usolis4587@gmail.com

Páginas vistas en total

Seguidores

Loading...

14 dic. 2011

Wikileaks: ¿Qué ocurrió el día en que Hipólito reconoció la victoria de Leonel?


Wikileaks: ¿Qué ocurrió el día en que Hipólito reconoció la victoria de Leonel?

Revela que al presidente Hipólito Mejía no le gustó que monseñor Agripino Núñez Collado le recordara que él había declarado que “quien perdió, perdió, y el que ganó, ganó”

Wikileaks: ¿Qué ocurrió el día en que Hipólito reconoció la victoria de Leonel?
Leonel Fernández jura el 16 de agosto de 2004.César de la Cruz/Acento.com.do
SANTO DOMINGO, República Dominicana.-Un cable de la Embajada de los Estados Unidos en Santo Domingo, fechado el 24 de mayo de 2004, narra las interioridades del proceso electoral de ese año, cuando Leonel Fernández ganó las elecciones, derrotando las aspiraciones reeleccionistas de Hipólito Mejía, quien reconoció temprano la victoria de su competidor.
Para EE.UU, el paso dado por el presidente Mejía puso freno a “sectores intransigentes del PRD”, que pretendían alargar un proceso de manera innecesaria, a pesar de que su causa estaba perdida.
Resalta que en esos momentos, prácticamente todos los sectores elogiaban la labor de supervisión y vigilancia llevada a cabo por el gobierno de EE.UU, la OEA y otros organismos internacionales.
El cable, numerado 003056 y clasificado como “sensitivo”, afirma que a Mejía le enojó que monseñor Agripino Núñez Collado diera unas declaraciones en las que llamó a respetar la democracia e hizo una comparación con la crisis de 1978, cuando Joaquín Balaguer y el PR trataron de desconocer la victoria de Antonio Guzmán, del Partido Revolucionario Dominicano.
Este cable forma parte de los más de 2 mil documentos sobre República Dominicana que una fuente del gobierno de Estados Unidos entregó al portal Wikileaks, que los ha puesto a disposición del público.
“El Embajador habló brevemente con el presidente Mejía por teléfono más o menos a esa hora; Mejía volvió a insistir en su intención de hacer lo correcto y cumplir la voluntad del pueblo"
El informe indica que al presidente Hipólito Mejía le enojaron las palabras de Núñez Collado, y aseguró que él nunca tuvo planes de desconocer los resultados de las elecciones ni de interrumpir el proceso democrático.
Los hechos, como los narra la Embajada de EE.UU
“A las 9:30 p.m., una encuesta de salida de Penn, Shoen & Berland, con un 56% para Fernández, fue filtrada a la CNN, pero no llegó a los medios de comunicación locales. Al mismo tiempo, los números del PLD enviados por correo electrónico a los simpatizantes del partido mostraron la misma tendencia. La JCE emitió su primer boletín a las 10:40, sobre la base de un mero 2,8% de los 12,000 centros de votación, que mostraba a  Fernández con 54%”, expone.
“El Embajador habló brevemente con el presidente Mejía por teléfono más o menos a esa hora; Mejía volvió a insistir en su intención de hacer lo correcto y cumplir la voluntad del pueblo. A las 11:40, antes de que la JCE pudiera publicar nuevos resultados preliminares, Mejía se presentó ante las cámaras de la televisión para reconocer la victoria de Fernández y ofrecer sus felicitaciones”, indica.
Según la Embajada de EE.UU, la acción de Hipólito Mejía no tenía precedentes en la política dominicana (Nota de Acento.com.do: En realidad esto no es cierto, pues en 1982, Juan Bosch reconoció temprano la victoria de Salvador Jorge Blanco, candidato presidencial del PRD).
“En general, se cree que facilitó el resto del conteo de votos y evitó la violencia y las intromisiones en el proceso electoral. Su declaración cortó de inmediato la tensión en la noche y madrugada. Detuvo los intentos de los miembros intransigentes del PRD, planeados o espontáneos, de alargar un proceso ya penosamente dilatado”, sostiene el cable.
“Al reconocer la derrota, Hipólito Mejía, ofreció un ejemplo inesperado e iluminador del juego limpio democrático, tanto a su propio partido, como al resto de los espectadores”, agrega.
Explica que en los días siguientes, los contactos dominicanos de la Embajada de EE.UU, casi sin excepción, se henchían de orgullo por el éxito de las elecciones presidenciales.(Lea todos los Wikileaks sobre República Dominicana)
