usolis4587@gmail.com

Páginas vistas en total

Seguidores

Loading...

2 dic. 2011

La construcción del Muro Occidental:
“Herodes lo comenzó, pero no finalizó la obra”



¿Quién construyó los muros del Monte del Templo? Cada guía y estudiante, basado en la historia de Jerusalén inmediatamente respondería: Herodes. Sin embargo, en excavaciones arqueológicas junto al canal de drenaje antiguo de Jerusalén, un baño ritual muy antiguo (mikve) recientemente se descubrió, y desafía la percepción convencional arqueológica que se refiere a Herodes como el único responsable de su construcción.
Recientemente, medidas de refuerzo y mantenimiento se llevaron a cabo en el pavimento de la calle principal de Jerusalén de hace 2.000 años, utilizada por los peregrinos que subían al Monte del Templo. Esto se hizo como parte del proyecto para volver a exponer el canal de drenaje que pasa por debajo de la calle, que va desde la Piscina de Siloé, en la Ciudad de David, hacia el Jardín Arqueológico de Jerusalén, cerca del Muro Occidental.
Las excavaciones están dirigidas por el arqueólogo Eli Shukron de la Autoridad de Antigüedades de Israel, con la asistencia del Prof. Ronny Reich de la Universidad de Haifa.
En una excavación debajo de la calle pavimentada, cerca del Arco de Robinson, secciones de la fundación del Muro Occidental revelaron en la base -que es también la base occidental del Arco de Robinson- un enorme arco que llevaba una escalera que conducía de la calle principal de Jerusalén, a la entrada del complejo del Monte del Templo.
Según el Prof. Reich, “se hizo evidente durante el transcurso de los trabajos que hay, excavados en la roca, restos de diferentes instalaciones en lecho de roca natural, incluidas cisternas, baños rituales y bodegas. Estos pertenecían a las viviendas de un barrio residencial que existía allí antes de que el rey Herodes decidiera ampliar el complejo del Monte del Templo”.
“El historiador judío Josefo, contemporáneo de esa época, escribe que Herodes se embarcó en el proyecto de la ampliación del complejo en el año XVIII de su reinado (es decir, en 22 A.C.) y lo describió como “el proyecto más grande

del que el mundo ha oído hablar”.
Cuando se decidió ampliar el recinto, la zona fue confiscada y las paredes de los edificios fueron demolidas hasta los cimientos. Las instalaciones excavadas en la roca se llenaron de tierra y piedras con el fin de construir sobre ellas. Cuando la ubicación de los rincones del Monte del Templo se determinó y se empezó a trabajar estableciendo el primer curso de la piedra en su lugar, se hizo evidente que uno de los baños rituales se encontraba directamente en línea con el Muro de los Lamentos. Los constructores llenaron el baño con la tierra, colocaron tres grandes piedras planas en el suelo y construyeron el primer curso de la pared en la parte superior de este bloqueo.
Mientras que limpiaban la tierra extraída desde el interior del baño ritual sellado, tres lámparas de aceite de arcilla fueron descubiertas, estas de un tipo que era común en el primer siglo. Además, la excavación también reveló diecisiete monedas de bronce que se pueden identificar.
El Dr. Donald Ariel, curador de la colección numismática de la Autoridad de Antigüedades de Israel, determinó que las últimas monedas (cuatro en total) fueron acuñadas por el procurador romano de Judea, Valerio Grato, en el año 17/18 dC. Esto significa que el Arco de Robinson, y, posiblemente, una parte más del Muro de los Lamentos, se construyeron después de este año, es decir: por lo menos veinte años después de la muerte de Herodes (que comúnmente se cree que tuvo lugar en el año 4 A.C.).
Esta información arqueológica ilustra el hecho de que la construcción de los muros del Monte del Templo y el Arco de Robinson fue un proyecto enorme que duró décadas y no se completó durante la vida de Herodes. Este dramático hallazgo confirma las descripciones de Josefo, que afirman que fue durante el reinado del rey Agripa II (bisnieto de Herodes) que el trabajo se terminó, y una vez terminado había ocho a diez mil desempleados en Jerusalén.