usolis4587@gmail.com

Páginas vistas en total

Seguidores

Loading...

2 nov. 2011

Confirman multietnicidad de la Ciudad de los Dioses, Teotihuacan


Percha

Confirman multietnicidad de la Ciudad de los Dioses, Teotihuacan

El barrio de Teopancazco, al sureste de la antigua urbe, fue habitado por gente de la costa del Golfo.


La procedencia de los antiguos habitantes del barrio de Teopancazco, cuyos vestigios se ubican al sureste de la antigua urbe de Teotihuacan, fue revelada a través de estudios de antropología física y evidencias arqueológicas, que arrojaron que se trató de migrantes de la costa del Golfo de México, posiblemente de lo que hoy es Veracruz, quienes habitaron en la Ciudad de los Dioses entre 150 y 600 d.C.
  
A partir de análisis de paleodieta y estroncio —que permiten determinar el hábitat en que se desarrollaron los individuos—, realizados a los restos óseos de más de 40 de los 117 entierros descubiertos en ese sitio, se determinó que se trató de personas de procedencia foránea, migrantes de diferentes latitudes provenientes de la costa del Golfo de México, aunque otro tanto  también mostraban características locales que los ubican como nativos de Teotihuacan, lo que confirma el carácter multiétnico de esta ciudad prehispánica, donde habitaron diversos grupos provenientes de lo que actualmente es Oaxaca, Michoacán y Veracruz.

Así lo dio a conocer la arqueóloga Linda Manzanilla, del Instituto de Investigaciones Antropológicas de la UNAM, durante su participación en la 5ª Mesa Redonda dedicada a esta antigua civilización, que concluyó con la entrega del Premio Teotihuacan, donde además señaló que mediante el estudio de restos de instrumentos para costura, figurillas de cerámica y pinturas murales hallados en Tepancazco, también se ha establecido que éste fue un barrio artesanal donde se elaboraban los atuendos de la elite, particularmente de las clases sacerdotal y militar.

En el foro académico, organizado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH-Conaculta), la investigadora indicó que los estudios de antropología física fueron aplicados a esmalte, colágeno y huesos de los esqueletos hallados en diversas etapas de exploración arqueológica, efectuadas de 1997 a 2005. Los análisis se llevan a cabo de manera interinstitucional, con la participación de expertos de los institutos de Geología, Geofísica y Física de la UNAM, del INAH, el Centro de Investigación y Estudios Avanzados (Cinvestav-Irapuato), y el Instituto Politécnico Nacional.

Linda Manzanilla Indicó que la procedencia costera de quienes habitaron ese sector de la antigua ciudad (hoy San Sebastian Xolalopan), también se ha deducido a través de las costumbres funerarias.“Frente al hecho de que los teotihuacanos generalmente enterraban a sus muertos en fosas bajo los pisos de sus viviendas, en Teopancazco se hallaron entierros inusitados de varios individuos masculinos decapitados y dispuestos cada uno en vasijas tapadas y cubiertas con cinabrio, ritual del que sólo tiene precedente en Cerro de las Mesas, Veracruz”. 

Al presentar los avances del proyecto Teotihuacan, elite y gobierno. Excavaciones en Xalla y Teopancazco, la arqueóloga señaló que mediante dicha serie de estudios se llegó a la conclusión de que el conjunto habitacional de Teopancazco, donde se han localizado los restos de 160 viviendas, estuvo ocupado de 150 al 600 d.C. por población local, así como foránea que llegó del área de la Costa del Golfo.

“Teopancazco pudo haber fungido como un centro independiente y artesanal dedicado a la producción de atavíos de las élites. Aquí predominaron las actividades de sastrería, según la evidencia encontrada en el sitio, que va desde instrumentos de hueso como agujas para unir telas de algodón, herramienta para trabajar cuero y pieles y leznas (instrumento para hacer agujeros y coser); hasta botones de concha y cerámica, colorantes para telas y plumas y pieles para bordar o coser”.

Asimismo, dijo, se encontraron muchas especies de moluscos provenientes tanto del Golfo de México, como del Pacífico y del Caribe, además de caparazones de tortuga y armadillo, así como restos de cocodrilos y pinzas de cangrejo que pudieron formar parte de los trajes, atavíos y tocados que elaboraban.

