recuperado en un domicilio de Alicante dos obras («La Anunciación» de El Greco y «La Aparición de la Virgen del Pilar» de Francisco de Goya) desaparecidas desde finales de los años 90 y que presuntamente pertenecen al legado del industrial Julio Muñoz Ramonet, que dejó en herencia su patrimonio al Ayuntamiento de Barcelona, según informa EFE citando fuentes de la benemérita.

Las dos pinturas, dos óleos sobre lienzo pintados en 1570 la del Greco y en 1775 la de Goya, formaron parte de varias exposiciones internacionales y sus propietarios denunciaron su desaparición a su regreso a España. A raíz de la denuncia, el Grupo de Patrimonio Histórico de la Guardia Civil incluyó las fotografías de las pinturas en las bases de datos de obras de arte sustraídas, tanto de carácter internacional como las gestionadas por el instituto armado español, para dar a conocer a todos los cuerpos policiales la desaparición de ambos cuadros y dificultar su comercialización. El pasado mes de octubre los investigadores tuvieron conocimiento de la posible venta de las dos pinturas, lo que aceleró las pesquisas y permitió localizar las dos obras en un domicilio particular de la provincia de Alicante.

Fuentes del Ayuntamiento de Barcelona han confirmado a EFE que tienen conocimiento de la recuperación de las dos obras de arte y que, de confirmarse su autenticidad, pertenecen al legado de Muñoz Ramonet, que reclamará su propiedad. De hecho, las mismas fuentes han confirmado que el Ayuntamiento de Barcelona, al que el acaudalado industrial legó su patrimonio, no dispone de un inventario detallado de todas las obras de arte que albergaba Muñoz Ramonet en su palacete de la calle Muntaner, cuyo edificio y todo su contenido dejó en herencia al consistorio.

Una sentencia de la Audiencia de Barcelona de febrero de 2009 concedió al ayuntamiento la propiedad del legado patrimonial de la valiosa colección de obras de arte del empresario, pero esta sentencia está recurrida en casación por la familia el empresario, que también reclama la herencia, por lo que el pleito sigue sin resolverse. Siguiendo las directrices del testamento del industrial, el ayuntamiento creó en 1995 la Fundación Privada Julio Muñoz Ramonet con el fin de conservar y difundir su patrimonio cultural, entre el que estaban catalogados los dos cuadros ahora recuperados por la Guardia Civil así como una amplia colección de mobiliario antiguo.

La conservación del legado

Muñoz Ramonet, que murió en Suiza en 1991, dispuso en su testamento que dejaba a la ciudad dos fincas de su propiedad, el palacete situado en el número 282 de la calle Muntaner y otro en la calle Avenir 26, incluyendo todo su contenido. La única condición que puso el empresario fue que el ayuntamiento velara por la preservación, conservación y mantenimiento del legado, razón por la que el consistorio creó en 1995 la fundación privada Julio Muñoz Ramonet.

La validez del testamento, que cuestiona la familia del industrial, ha sido ratificada en varias sentencias, la primera la de un juzgado de Suiza en 2001, la segunda la del juzgado de primera instancia e instrucción número 1 de Barcelona en 2007, y la última un fallo de la Audiencia de Barcelona, de 30 de enero de 2009, que ratificó las anteriores. Sin embargo, la familia de Muñoz Ramonet siempre ha presentado recursos, por lo que el ayuntamiento aún no ha podido tomar posesión del legado del industrial y ni siquiera conoce con detalle el catálogo de objetos que estaban depositados en las dos fincas legadas.