El cable
SECTION 01 OF 04 SANTO DOMINGO 003056/ SENSITIVE
2004-05-24 10:39
Asunto: no. 52 de la serie sobre elecciones en rd: ganó la democracia
1. (SBU) A continuación, el número 52 de nuestra serie sobre las elecciones presidenciales de República Dominicana:
Ganó la democracia
La votación transcurrió tranquila y ordenada en la República Dominicana durante el período de votación de 12 horas, el 16 de mayo, en lo que muchos consideran que fue la mejor votación de su historia. Por la noche noche, incidentes dispersos y preocupantes indicaron que la fase de recuento podría volverse problemática. Con la perspectiva del tiempo, las observaciones breves pero fuertes, en la televisión, de Monseñor Agripino Núñez, presidente de la Comisión de Evaluación de las Elecciones, de la sociedad civil, que estaba flanqueado por varios embajadores (incluyendo el Embajador de los EE.UU.) y los representantes de la OEA, son vistas como un momento decisivo. El presidente Mejía concedió anticipadamente la elección en el conteo de votos, a las 11:40 p.m., y los dominicanos de todas partes se despertaron al día siguiente sabiendo quién había ganado. Las elecciones están consideradas por los dominicanos como un éxito y un motivo de orgullo. Muchos dominicanos nos han dicho que el papel de gobierno de Estados Unidos fue positivo y crucial.
Aquí están los detalles
Durante el día de la votación, los funcionarios electorales dominicanos, los coordinadores de los partidos y los electores cooperaron eficazmente en todo el país. En contraste con la caliente campaña, el 16 de mayo se caracterizó por la masiva participación, ordenada y relativamente suave, aunque lenta, en el proceso electoral.
El día de las elecciones comenzó oficialmente a las 6 a.m., cuando más de 12,000 mesas de votación abrieron en las 32 provincias de la República Dominicana y en 11 ciudades del extranjero con grandes poblaciones de emigrantes dominicanos. Los observadores reportaron cierta desorganización inicial y, en casos aislados, incluso aperturas tardías, debido en parte a material electoral incompleto. La mayoría de los centros de votación estuvieron relativamente organizados. Los observadores internacionales, entre ellos 50 voluntarios de la comunidad de la Embajada de EE.UU., vieron que los dominicanos se involucraron al proceso, animados, y en general, cordiales entre sí.
Un altercado temprano entre partidarios del PLD y del PRD fuera de un colegio electoral en Barahona, una provincia del suroeste, provocó un intercambio de disparos que dejó a tres personas muertas -criminales con conflictos personales entre ellos. El incidente fue la peor mancha del proceso democrático. La Junta Central Electoral (JCE), de conformidad con la ley, suspendió los programas de noticias en varios canales de televisión administrados por el Gobierno, por dar informaciones abiertamente sesgadas (a favor de Mejía). Más avanzado el día hubo informes no confirmados de enfrentamientos aislados.
Los dominicanos agradecieron la presencia de unos 270 observadores internacionales, encabezados por la OEA y las delegaciones de IFES (International Foundation for Electoral Issues), y más de 6,500 observadores nacionales de la ONG dominicana Participación Ciudadana. Hubo algunos problemas con las listas de votantes pero prácticamente no hubo intentos de llevar la campaña o material de la campaña a las áreas de votación. Muchos sitios de Internet informaron una participación promedio del 60% al mediodía y de 70% más al cierre de las urnas, a las 6 p.m.
Experiencia de primera mano coinciden con reportes de la prensa
Además de situar 50 observadores que se acreditaron a la Misión de la OEA, el Embajador Hertell encabezó una gira en autobús por lugares de votación y otros puntos de las elecciones durante el día. Estuvo acompañado por los embajadores en la República Dominicana de la Comunidad Europea, Canadá y España, y por dos observadores de IFES (el ex presidente colombiano Pastrana y Judy Black). El DCM (de la Embajada de EE.UU.) también dirigió una “central de información” de la que tomamos los informes de los observadores de la OEA, de funcionarios en puntos críticos, y de los noticieros. El grupo del Embajador fue informado de forma regular durante el día y la noche, y vieron copias de la bitácora de la “central de información” sobre los acontecimientos del día. Con todo, los embajadores vieron de primera mano en Santo Domingo la votación ordenada durante todo el día, que la "central de información" estaba recogiendo en todo el país. El embajador Hertell compartió su reacción positiva con la prensa.
