usolis4587@gmail.com

Páginas vistas en total

Seguidores

Loading...

17 jun. 2011

Hipólito: “El que no pueda que no hable, pero aquí se hablará de corrupción”

Llama simuladores y mentirosos al presidente Leonel Fernández y a los dirigentes del PLD y afirma que sacaría a las 141 botellas designadas en este gobierno para darles oportunidades a los jóvenes

Hipólito: “El que no pueda que no hable, pero aquí se hablará de corrupción”
Hipólito Mejía, candidato presidencial del PRD Servicios de Acento.com.do/César de la Cruz

SANTO DOMINGO, República Dominicana.- Hipólito Mejía lo tiene claro. Para él la gente se siente indignada por la corrupción en la presente administración gubernamental y entiende que quien aspire a la presidencia por el PLD debe estar dispuesto a debatir el tema de la corrupción. Así lo hizo saber a los estudiantes de periodismo de la Universidad Católica Santo Domingo, con quienes compartió en una tertulia sobre desarrollo humano.

El tema de la corrupción se va a debatir en esta campaña, si señor, y habrá que llevarlo a los tribunales. No es posible seguir por estos derroteros. El que no pueda que no hable de eso, pero yo si hablaré de corrupción. Hay una crisis. Tiene que haber un gobierno sin francachela, sin despilfarro, sin dispendio”, dijo en respuesta a la pregunta de un estudiante sobre la estrategia de campaña que seguiría luego de la elección de Danilo Medina como candidato oficial del PLD.

Pero no se quedó ahí. Dijo que Leonel Fernández, con su reciente salida al Medio Oriente, lo que está haciendo es salir huyendo a los problemas del país. Dijo que aprendió desde muy pequeño a ponerle el frente a los problemas, y que para tomar decisiones no le tiembla el pulso. Y que reconoce haberse equivocado, porque toda persona tiene derecho al error, pero que entre los políticos él es el único que ha reconocido sus errores.

Reconoce que metió la pata con la reelección

“Yo soy el único que he dicho que metí la pata. Yo lo dije muy claro. Ahora pienso que la maldita reelección es una desgracia nacional. Porque tenemos el síndrome de Trujillo. Esa reelección en este país no es buena. Aquí no es buena. Esa fue una metida de pata que yo cometí. Yo aprendí a darle el frente a los problemas, yo no pospongo las decisiones. Soy diferente a Leonel, que se mandó ahora para el Medio Oriente, huyéndole a los problemas. ¡No se vaya para allá, quédese aquí dándole el frente a los problemas!. Con esos viajes Leonel está gastando dinero más de la cuenta”, dijo el candidato presidencial del Partido Revolucionario Dominicano.

Hipólito Mejía habló con los estudiantes, respondió a todas sus preguntas, hizo cuentos y habló de su experiencia como presidente de la República. Se refirió a la realidad actual y se mostró indignado por algunos de los problemas más urgentes, a los cuales el gobierno, dijo, no le ha dado la cara.

Ganará las elecciones del 2012

“Esto hay que cambiarlo. Esto necesita una reingeniería firme, con coraje, con decisión. No estamos bien, andamos mal, muy mal”, fueron algunas de sus expresiones más socorridas. Cuando le preguntaron a quién prefería enfrentarse como candidato del PLD, fue claro en que cualquiera que sea será una batalla política de trascendencia.

“Yo no tengo ningún problema con el que sea candidato del PLD. Yo quería a Franklin o a Félix Bautista, pero no es posible. Ahora, yo le digo que me voy a tirar a Leonelito, a Danilito, a Margarita, a mi pariente Domínguez Brito. El slogan de Llegó Papá pegó, pero el Llegó Mamá no pegó. Si hubiera elecciones hoy, yo saco 60%. Yo voy a hacer lo que sea necesario, pero les aseguro que voy a ganar las elecciones”.

Fue duro en sus críticas a Leonel Fernández, a quien definió como simulador y mentiroso, y dijo que en este gobierno la francachela se ha impuesto en beneficio de los dirigentes del PLD y en perjuicio del pueblo llano.

Acabará la simulación y el engaño

“Conmigo se acabó la simulación y el engaño. Esa época pasó. Nos jartamos de simuladores y mentirosos, que dicen una cosa hoy y otra mañana, haciendo daño a la sociedad. Eso no puede seguir. Aquí no hay bobos, aquí los embustes se acabaron”, dijo Mejía en relación a los dirigentes del PLD que gobiernan.

