usolis4587@gmail.com

Páginas vistas en total

Seguidores

Loading...

28 dic. 2011

Israel se indigna contra el extremismo en casa


Israel se indigna contra el extremismo en casa

Un ultraortodoxo discute con un secular.
Con los años han crecido las tensiones entre utlraortodoxos y seculares por la imposición de normas religiosas en espacios públicos.
La sociedad y los medios de comunicación israelíes han puesto el foco en los últimos días sobre la tensión generada por el ala más extremista de los judíos ultraortodoxos, un grupo pequeño pero que quiere imponer sus rígidas normas de vida en los espacios públicos.
La creciente polémica se tradujo este martes en grandes manifestaciones de miles de israelíes contra las actitudes de los ultraortodoxos.
El desencadenante fue la difusión de la entrevista a una niña de 8 años que denunció acoso por parte de este grupo en la ciudad de Beit Shemesh, cerca de Jerusalén, la misma que fue escenario el martes de las protestas contra los ultraortodoxos.
La situación no es nueva. Desde hace años se producen enfrentamientos entre la policía y un grupo de ultraortodoxos que intentan separar a hombres y mujeres en espacios públicos.
Su intención es que ellas caminen por distintos lugares, no compartan el transporte público y se vistan de acuerdo su estricto criterio.
"Hablando con la gente aquí aseguran sentir que hay una creciente tensión religiosa dentro de la comunidad judía en Israel", explica Jon Donnison de la BBC.
Pero la polémica de estos días se inició tras la emisión de una entrevista a la pequeña Naama Margolese. La niña aseguró tener miedo de caminar hasta su escuela por la posibilidad de que ultraortodoxos le gritasen.
"Se vieron imágenes en televisión de niñas de hasta 8 años a las que se llamaba prostitutas y eso fue un shock para muchos israelíes", relata Donnison.
Un canal local envió a un grupo de periodistas a Beit Shemesh para seguir el desarrollo de los acontecimientos, pero fueron atacados con piedras, según las denuncias.
Y el lunes se había producido también un enfrentamiento entre la policía y los extremistas ultraortodoxos.

Choques con la policía

Las fuerzas del orden intentaron quitar un cartel que obligaba a las mujeres a caminar por distintos por una vereda distinta a la de los hombres. Todo acabó con un agente levemente herido y varios ultraortodoxos detenidos.
Los ultraortodoxos representan el 10% de la población israelí, aunque en 20 años se proyecta que se duplicará este porcentaje por la alta tasa de natalidad que tienen. Pero nuestro corresponsal aclara que no todos ellos están de acuerdo con la posición que ha generado la polémica. "Es una minoría dentro de los ultraortodoxos", explica Donnison.
La reacción por estas actitudes hacia mujeres y niños se suma a un descontento creciente de la sociedad israelí hacia los ultraortodoxos. "Muchos israelíes sienten resentimiento porque muchos no trabajan, no hacen el servicio militar, son subsidiados para realizar sus estudios religiosos", según el periodista de la BBC. "Lo cual es bastante irritante para el contribuyente israelí", añade.

Condena

Choques entre ultraortodoxos y la policía
La policía tuvo que ponerle freno a las aspiraciones de los extremistas de la comunidad ultraortodoxa de segregar a hombres y mujeres en espacios públicos.
La clase política fue casi unánime en su condena a las intenciones de separar a hombres y mujeres así como al hostigamiento de las menores que asisten a la escuela. De hecho han mostrado apoyo a la protesta del martes.
"Peleamos por el alma de la nación y la esencia del estado", expresó el presidente Shimon Peres. En el mismo sentido se manifestó el primer ministro, Benjamin Netanyahu, quien aseguró que la policía "está actuando y actuará para arrestar y detener a quienes escupan, acosen o levanten la mano contra las mujeres".
Rabinos ultraortodoxos también condenaron los hechos denunciados y aseguraron que se trata de minorías dentro de la comunidad. Sin embargo, más allá de que el número de hostigadores sea pequeño con respecto a la totalidad -ya sea de la población o de los ultraortodoxos en particular-, el problema no parece serlo.
Según en el diario Haaretz los propios ultraortodoxos están preocupados por las actitudes de los calificados de extremistas y se han acercado a los medios de comunicación para pedir ayuda. Muchos lo han hecho en forma anónima por temor.
Buscan la ayuda de los medios de prensa seculares para poder "deshacerse de los extremistas". Piensan que cuanta mayor presión externa logren más acción del gobierno y la policía habrá contra ellos, según el medio israelí.