La tensión aumentó por la noche
Después del cierre de las urnas, la tensión aumentó. En algunos sitios, los observadores nacionales e internacionales fueron excluidos del recuento de votos. Además, aunque los procedimientos establecen que los funcionarios de cada centro de votación electoral y los  delegados de los partidos iban a llenar y firmar cada hoja de tabulación (o “acta”), esto no sucedió en todos los casos. En una serie de centros de votación, especialmente en los de Santo Domingo y Santiago, delegados del PRD se negaron a firmar las hojas del conteo de votos, lo que ponía de manifiesto la mala noticia de la derrota del PRD.
Por otra parte, una pobre organización, y, posiblemente, la resistencia en las 134 juntas electorales municipales crearon cuellos de botella cuando los funcionarios electorales trataron de entregar y registrar las bolsas selladas que contienen las boletas de papel y las "actas". En algunas “juntas municipales”, las autoridades electorales descubrieron muchas irregularidades en la documentación y en las actas, y las remitieron para su evaluación. Algunas de las actas se escanearon y se transmitieron a la JCE. A media tarde, se vieron filas de hasta tres cuadras de largo en “juntas municipales” de la capital y otros lugares. Los retrasos estuvieron acompañados por rumores crecientes de fraude por parte de funcionarios del gobierno. Los ánimos empezaron a caldearse.
Finalmente, los voluntarios de la Embajada y otros observadores reportaron un puñado de informes, sin confirmar, de intimidación o de confrontación. Nos enteramos, por ejemplo, de que un oficial de la campaña del PRD, Guido Gómez Mazara, asesor jurídico de Mejía, informó que habían entrado en un centro de votación acompañado por guardias armados que intimidaron a las personas en su interior.
Acción cívica y la reacción
En la medida en que se informaban las irregularidades, la figura principal de la sociedad civil de la “Comisión de Seguimiento”, Monseñor Agripino Núñez Collado, temiendo lo peor, llamó con insistencia para convencer al Embajador y a otros embajadores para que llamaran al presidente de la JCE, Luis Arias a las 9 p.m. y plantearan sus inquietudes. El Embajador, armado con las informaciones de la "central de información”, estuvo de acuerdo. Movilizó a los demás embajadores, que se reunieron con Núñez y con el juez Luis Arias de la JCE, en la JCE. Arias conocía los incidentes más graves y dijo que estos habían sido manejados por funcionarios electorales y la policía electoral.
Cuando el grupo salió para asistir a una conferencia de prensa de la OEA, previamente programada, en la JCE, Núñez sorprendió a los presentes al tomar el micrófono. Flanqueado en cámara por los embajadores de EE.UU, la UE, Canadá, España y el de la OEA, pronunció un improvisado y apasionado llamamiento -en vivo, ante las cámaras- para que los partidarios del Presidente respetaran la voluntad del pueblo expresada en los resultados electorales. Dijo, en parte, lo que sigue:
"(…) El Presidente dijo en su última aparición, que el que gane, gana. Esa es la palabra del presidente. Y, señores, yo invito a todos los que son partidarios del Presidente a respetar esa afirmación del Presidente. Que nadie piense en tratar de interponerse en el proceso. Recuerden lo que sucedió en 1978, cuando la administración de entonces trató de evitar reconocer la voluntad del pueblo, (y recuerden) la respuesta de la gente y de la comunidad internacional. Es por eso que quería venir aquí, de manera proactiva. No me gustaría, ya sea por la gente que pasa por momentos amargos o por la comunidad internacional, tener que hacer reproches a sectores de nuestra sociedad.