“Lo anterior nos sugiere que en Teopancazco se manufacturaban los trajes y tocados de sacerdotes y militares, como los que se muestran en los murales y figurillas del lugar”, puntualizó la especialista al abundar que a partir del análisis de figurillas de cerámica encontradas en el sitio —con representaciones de ancianos, mujeres, jugadores de pelota y militares—, se ha podido determinar cómo eran algunos de los tocados y vestimentas que se confeccionaban, por ejemplo, armaduras rellenas de plumas o algodón, o pectorales construidos con diversas conchas.

La investigadora Linda Manzanilla refirió que la antigua Ciudad de los Dioses tenía multietnicidad en el área de la periferia, integrada por gente común dedicada a actividades artesanales como alfarería, sastrería, estucadores, talladores de obsidiana, cerámica, lítica tallada y pulida y lapidaria, entre otras, de donde la elite media —conformada por sacerdotes y militares que regían los barrios-—, linajes poderosos y casas nobles de la ciudad obtenían diversos productos.

“Teotihuacan representa un reto intelectual por su heterogeneidad y complejidad por ser a la vez centro de manufacturas y movimientos de bienes; capital de un Estado con estrategia corporativa, y que tuvo una compleja trama de grupos sociales y étnicos entrelazados por actividades comunes como rituales y ceremonias. Además fue un sitio sagrado, un asentamiento estratégico en cuanto a recursos como la obsidiana, en fin, un escenario mesoamericano único del cual nos falta muchísimo por desentrañar y conocer”, concluyó Linda Manzanilla.

Mario ValdezComentario por Mario Valdez Hace 21 horas
Hago el primer comentario : desde hace años se sospechaba de la presencia de numerosos pueblos en la fundación de la ciudad de los dioses. No recuerdo en que grabado o pintura maya (la ciudad no la recuerdo)se presenta la invasión de "norteños" provenientes del valle de México que al convertirse en gobernantes forman alianzas matrimoniales con los mayas. Menciono algo en particular , no recuerdo si los huaxtecos son mencionados como provenientes de la zona maya o los totonacas , pero las invasiones nahuas dejaron poca evidencia de la relación antigua entre la zona maya y teotihuacan.Por eso los aztecas eran vistos con desprecio por los habitantes del valle de México : los acolhuas, otomies y otros nahuas , junto a los pueblos de la periferia se consideraban verdaderos herederos de la ciudad de los dioses . Tal vez después de todo tenían razón : fue una verdadera ciudad cosmopolita habitada por poblaciones de toda mesoamérica. Pero queda una duda , si hablaban diversas lenguas ,¿cuál era su lengua franca?. ¿O a qué etnia pertenecía la élite local?. Apuesto lo que sea a que la élite era de origen maya, esto explicaría el enfrentamiento entre la tradición cultural vinculada a Kulkulkan-quetzalcoatl , el dios de la tradición antigua por un lado, y la nueva  religión que  adoraba a los dioses de la guerra o la caza : algo impuesto por los aztecas mediante su dios tutelar Huitzilpochtli  , un dios guerrero traído del norte de México , un dios nómada y a los ojos de los antiguos pobladores del valle "barbaro".
Mario ValdezComentario por Mario Valdez Hace 21 horas
Sin duda el hecho de que los habitantes del barrio teopancazco viniesen de la costa del golfo nos habla de que esta zona jugo un papel enorme en la herencia cultural del valle , que provenía sin duda de la antigua zona olmeca. Se acaba de descubrir un altar olmeca en Morelos de unos 2800 años , es decir que la zona de influencia olmeca era mayor de lo que se creía . Vendran años de descubrimientos interesantes para la arqueología en México.
ServanComentario por Servan Hace 18 horas
El mito de la Serpiente emplumada se encuentra por toda América, de modo que Quetzal Coatl y Kukul Kan, que pueden tener diferencias en las religiones nahuas y maya, no me parece que deba oponerse a las formas propiamente aztecas, con mayor énfasis en los aspectos guerreros del sacrificio.