usolis4587@gmail.com

Páginas vistas en total

Seguidores

Loading...

10 ene. 2012

El líder de las FARC pide retomar el diálogo abandonado en 2002


El líder de las FARC pide retomar el diálogo abandonado en 2002

Timochenko
El anuncio de "Timochenko" se produce diez años después de que se abandonase el diálogo con el gobierno de Pastrana.
El líder de las FARC, Rodrigo Londoño Echeverry, alias "Timoleón Jiménez" o "Timochenko", pidió el lunes al presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, retomar el diálogo abandonado en 2002, durante la presidencia de Andrés Pastrana.
"Nos interesa (...) poner en cuestión las privatizaciones, la desregulación, la libertad absoluta de comercio e inversión, la depredación ambiental, la democracia de mercado, la doctrina militar", señaló el máximo comandante de las FARC en un comunicado difundido en internet.
La petición de diálogo con condiciones era algo en lo que insistía el anterior líder de las FARC, Guillermo León Sáenz, alias 'Alfonso Cano', quien murió en una operación militar en noviembre.
A principios de diciembre, decenas de miles de manifestantes colombianos mostraron su repulsa al grupo armado tras la muerte de cuatro rehenes en una operación de rescate fallida.
Tras aquellas marchas, "Timochenko" difundió un comunicado en el que pedía el intercambio humanitario de guerrilleros presos por secuestrados como paso previo al diálogo.
Hace dos semanas, las FARC prometieron liberar a seis de los once policías y militares que mantienen cautivos.

Diez años después

Santos
Santos ha puesto anteriormente como condición para el diálogo la liberación de los presos en manos de las FARC.
El anuncio de "Timochenko" llega diez años después de que el entonces presidente de Colombia, Andrés Pastrana, pusiera fin al proceso de paz que se llevó a cabo con esa guerrilla desde finales de 1998 y que incluyó una zona desmilitarizada de 42.000 kilómetros, donde se llevaron a cabo las negociaciones.
En febrero de 2002, pocos meses antes de finalizar su gestión como presidente, Pastrana canceló el proceso luego de acusar a las FARC de secuestrar un avión, un hecho que en su momento fue negado por la guerrilla.
El mandatario además acusó al entonces líder de las FARC, Manuel Marulanda Vélez, de burlarse de la buena fe de los colombianos al convertir la zona de distensión en "una guarida de secuestradores, en laboratorio de drogas ilícitas, en un depósito de armas, dinamita y carros robados".
Desde entonces, la política del gobierno colombiano (primero bajo el mando de Álvaro Uribe y ahora con el gobierno de Juan Manuel Santos) se ha enfocado en obtener una victoria militar frente a las FARC y sólo acceder a negociaciones con el grupo guerrillero si muestran señales claras de que no se volverá a repetir lo ocurrido en la zona de distensión.
En otras palabras, el gobierno no ha cerrado las puertas a una eventual negociación. El presidente, Juan Manuel Santos, dijo que para sentarse a negociar, las FARC tiene que dar "demostraciones concretas de que no va a volver a engañar" al país.
"El Estado colombiano no tendrá ningún inconveniente en sentarse a buscar esa salida al conflicto", agregó el mandatario a finales del año pasado, en declaraciones recogidas por el diario El Tiempo.
La guerrilla, por su parte, ha reiterado en varias ocasiones su deseo de hablar de paz.
Según informó en su momento la revista Semana, en 2010, antes de la posesión de Juan Manuel Santos, la guerrilla habló en ocho ocasiones de una salida negociada al conflicto, aunque según el semanario es poco lo que la guerrilla podía exigir.
"Una eventual negociación de las Farc con el próximo Gobierno se daría sobre las condiciones que éste último imponga", explicó Semana. "¿La razón? el grupo guerrillero tiene muy poco para negociar"