“Este país ha abrazado la democracia. Y nada ni nadie podrá obstruir este proceso (...) Que nadie se imagine que manchará este proceso (...) Que Dios ilumine a todos los dominicanos. Que nadie tenga ideas perversas; que se respete como una cosa sagrada esta obra de este día cívico, que le es dado por el pueblo dominicano a los políticos, a los observadores, a los medios de comunicación nacionales y de la prensa extranjera que están aquí para dar testimonio. Que Dios nos ayude e ilumine, y dé fuerza a todos los que tienen la responsabilidad de proteger las cajas de votación en los colegios electorales, hasta que puedan proporcionar sus resultados a la JCE, que por encima de toda crítica nos ha dado un ejemplo de patriotismo.”
La vehemencia de Núñez y su referencia al tranque por tres meses en las elecciones de 1978, entre el entonces presidente Balaguer (PRSC) y el presidente electo Antonio Guzmán (PRD), agitó las pasiones en lugar de calmarlas. Eclipsaron por completo las mesuradas declaraciones realizadas por el Secretario General Adjunto de la OEA, Luigi Einaudi, y por el jefe de la delegación de IFES (y ex presidente colombiano) Andrés Pastrana, quienes elogiaron el proceso electoral.
Se dice que el presidente Mejía se enfureció ante el llamado de Monseñor Agripino. Mejía ya le había dicho al Embajador por teléfono, temprano en la noche, que iba a “hacer lo correcto”, si no había un cambio en la tendencia de las primeras informaciones (52% para el PLD, y 38% para el PRD).
A las 9:30 p.m., una encuesta de salida de Penn, Shoen & Berland, con un 56% para Fernández, fue filtrada a la CNN, pero no llegó a los medios de comunicación locales. Al mismo tiempo, los números del PLD enviados por correo electrónico a los simpatizantes del partido mostraron la misma tendencia. La JCE emitió su primer boletín a las 10:40, sobre la base de un mero 2,8% de los 12,000 centros de votación, que mostraba a  Fernández con 54%. El Embajador habló brevemente con el presidente Mejía por teléfono más o menos a esa hora; Mejía volvió a insistir en su intención de hacer lo correcto y cumplir la voluntad del pueblo. A las 11:40, antes de que la JCE pudiera publicar nuevos resultados preliminares, Mejía se presentó ante las cámaras de la televisión para reconocer la victoria de Fernández y ofrecer sus felicitaciones.
La acción de Mejía no tiene precedentes en la política dominicana. En general, se cree que facilitó el resto del conteo de votos y evitó la violencia y las intromisiones en el proceso electoral. Su declaración cortó de inmediato la tensión en la noche y madrugada. Detuvo los intentos de los miembros intransigentes del PRD, planeados o espontáneos, de alargar un proceso ya penosamente dilatado. Al reconocer la derrota, Hipólito Mejía, ofreció un ejemplo inesperado e iluminador del juego limpio democrático, tanto a su propio partido, como al resto de los espectadores. En los días siguientes, nuestros contactos dominicanos, casi sin excepción, se henchían de orgullo por el éxito de las elecciones presidenciales nacionales.
El Gobierno de los EE.UU. en general, y el embajador de EE.UU. en particular, han recibido elogios constantes durante la última semana de nuestros contactos dominicanos del pueblo dominicano, y de la prensa, primero por apoyar -tanto retórica como  financieramente- elecciones libres y justas, y a los observadores internacionales por ellos; en segundo lugar, por expresar nuestro respaldo al ganador de las elecciones, fuera quien fuera el candidato que ganara; y por último, por nuestra supervisión visible del proceso electoral, que -se nos ha dicho- era a la vez relajante, además de un recordatorio evidente de que la comunidad internacional no toleraría líderes ilegítimos. La misión de la OEA también elogió el esfuerzo de gobierno de Estados Unidos en favor de unas elecciones dominicanas libres y justas, como un modelo que funciona.(Lea todos los Wikileaks sobre República Dominicana)
2. (U) Redactado por Michael Meigs, Ribando Clare, y Lisa Kubiske.
3. (U) Este informe y otros en nuestra serie sobre las elecciones están disponibles en el SIPRNET en http://www.state.sgov.gov/p/wha/santodomingo.