“Hay mucha corrupción y hay que acabar con eso. Tú no puedes seguir incentivando que 25 tipos se roben medio país o un cuarto del país. Esto hay que cambiarlo. Yo no tengo que garantizar a nadie que esté en negocios dolosos y en componendas con el narcotráfico. El que tenga problemas que pague, y si de los míos hay quienes tienen problemas que paguen también”, declaró Mejía ante un auditorio que constantemente le aplaudió.

“Aquí hay que dar un ejemplo con gente que se ha excedido. Las leyes deben castigar los errores y barbaridades que se cometen. Yo soy de opinión que el paquetazo debe penalizar los vicios. Hay muchos problemas en los barrios grandes y en los pueblos pequeños. Las drogas están provocando un terrible mal al país”, dijo Mejía.

Seguirá siendo extrovertido, pero no pagará a los periodistas

Le preguntaron sobre su cambio de estrategia, que ahora es más cauto y habla menos con los medios de comunicación, y si eso obedece a consejos de sus asesores. La respuesta fue la siguiente:

“Nací extrovertido y sigo siendo extrovertido. Tendré que reflexionar sobre las relaciones con la prensa. Yo gastaba 23 millones mensuales y ahora se gastan 700. Voy a tener que mejorar. Lo que yo no haré será pagar. Lo que yo no haré será hablar demasiado ni dar respuestas inadecuadas. Mejoraremos un poco, hablaré con Kabito (Bonaparte Gautreaux Piñeyro, periodista) para que me aconseje.

Le preguntaron quién es el líder que más admira en el continente latinoamericano, y la respuesta fue elocuente: Luis Ignacio Lula Da Silva, ex presidente de Brasil.

Si pudiera tener un nuevo hijo, que ya no puedo, me gustaría que fuera como Lula. Extraordinario, fue un obrero metalúrgico y llegó a la presidencia de Brasil y transformó ese país. Brasil es un ejemplo espectacular, en producción, reducción de la pobreza, exportación, manejo del medioambiente. Ese país creció en el campo de la ganadería 10 veces el tamaño que tenía”. Hizo varios cuentos de sus diálogos y discusiones con Lula y el ex presidente de Brasil Fernando Enrique Cardoso.

Orgulloso de su gobierno

Le preguntaron que medidas tomó para mejorar el desarrollo humano durante su gobierno, y mencionó la elaboración, aprobación y puesta en marcha de la Ley de Seguridad Social, la decisión de llevar a prisión algunos funcionarios corruptos, la creación de los ministerios de la Juventud, de la Mujer y Medio ambiente, la descentralización del gasto para el interior del país, el respeto a los adversarios. “Yo nunca compré a ningún reformista. Yo no les permití a mis hijos ni a mi familia irrespetar a nadie. Mis hijos no andaban dando galletas en la calle. Y me enorgullezco de que yo no maté ni robé”, dijo generando un aplauso de los estudiantes.

Desarrollo Humano: una cuestión de poder.

Ese fue el título de la tertulia con Hipólito Mejía. Los estudiantes de periodismo de la UCSD debatieron y gozaron ampliamente con las palabras de Mejía, quien mantiene una excelente capacidad para establecer empatía con los jóvenes. Tertulia se convirtió en un intercambio de ideas, según los conductores de la tertulia, Cinthia Salazar y Livio Encarnación.

“He sido, soy y seré optimismo. Yo creó en los destinos de la República Dominicana, pese a los pésimos indicadores que tenemos en los índices de desarrollo humano”. Así comenzó el diálogo de Mejía con los jóvenes. Habló de educación y de agricultura, y de muchos otros temas.

Priorizar la educación

“El tema de la educación es fundamental para el desarrollo. Cuando países amigos nos dicen que estamos en el sótano en términos de educación, usted tiene que reconocerlo. Sin lugar a dudas la vía, el método más expedito para salir de la pobreza es la educación. Ustedes, los jóvenes y la sociedad civil le han ganado la batalla a este gobierno con el famoso presupuesto de educación y el 4% del PIB, independientemente de que las autoridades del gobierno no lo hayan querido reconocer”, dijo.

Y Siguió reflexionando sobre la campaña por una educación digna. “A todos nos han puesto a pensar en ese orden y a firmar el compromiso de aportar los recursos para la educación. Lo que hay que hacer es dedicar recursos con apoyo político a lo más importante de todo país, que es su recurso humano, su gente, como lo han demostrado los grandes países, como Japón y ahora lo está demostrando China, Taiwán, Suiza. Esos países han preparado y capacitado a su gente”.

