usolis4587@gmail.com

Páginas vistas en total

Seguidores

Loading...

20 abr. 2011


Otro Hidalgo

Los Gobiernos han de luchar conjuntamente contra el tráfico de bienes culturales



Figura tallada en madera del Museo de Arte Precolombino (Qusco, Perú)

Ante las diferentes legislaciones que en materia de patrimonio cultural tienen los diversos países del mundo, es mediante acuerdos bilaterales y la voluntad de los gobiernos de cada nación, como ha sido posible que México recupere sus bienes culturales arqueológicos e históricos que han sido sustraídos ilegalmente, "una labor que conlleva años de gestiones". Así lo señaló María Villarreal, coordinadora nacional de Asuntos Jurídicos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH-Conaculta), durante su participación en el último panel del Primer Seminario Iberoamericano de Periodismo y Patrimonio Cultural, llevado a cabo en Palenque, Chiapas, sobre el tema El tráfico ilícito de bienes culturales.
En el foro en que se dieron cita periodistas y gestores del patrimonio cultural de diez países de Iberoamérica, la especialista anunció que este viernes en Alemania, México recibió un lote de 49 piezas prehispánicas por parte del estado germano de Hessen, tras más de un lustro de gestiones para la repatriación de estos bienes prehispánicos que fueron sustraídos ilegalmente, e incautados en esa nación en 2004.
Indicó que esta devolución de objetos arqueológicos, que llegarán a México, es producto de la continuidad y persistencia del país en las gestiones para el retorno de estos bienes, además es un ejemplo de los resultados que se pueden alcanzar a partir de la buena voluntad de los gobiernos y de los acuerdos bilaterales establecidos, en la lucha por la recuperación del patrimonio cultural precolombino extraído ilegalmente de México.
Durante su participación la abogada del INAH explicó que en el caso de la Ley Federal sobre Zonas y Monumentos Arqueológicos, Artístico e Históricos, se establece de manera muy clara que todo el patrimonio prehispánico es propiedad de la nación mexicana, a diferencias de la de otros países en los que se faculta la independencia del régimen de propiedad privada.
En su presentación, la especialista del INAH dijo que el tema jurídico es muy complejo y difícil de traducir en un mensaje sencillo, que permita a los medios de comunicación y la ciudadanía entender lo que se puede y no se puede hacer. Así mismo, explicó que este tipo de trámites legales son largos, lo que muchas veces se interpreta como una inactividad o denota poco interés por parte de las instancias encargadas de su conservación.
Dar rostro a traficantes del patrimonio, papel del periodismo cultural
En su intervención, el periodista Julio Aguilar, del diario El Universal (México) y autor de diversos reportajes referentes al tráfico ilícito que realiza desde hace varios años, destacó la importancia que puede cobrar el periodismo cultural en esta tarea, en tanto que a través de reportajes de investigación puede ser el actor que de rostro a los traficantes de arte prehispánico y antigüedades.
Dijo que si bien el tráfico de patrimonio no es el tema más importante del periodismo cultural, sí el más "taquillero", las notas y reportajes acerca del tema, es como "la nota roja del periodismo cultural".
"Un robo, un traficante captado con las manos en una pieza de arte sacro o precolombino, o la devolución de un lote de piezas mesoamericanas o de antigüedades, son noticias que pueden llegar a la portada de cualquier diario. Pero a pesar de lo que se ha publicado, las grandes historias sobre el tráfico de bienes culturales con todos sus detalles aún no han sido escritas; investigar a conciencia este suceso es un gran pendiente de nuestro periodismo cultural, en tanto que es reflejo de los grandes problemas que hoy afectan a México".
Saqueo del patrimonio cultural en Estados Unidos
Para entender esta complicada red que entreteje saqueo, robo y tráfico de bienes culturales, Todd Swain, del Servicio de Parques Nacionales de Estados Unidos, el único agente en ese país dedicado a la averiguación de estos delitos, dio un panorama de lo que sucede dentro y fuera de su país.
En un esfuerzo por brindar una cifra aproximada sobre los incidentes de saqueo que suceden en la Unión Americana, señaló que éstos podrían ascender a cuatro mil al año en los 260 millones de acres (más de 105 millones de ha), de cuya extensión sólo 10% ha sido investigada por arqueólogos y sobre la cual sólo es posible aplicar las leyes que esa nación tiene en la materia de protección de bienes arqueológicos.
Abundó que a diferencia de leyes como la mexicana, que definen a los bienes culturales como patrimonio nacional, las de Estados Unidos "tienen un fuerte sentido respecto a la propiedad privada"; de manera que la defensa de estos testimonios sólo puede darse en 30% del territorio estadunidense que es propiedad federal, y el 70% restante está desprotegido.
En relación con la repatriación de piezas que salieron de México hacia Estados Unidos con fines de lucro, destacó que se realizaron incautaciones entre 1999 y 2004, así como en 2008, lográndose rescatar 21 objetos de valor patrimonial; un número pequeño ante un tráfico que tiene amplias formas de encontrar comprador, incluyendo la falsificación de cédulas para su venta vía mercados virtuales en la Internet.
Todd Swain concluyó que es necesario que un mayor número de países hagan reformas a sus leyes a fin de subsanar los "huecos" legales que dejan desprotegida una herencia que debería ser de todos; así como contratar más personal para la supervisión de yacimientos arqueológicos y en el seguimiento de los casos, ejemplificando que las agencias estadunidenses que tienen alguna competencia en el tema, tienen menos de 500 expertos, y sólo uno (él) aborda este problema.
El Primer Seminario Iberoamericano de Periodismo y Patrimonio Cultural estuvo organizado por el INAH, en sociedad con la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI) y la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), a través del Programa Acerca y el Centro Cultural de España en México, así como por la agencias Notimex, Google México y el Instituto de Patrimonio Cultural de España.