Y siguió su disertación. “En mi área, que ustedes saben que es la producción agrícola, yo a veces me siento avergonzado. La producción alimentaria del país. Yo luché para que hiciéramos un gran centro de mayoristas, y han pasado 10 años y no hemos hecho nada. Acabamos de hacer un diagnóstico y nos indica que hay seis problemas graves en el país: el costo de la vida, la inseguridad y la corrupción, están en los tres primeros lugares”.

Sus prioridades para el período 2012-2016

Mejía dijo que el país tiene grandes problemas. El primero es la educación, también la salud, el empleo, el cuidado del medioambiente. “El alto costo de la vida lacera al país, es una calamidad. Pero hay una crisis que mucha gente no la percibe, pero hay que mencionarla. Hablar mentira es una virtud para algunos, es un problema tan grave como los apagones”, dijo.

Fue insistente en cómo los funcionarios mienten y nada pasa. “Hay falta de vergüenza, despilfarro a todas luces. Lo que no te corresponde, desbarátalo, parece ser el lema. Eso es lo que está pasando. Yo no estaba decidido a echarme este muerto encima, pero finalmente lo he asumido, como lo asumí la primera vez. Y defiendo mis actuaciones y lo que hice. Y me río a veces cuando vienen tres gorilas a hablarme del problema de los bancos. Estoy decidido a echar ese pleito y defender con honradez todo lo que hice. No le tengo miedo, hay que darle el frente”.

Dijo que la inseguridad ciudadana tiene que preocupar a todos. “Y lo vamos a resolver, tenemos planes ya, pero no con el mágico tiro (para matar a los supuestos delincuentes). Los problemas son difíciles, pero hay forma de hacerle frente. Incluso es fácil, porque si yo no robé ni maté, ni dispendié, yo puedo hacerlo bien otra vez. Ni me bebí el país. Yo pienso que en esta época, en esta crisis de enfoque y de conceptualización, habrá que llegar a una fórmula práctica de salir bien, con mi partido, que es democrático”.

Dijo que la corrupción y la mentira se han entronizado en la sociedad. “Esto ha hecho metástasis en la sociedad dominicana. El 50% de los jóvenes graduados no tiene empleos. Y en Santiago es un poco más alto ese porcentaje. Hay que pensar en el ser humano, hay que premiar el talento, y las posiciones más importantes en el gobierno hay que ponerlas en manos de esos talentos”, declaró.

Dijo que los países civilizados premian el trabajo y la disciplina y penalizan el desorden y la corrupción. “El país necesariamente tiene que poner las cosas claras, con reglas que beneficien el talento humano. Hay que buscar financiamiento y facilidades a quienes desean desarrollarse. Si usted tiene turismo debe buscar la forma de alimentar a los turistas, con frutos locales. Yo botaría las 141 botellas del PLD y pondría a trabajar a los jóvenes”. Esta afirmación generó un aplauso de los estudiantes.

“Yo financiaría a los jóvenes, las pequeñas empresas. Replantearía el bono solidaridad para darle a los que no tienen botellas, para que llegue a los que no han llegado, con un plan serio, sin politiquería: no podría ser igual. Es un privilegio irritante pagarle a un tipo que se beba el dinero en cervezas. Tampoco le pagaría los 700 millones que se pagan a comunicadores. Por lo menos me ahorraría 500 millones, y solo les pagaría 200 millones, para patrocinar a unos pendejos que me defiendan la parte conceptual. Hay que aplicar las leyes. Yo descentralizaría el gasto público. La gente de Dajabón y Jimaní tienen derechos también, como los de la capital”.

Contra el metro de Leonel

Sobre el metro dijo que no es una obra prioritaria. “Lo que yo no haría es un metro. 90 mil millones de pesos en un metro. Yo no se si eso es desarrollo humano. Con esos millones yo reproduciría 800 diandinitos en el país. No sabemos lo que cuesta, finalmente, el metro. Además, esto implica un aspecto moral. La gente dice que no quiere que yo diga esto: Mis hijos fueron en un motor y a pie a formarse, pero yo fui a caballo a la escuela”.

Hipólito Mejía dijo que al país le hace falta decisión política y humildad. “Eso de llevar caviar a los funcionarios hay que cambiarlo. Hay que hacer un plan de nación y darle seguimiento, del mismo modo que lo hacen las empresas privadas. En educación, en salud, en el cobro de los servicios, hay que planificar y supervisar las tareas de las instituciones públicas”.